Ir al contenido principal

Mendicidad y Bienestar

Siempre me encuentro con sentimientos contrapuestos cuando veo a un mendigo. Por una parte me da pena, creo que es triste llegar a ese extremo de caer en la dejadez personal, en la falta de autoestima que te lleva a vivir de la caridad. Por otro lado creo que en muchos casos se trata simplemente de vagos que encuentran más fácil dejarse llevar y vivir del cuento que asumir la responsabilidad de tu vida y luchar por salir adelante.

Y ¿por qué hablo ahora de esto? Pues por dos inspiraciones tenida en los últimos días a través de sendas personas:

  1. Mi amigo Juanjo me comentó lo curioso que le parecía la "curva de la felicidad" de la que hacía gala un mendigo habitual del supermercado de su barrio. Es realmente llamativo ver cómo puede estar obesa una persona que vive de la caridad. Quizás sea exceso de caridad en la sangre ;-)
  2. El gran @tolmos tiene como afición llevar a diario comida a los mendigos y disfrutando de repartir un poco de felicidad a estas personas con tanto en contra. Un ejemplo de entrega y hacer en vez de decir
Dos visiones de una misma situación bien diferentes. O en realidad, dos situaciones diferentes. Es una pena no poder contar con un "carnet de mendigo" que lo posean sólo las personas que realmente por sus circunstancias no pueden valerse por sí mismas. No lo digo como burla, sino totalmente en serio.

En cualquier caso, soy de los que piensan que la limosna es una solución momentánea que hunde más en la miseria al receptor de ella, que hace más difícil que una persona que ha caído hasta el fondo tenga el estímulo para luchar por salir. Por eso, por norma, nunca doy limosna, salvo a personas a las que realmente les sería (casi) imposible salir del hoyo: ancianos o minusvalías extremas (éstas, con muchos reparos pues podría estar promoviendo las mutilaciones voluntarias...).

Lo cierto es que no por habernos acostumbrado a la imagen de personas durmiendo en la calle o pidiendo en semáforos, supermercados o iglesias quiere decir que sea algo asumible como normal. La mendicidad es una lacra que nos debería avergonzar a todos y que, por supuesto, no debería estar permitida por los gobiernos. Eso no quiere decir prohibirla, que ya es así, sino dar soluciones que hagan posible el automantenimiento y levantamiento de la vida de estas personas.

Comentarios

  1. Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enseñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida...

    Pero la gran mayoría de mendigos son gente que no solo ha sufrido mala suerte (o dejadez, o injusticias, o se lo curraron para caer...) sino que son presas de grave exclusión social, desequilibrios emocionales, psíquicos y físicos derivados de su estado. Hace unos años ví un documental de un ARQUITECTO caido en desgracia. Vivía en el pasadizo de la calle Bailén, bajo pza España. En el documental se mostraba como alguna administración (no recuerdo cual) le proporcionaba su lotería personalizada: un trabajo nuevo, y una casa de alquiler reducido, para rehacer su vida. A los seis meses o un año las cámaras volvieron para encontrar a la misma persona sin trabajo y compartiendo la casa con otros 8 mendigos del pasadizo (el los llamaba su familia), en un estado lamentable, incapaz de recuperar un pasado que no quería recuperarle a el.

    El angel de la guarda no se acordó que no solo de pescar y de pescado vive el hombre moderno.

    Al final del docu perdía la casa de nuevo. Volvía a la calle. A su autentica casa, como el decía.

    El carnet de mendigo, por cierto, podrías explicarlo un poco más. Porque así de repente no le encuentro mucha utilidad. ¿Lo pedirían los empleados de supermercado para ver quién tiene derecho a pelearse por los restos que dejamos los no-vagos? No lo digo como burla, sino totalmente en serio.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo. Creo que el caer a ese nivel es de las peores cosas que te pueden suceder y, lo peor, de la que debe de ser muy difícil salir. Creo nadie estamos a salvo de ello: la vida da muchas vueltas y puedes caer en una espiral que te lleve a vivir en la calle, y una vez ahí, sin autoestima ni ilusión, es complicado ver más allá.

    En cuanto a lo del carnet, no sé. Simplemente es que me gustaría poder distinguir a los que realmente están en ese pozo de los que tienen más morro que todo y han tomado el camino fácil, que es que los demás les solucionen la papeleta. Y eso por no hablar de las mafias organizadas...

    ResponderEliminar
  3. es facil opinar cuando estamos sentados en nuestro sillon, pero es verdad que parece que a nosotros nunca nos va a tocar, y hay muchas personas de esos mendigos que hace unos años tenian vidas como las nuestras. Muy triste

    ResponderEliminar
  4. Hola Juanra.
    Es una vergüenza mundial que exista a día de hoy este tipo de situaciones.Lo del carnet francamente no lo veo, más bien estoy contigo en que lo hay que hacer es terminar para siempre con estas situaciones.Si hay un factor común en todos ellos (en los mendigos),que es el problema de las drogodependencias.Yo, suelo ser blando a la hora de dar, lo que no permito es que se me imponga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No tengo nada claro este tema, primero porque creo que generalizar es malo, muy malo, y segundo porque estamos viviendo una crisis tan violenta, que provoca situaciones límite. Tienes hijos, te quedas sin trabajo, buscas, pero no encuentras, se te agotan tus ahorros, no tienes apoyo de tu entorno familiar, etc...¿Qué haces, robas o pides?...Pues eso...
    Un abrazo de un privilegiado.

    ResponderEliminar
  6. Unwakeable, tienes razón. La droga es una losa que hace aún más difícil salir de ahí (y que es causa de llegar a ese punto muchas veces). En cuanto a ser blando, es fácil caer en la tentación. El problema es que creo que la limosna sin más hunde aún más a la persona y le quita más la autoestima. Yo siempre que puedo doy si alguien está tocando o actuando, porque eso es recompensa a un esfuerzo, pero sin más, no.
    Anónimo: ciertamente nadie sabemos cuándo podemos ser nosotros. La vida da muchas vueltas y torres más altas han caído. Recuerdo hace años un reportaje donde personas normales contaban cómo por las circunstancias habían acabado durmiendo en la calle y cómo a partir de unos días ya se habían hecho a esa nueva situación y perdido las ganas de salir de ahí. Realmente, somos privilegiados.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

¡Rápido, comparte, retuitea, whatsappéalo!

Hemos estado inmersos en campaña electoral, con todo lo que eso significa: un montón de políticos intentando tirar piedras contra cualquier tejado habido y por haber y un montón de fieles que lo hacen sin parar ni un minuto a pensar. Si una publicación habla bien de mi líder es cierta, si habla mal del enemigo, es cierta. Si el enemigo publica algo, rápidamente hay que contrarrestar.

Está claro que en mi caso la cosa es más fácil porque, como ya comenté, no soy de nadie, por lo que no me debo a nadie. Tengo mis propias ideas y no me veo obligado a defender ni atacar a nadie.


La prensa suele manipular la información, pero en este caso fue la manipulada, haciendo circular un supuesto photoshopeo en la portada de ABC

¿Un tuit? Compruébalo. Es facilísimo crear un falso pantallazo...
Pero lo peor de todo es cuando en ese afán defensor/atacante vemos como se promueven en redes sociales continuamente memes, pantallazos o noticias publicadas en veteasaberdóndesin comprobar si son o no ciertas. Da…