Ir al contenido principal

Nadie es profeta en su tierra. ¿Aplicamos lo que enseñamos?

Muchas veces me he planteado por qué es tan cierta, habitualmente, la expresión de nadie es profeta en su tierra. Entiendo que muchas veces  las personas que más te conocen, que te han visto en todo tipo de situaciones (muchas de ellas ridículas), que saben todos tus defectos, esas personas es difícil que te vean como alguien extraordinario, si es que lo eres. Les ha pasado a artistas, científicos, deportistas... personas que siendo especiales no han tenido el respaldo de su gente, su ciudad, su país.

Sin embargo, en el caso de quienes deciden, (o decidimos) con mayor o menor éxito, intentar evolucionar como personas, crecer cada día un poco, ser mejores en las relaciones con los demás, etc., a veces esa forma en que nos ven los más cercanos está totalmente justificada. ¿Por qué? Porque a veces (sólo a veces...), es precisamente con las personas más cercanas con las que más nos cuesta aplicar lo que tan fácilmente predicamos y enseñamos a otros. De hecho, cometemos en casa, con nuestra gente, los errores más garrafales en cuanto a relaciones humanas, disciplina, paciencia, empatía, capacidad de escucha, y un montón más de virtudes más de las que somos maestros fuera de casa.

Creo que la grandeza se ve en los detalles pequeños. Es fácil dar una charla ante cientos de personas sobre motivación y crecimiento personal. Lo difícil es mantener la actitud adecuada precisamente cuando es necesario. Si tú eres de los que ante los menos conocidos defiende la actitud de superación, ¿cómo te comportas ante una crisis personal? ¿Qué pasa cuando tu mujer o hijos te ponen al límite? ¿Te hundes ante un suceso desastroso? ¿Estás bajo las circunstancias o encima de ellas?

En fin, que todos debemos analizar si realmente somos lo que decimos, si nos comportamos como esas personas fantásticas que nos gustaría ser 24h/día, si realmente nuestro optimismo es sólo ante los problemas de los demás o afrontamos deportivamente nuestra vida. Una vez más, no olvidemos que lo que hacemos habla tan alto que lo que decimos no se oye.

Aunque actualmente no me dedico de forma personal a impartir cursos de coaching, charlas de motivación o similares, me gusta intentar atacar las situaciones de una forma proactiva, no permitir que mi actitud esté a merced de lo que ocurre o de lo que piensan los demás. Sin embargo, a veces cuesta aplicar todo eso tan sencillo de entender y de explicar precisamente con las personas que más me importan. Y cuando ocurre esto,  no nos extrañemos si no somos profetas en nuestra tierra. Tampoco lo seríamos fuera si nos comportáramos como en casa.

Comentarios

  1. Buf, has dado en el clavo. Yo doy coaching profesionalmente pero luego en casa me cuesta mucho ser el tío encantador que soy ante mis alumnos...

    ResponderEliminar
  2. Claro, es más fácil dar una charla excepcional a 30 ó 500 desconocidos que aplicar todo lo que dices en la charla, día a día, minuto a minuto.

    ResponderEliminar
  3. Pues creo que si uno no aplica algo no debería enseñarlo, ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Es un mal endémico del ser humano...en situaciones complicadas, aún sabiendo lo que tenemos que hacer, no lo hacemos. Es más, damos consejos, buenos consejos, que luego no aplicamos nosotros mismos en nuestra vida.
    Un abrazo...Julio

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

¡Rápido, comparte, retuitea, whatsappéalo!

Hemos estado inmersos en campaña electoral, con todo lo que eso significa: un montón de políticos intentando tirar piedras contra cualquier tejado habido y por haber y un montón de fieles que lo hacen sin parar ni un minuto a pensar. Si una publicación habla bien de mi líder es cierta, si habla mal del enemigo, es cierta. Si el enemigo publica algo, rápidamente hay que contrarrestar.

Está claro que en mi caso la cosa es más fácil porque, como ya comenté, no soy de nadie, por lo que no me debo a nadie. Tengo mis propias ideas y no me veo obligado a defender ni atacar a nadie.


La prensa suele manipular la información, pero en este caso fue la manipulada, haciendo circular un supuesto photoshopeo en la portada de ABC

¿Un tuit? Compruébalo. Es facilísimo crear un falso pantallazo...
Pero lo peor de todo es cuando en ese afán defensor/atacante vemos como se promueven en redes sociales continuamente memes, pantallazos o noticias publicadas en veteasaberdóndesin comprobar si son o no ciertas. Da…