Ir al contenido principal

Decisiones difíciles...¿qué haría yo?

La verdad es que la época tan apasionante que estamos viviendo y por la que me siento un privilegiado (época+ libertad, claro) una de las características diferenciales con toda la historia anterior es la grandísima cantidad de información que tenemos disponibles, especialmente todos aquellos que estamos "enchufados" a la red. Es maravilloso, es democrático, ayuda a eliminar las diferencias sociales y culturales. Sin embargo, a veces ese exceso de información tiene sus daños colaterales.

Hablo, por ejemplo, de esas informaciones acerca de lo que hacen los gobiernos secretamente y que no tengo tan claro que quiera conocer. Por ejemplo, está circulando el, ya famoso, vídeo que publicó wikileads de un error garrafal al aniquilar los americanos a dos periodistas confundiéndolos con guerrilleros. Realmente es espeluznante verlo y, sobre todo, escucharlo. Es fácil caer en la tentación de demonizar a esos "asesinos" sin escrúpulos que matan inocentes con toda tranquilidad. Claro, es fácil criticarlo sentado en mi sillón cómodamente, con el portátil sobre las piernas, una cervecita a mi lado junto a mi mujer y mis hijas. Es más, dan ganas de unirse a todos los grupos posibles contra los yankies, contra las guerras, contra Obama, contra la ONU, contra Zapatero, contra Rajoy, contra... Es, mal comparado, lo que ocurre cuando vemos cómo un árbitro de cualquier deporte toma una decisión errónea, que no hemos asegurado de que es errónea después de ver 45 repeticiones a cámara lenta de la jugada tomada por 23 cámaras diferentes. Así es fácil no equivocarse y criticar (y aún así habrá más de una opinión).

¿Qué haríamos nosotros cuando en unos pocos segundos tenemos que tomar una decisión crucial? ¿Es penalty o no? ¿Son soldados o son periodistas? ¿Hay que desalojar un centro comercial con 5.000 personas por una emergencia o no?
¿Qué tal si no disparo porque no estoy seguro y, un minuto después, ese personaje sin identificar asesina a 350 personas? Pues el vídeo también circularía por la red, y sería igualmente criticado (o más) el error cometido por los soldados. Es más, seguramente serían los mismos los que lo criticarían, aquellos que ven la vida desde la pantalla (antes de TV y ahora también en el PC).

Pues no, gracias. Ni querría estar en la posición de tomar todas las decisiones comprometidas del mundo ni quiero tampoco verlo todo. No quiero ver de cerca los cadáveres de Haití, ni una electrocución de un condenado en directo, ni un montón de cosas que no hacen más que sembrar en mi mente, que no es impermeable (ni la tuya, créeme), la sensación de que la humanidad está fatal, que cualquier persona con la que me cruzo es un enemigo potencial.

Insisto, es fenomenal la información, que fluya, que se denuncie a quien se lo merezca. Pero cuando te llegue esa imagen, artículo o vídeo tan espectacular, resiste la tentación de enviarlo o twitearlo a toda velocidad para ser el internauta más in y analiza unos minutos un par de cosas:

  1. ¿Estoy seguro de que es una información veraz?
  2. ¿Es útil?, ¿va a hacer algún bien a los demás, o simplemente me va a suponer una "medalla  al internauta más conectado a la actualidad"?

Entradas populares de este blog

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…