Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010

El límite de la honradez

Cuándo éramos pequeños, nos enfadábamos (mis hermanos y yo) mucho con mi padre, por "tonto". ¿Por qué era tonto? Pues porque no se plegaba a ciertas prácticas "habituales" sin importancia. Me explico.

Mi padre, Juan Doral, estuvo toda su vida trabajando en Iberia. Allí desempeñó diferentes funciones pero las que yo más recuerdo fueron las de Jefe nosequé, por quien pasaban las contratas de limpieza de los aeropuertos y luego las películas de los aviones. No nos solía hablar mucho de sus cosas del trabajo, pero nos enterábamos de que rechazaba sistemáticamente cualquier regalo de un proveedor. Daba igual que fuera por Navidad, por cortesía o por lo que fuera. No importaba el valor del regalo ni quién se lo hacía. Jamás entró en casa nada de Iberia que no fuera su sueldo, que se ganaba sobradamente...

La importancia de los nombres

Creo que el nombre que se le da a las cosas es determinante. No sólo a las cosas, a las personas también. En algunos casos es difícil saber cómo va a influir tu nombre en tu vida, pero lo que está claro es que en algo influye. No es lo mismo llamarse Atanasio que Luis o Walter. No son mejores ni peores, pero algo te condicionan de por vida, porque especialmente en la niñez el nombre se usará como arma arrojadiza, si se puede, por el resto de los niños que, por naturaleza, son crueles.

Y en cuanto al resto de situaciones, el nombre también es importante. Algún ejemplo:

- Si al partido fuerte que no gobierna en un país le llamamos Oposición, ¿qué esperamos que haga? ¿construir? Pues no, lógicamente lo que hace es oponerse, una y otra vez. Quizás si se cambiara el término por Cogobierno o Apoyo o algo así empezaríamos a sembrar otro mensaje en la mente de quienes conforman esos partidos y se esperaría otra actitud de ellos.

- Si al que se descarga una canción sin pasar por la SGAE le llam…

17 claves para el éxito en la web y superar las crisis: facilisimo.com

En Ficod 2010 tuvimos un taller en el que Alberto Fernández y yo resumimos la experiencia de más de 11 años en internet de facilisimo.com y expusimos nuestras conclusiones. No, no creemos haber dado con la piedra filosofal del éxito (de hecho, Alberto reconoció no creer "que hayamos alcanzado el éxito"), pero también es cierto que sobrevivir tantos años en internet, con sus crisis, y pasar  de 10.000.000 visitas mensuales (Google Analytics nov.2010) significa que algo hemos hecho bien, y muchas cosas mal. 

Bueno, aquí va el resumen de nuestra experiencia. Ya, es un poco largo, pero no veía sentido a sacarlo en fascículos ;).

1.- Descubrir una nueva oportunidad. Como en cualquier proyecto lo primero es ver una necesidad que podemos cubrir, o bien porque ofrecemos algo nuevo o porque ofrecemos algo mejor. En 1999 Alberto "vio  Internet", cuando la mayoría aún no sabíamos bien de qué iba esta historia. Hoy no hace falta decir que Alberto acertó, al menos, en esta vis…

Como manipular simplemente cambiando el titular

Continuamente vemos noticias tipo: "Mata a su hija por Facebook",  "Expulsada familia de inmigrantes rumanos", "Joven perteneciente a un grupo de XXXXX roba un banco". En todos estos casos las noticias pueden ser verídicas, pero dependiendo del titular les daremos un enfoque u otro y manipularemos la opinión pública.

Puedo ilustrarlo mejor con un ejemplo inventado, a ver si consigo hacerme entender.

Imaginemos un caso en que un joven mata a otros dos. La muerte se produce en un forcejeo cuando dos delincuentes quieren atracar a un joven que se defiende y acaban muertos los dos delincuentes. El suceso ocurre en la calle Pimpinela, del barrio de La Magdalena. Los muertos son de origen musulmán, y el joven fue monaguillo a los 12 años. Además, es primo de la mujer de un tío cuarto de la abuela segunda del presidente, ZP. ¿Cómo lo contamos?

1.- Miembro de la Iglesia Católica asesina a dos musulmanes. En este caso es obvio que el periodista quería dejar plantea…

¡Felicidades! has aprobado: ya puedes ser feliz

Continuamente encuentro a gente fantástica llena de complejos. Yo (que no digo que sea fantástico) no sé si tengo complejos, pero desde luego intento erradicar cualquier atisbo de ellos si los veo aparecer. Pero es triste ver a personas, con gran potencial (cualquier persona lo tiene por el simple hecho de ser persona) limitadas, cohibidas, como pidiendo permiso continuamente.

Estas personas parece que miran a las demás con envidia, sin esperanza de acercarse a su mundo ideal. Parece que no se pueden atrever a intentar nada, a caer y levantarse, a triunfar y ser felices, por el mero de hecho de estar esperando la aprobación: de sus padres, maestros, novios, empleados, jefes, amigos, ....

A ver, si existe un examen que es necesario aprobar para ser feliz en la vida, te voy a dar una buena noticia: YA HAS APROBADO. El día que naciste lo hiciste con tu certificado, totalmente en regla, validado y aprobado. Y si estás vivo aún, pues lo tienes en vigor, no te preocupes.

Deja de esperar la a…

Mis gritos no me molestan

¿Alguna vez, por muy fuerte que grites, te ha molestado el volumen de tu propia voz? No, eso no ocurre. Nuestros gritos no nos molestan, aunque al resto le estén sacando de quicio.

¿Y esto a que viene? Pues que lo mismo que ocurre con nuestros gritos ocurre con el resto de nuestras características. No siempre coincide la visión de nosotros mismos que tenemos nosotros con la que tiene el resto de la gente. Para nosotros, nunca nos ponemos pesados, nunca somos molestos, nunca somos sosos, nunca estamos obcecados en una discusión, ...

Pero deberíamos, deberíamos, al menos de vez en cuando, ver si somos objetivos al valorarnos. Esto no significa que tengamos que estar siempre intentando agradar al resto, sino que es bueno salirse de nuestro campo de visión y vernos desde fuera. Luego, si lo que vemos nos gusta, pues adelante, independientemente de que al resto le guste.

Como frase, poco elegante, que resume esto: "Los cerdos no saben que huelen mal".