Ir al contenido principal

Amigos, fans, seguidores y vida real

Existen cientos de formas de plantear cómo tratar en las redes sociales y no seré yo quien diga a cada cual cómo debe hacerlo, pero sí soy quien para decir cómo lo planteo yo que, al fin y al cabo, es para mí la manera natural.

Para empezar, en mi caso distingo dependiendo de qué red esté hablando:

 Tal y como yo me la he planteado, Facebook es el reflejo de mi vida real en la red. Es decir, que no me hago amigo de alguien a quien no conozco en persona, salvo rarísimas excepciones. No trato de evangelizar, ni vender ni nada de eso. Es en donde mantengo mis relaciones actuales y retomo las abandonadas (algunas desde hace muchíiiiisimo). No tengo ningún interés en tener muchos amigos en Facebook. Sí me gustaría que todos mis amigos estuvieran en esta red para tener contacto más actualizado, pero eso es otra cosa. Paso el rato y me relaciono.

- LinkedIn: Es la red absolutamente profesional para mí. En este caso, acepto todos los contactos con los que hay atisbos de tener una relación profesional, me da igual del signo que sea (es decir, pueden ser proveedores, clientes, socios, competencia...). O sea, que entiendo que es mi escaparate profesional (aunque es cierto que a esta red es a la que menos tiempo dedico). Creo que es un buen lugar para encontrar contactos profesionales, nuevos negocios, empleo, etc. Por ello, es muy raro que rechace una invitación en LinkedIn.


Cuando en 2007 me di de alta en esta red, la verdad es que no imaginaba que algún día le prestaría atención. Hoy en día es en la que más tiempo paso (y menos del que querría) y es totalmente diferente al resto. Para empezar, la relación no tiene que ser bidireccional. Y eso me encanta. Cuando descubro a alguien que me interesa, me pongo a seguirlo. Sin más. Me trae sin cuidado si esa persona me sigue a mí o no, porque no tiene nada que ver que a mí me interese lo que dice con que a él o ella le interese lo que yo diga. Y si alguien empieza a seguirme entro en su muro y veo qué es lo que cuenta. Si creo que me encaja, le sigo, Si no, no. No me importan las "represalias" ni me siento obligado a meterlo en mi TL.

Está claro que cuando la relación es mutua la cosa se pone más interesante y divertida, pero no tiene que ser algo forzado y no siempre va a ser así, al menos de primeras. Si sigo a alguien me gusta seguirlo de verdad. No le veo sentido seguir a 15.000 personas pero luego tener una lista con 50 que son los que leo y al resto lo ignoro. Eso no es seguirlos (aunque ellos estén tan contentos por ello), incluso lo veo como un poco fraude.

En Twitter comparto mi parte lúdica, la personal, la amistad, la profesional. Conozco gente nueva y retomo amistades. Encuentro fuentes de información valiosas, críticas fundamentadas y mucho sentido del humor. Aquí aúno parte de mi vida con mi faceta más profesional, tanto como elemento activo en Internet como por mi participación en facilisimo.com, en donde soy Director General.


Ahora bien, cuando se trata de cuentas de empresa es otra cosa. Nosotros tenemos cuentas de todos nuestros canales de facilisimo.com. Con las de twitter  no seguimos a nadie, puesto que nadie de nuestra revisa el muro. Entiendo que quien sigue el canal de Decoración o Cocina no espera ser escuchado, sino sacar buenos consejos. En Facebook es más fácil porque son páginas de empresa que no se hacen amigos, sino "reciben" fans (o gustosos, como comenta Roberto Carreras). Y funciona. No os pongo aquí las cifras de seguidores de nuestros páginas de Facebook por dos motivos: el primero, que no os lo creeríais, el segundo, que tendría que actualizarlas diariamente.

En definitiva, estoy feliz con las redes sociales porque me permiten ser yo mismo, aunque en cada sitio aplique ciertos matices, y no sé que consejo podría dar a quien me preguntara. Simplemente dos cosas: sé tú mismo y no te preocupes de los números. 

Entradas populares de este blog

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

¡Rápido, comparte, retuitea, whatsappéalo!

Hemos estado inmersos en campaña electoral, con todo lo que eso significa: un montón de políticos intentando tirar piedras contra cualquier tejado habido y por haber y un montón de fieles que lo hacen sin parar ni un minuto a pensar. Si una publicación habla bien de mi líder es cierta, si habla mal del enemigo, es cierta. Si el enemigo publica algo, rápidamente hay que contrarrestar.

Está claro que en mi caso la cosa es más fácil porque, como ya comenté, no soy de nadie, por lo que no me debo a nadie. Tengo mis propias ideas y no me veo obligado a defender ni atacar a nadie.


La prensa suele manipular la información, pero en este caso fue la manipulada, haciendo circular un supuesto photoshopeo en la portada de ABC

¿Un tuit? Compruébalo. Es facilísimo crear un falso pantallazo...
Pero lo peor de todo es cuando en ese afán defensor/atacante vemos como se promueven en redes sociales continuamente memes, pantallazos o noticias publicadas en veteasaberdóndesin comprobar si son o no ciertas. Da…

¿Actitud? Aprendamos de Japón

Yo creo que quien más quien menos en estos días hemos comentado lo increíble que es la actitud de los japoneses ante uno de los mayores desastres que se recuerdan. Y creo que no nos deberíamos quedar en la mera anécdota de decir "estos japoneses son la leche". Podemos comentar como anécdota el ver cómo vienen de turismo con sus cámaras y sus sonrisas o cómo duermen en esos "nichos" tan peculiares. Pero ver de qué manera  tienen arraigados unos valores profundísimos que les permiten no caer en la vulgaridad en los peores momentos, es algo que me pone la carne de gallina.

Es muy fácil mantener la buena actitud cuando las cosas van bien. Tambíén es sencillo tener coraje y sangre fría cuando otra persona pasa por un problema (damos consejos y somos un poco "gurús") pero es igualmente fácil vernos caer en la histeria, la depresión, el desánimo, la pereza, la insolidaridad o el egoísmo (y a veces, precisamente esos "gurús de la actitud" son los primer…