Ir al contenido principal

¿Muestro la realidad o lo que es comercial?

Reconozco que soy bastante cínico institucionalmente hablando. Quiero decir, creo en las personas como individups, pero creo muy poco en las organizaciones en general, sean del tipo que sean. En este saco incluyo organizaciones políticas, iglesias, bancos, etc., pero también, en muchos casos, la prensa y medios de comunicación.

Creo que al dar las noticias muchos medios están más pendientes de cuál será la reacción del receptor que si la noticia es o no verídica e importante. es lo mismo que los políticos con los votos. Tres casos para ilustrar la parrafada:

 - Minorías "okupas" de poblados varios. Cada vez que veo en la tele una entrevista a cualquier colectivo de esos que un día llegó a cualquier sitio y lo invadió por el capítulo 14, y los muestran como víctimas terriblemente tratadas porque las quieren echar, siempre me me indigno. Jamás oigo preguntas como: "Pero ¿Vd. trabaja en algo legal?" . "¿Se ha planteado meterse en una hipoteca como el resto de los mortales?", "¿Qué cree que pasaría si el resto de los españoles hiciéramos lo mismo y nos instaláramos en donde nos diera la gana sin pagar un duro ni pedir permisos?". Pues no, es más comercial sacarlos como víctimas de un sistema asqueroso que ataca a los débiles (aunque esos débiles sean los que luego roban al resto y, en algunos casos, tienen más pasta que tú y que yo).

Ojo, no es una simplificación extrema y no quita que a las personas que "realmente lo necesitan" y "hacen algo por progresar" hay que echarles un cable, pero no se es xenófobo por hablar claro, ¿no?

- Pobre niño sin ruta de autobús: vi muy por encima, porque es raro que me siente a ver la tele en condiciones, una toma en donde unas familias de no sé qué pueblo se quejaban porque su Com. Autónoma  les negaba la subvención del servicio de ruta escolar. Los niños tenían que ir al cole a otro pueblo y como no les llevaban les tenían que mandar en taxi. Pobrecitos. lo sorprendente es que en un momento el periodista les preguntó: "no hay colegio en este pueblo" y ellos contestaron "Sí, pero preferimos llevarlos al del otro pueblo". Y ya. No hubo un comentario del periodista como "Pero entonces es normal que nadie esté dispuesto a pagar una ruta por el capricho personal" o "A mí me pasa lo mismo: quiero que mi hija estudie en Londres pero el maldito Gobierno éste no me lo paga". Qué tomadura de pelo.

- Qué malos los bancos.... En el programa de Toni Garrido de RNE1 que oigo a ratitos me quedé alucinado. En varias ocasiones ya he visto como Toni (que me cae bien, aparte de que da gusto oír esa voz) toma partido fácil, por la postura más afín al oyente. En este caso lo peor es que lo avalaba un supuesto economista colaborador del programa. La cuestión es que ambos defendían que los bancos deberían bajar las hipotecas pendientes a los endeudados dado que los pisos han bajado de precio. Vaya estupidez más carente de sentido. A ver, yo soy el primer perjudicado del bajón inmobiliario, con un hipotecón en el que debo más de lo que está valorada mi casa hoy en día. Pero lo que no se me ocurre es que el banco, que me prestó un dinero, ahora me regale un montón de miles de euros porque mi piso vale menos. Lo primero es que no se lo compré al banco, por lo que el banco no tiene nada que ver con el precio: simplemente usó la tasación del piso como aval de la hipoteca. Lo segundo es que entonces, si mañana suben los pisos ¿debería subirme el banco la hipoteca?

En fin, éstos son sólo ejemplos de cómo los que dan la cara en los medios de comunicación parece que son muy valientes porque se meten con el Gobierno, con los bancos, con las instituciones (a los que no defiendo pues, como digo, no confío en ellos) pero perdona que te diga: lo valiente realmente es ser capaz de ser objetivo, ecuánime, poner colorado igualmente a un político por chorizo como a un ciudadano de a pie que se quiere escaquear de pagar un impuesto.

Entradas populares de este blog

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

¡Rápido, comparte, retuitea, whatsappéalo!

Hemos estado inmersos en campaña electoral, con todo lo que eso significa: un montón de políticos intentando tirar piedras contra cualquier tejado habido y por haber y un montón de fieles que lo hacen sin parar ni un minuto a pensar. Si una publicación habla bien de mi líder es cierta, si habla mal del enemigo, es cierta. Si el enemigo publica algo, rápidamente hay que contrarrestar.

Está claro que en mi caso la cosa es más fácil porque, como ya comenté, no soy de nadie, por lo que no me debo a nadie. Tengo mis propias ideas y no me veo obligado a defender ni atacar a nadie.


La prensa suele manipular la información, pero en este caso fue la manipulada, haciendo circular un supuesto photoshopeo en la portada de ABC

¿Un tuit? Compruébalo. Es facilísimo crear un falso pantallazo...
Pero lo peor de todo es cuando en ese afán defensor/atacante vemos como se promueven en redes sociales continuamente memes, pantallazos o noticias publicadas en veteasaberdóndesin comprobar si son o no ciertas. Da…

¿Actitud? Aprendamos de Japón

Yo creo que quien más quien menos en estos días hemos comentado lo increíble que es la actitud de los japoneses ante uno de los mayores desastres que se recuerdan. Y creo que no nos deberíamos quedar en la mera anécdota de decir "estos japoneses son la leche". Podemos comentar como anécdota el ver cómo vienen de turismo con sus cámaras y sus sonrisas o cómo duermen en esos "nichos" tan peculiares. Pero ver de qué manera  tienen arraigados unos valores profundísimos que les permiten no caer en la vulgaridad en los peores momentos, es algo que me pone la carne de gallina.

Es muy fácil mantener la buena actitud cuando las cosas van bien. Tambíén es sencillo tener coraje y sangre fría cuando otra persona pasa por un problema (damos consejos y somos un poco "gurús") pero es igualmente fácil vernos caer en la histeria, la depresión, el desánimo, la pereza, la insolidaridad o el egoísmo (y a veces, precisamente esos "gurús de la actitud" son los primer…