Ir al contenido principal

El límite de la honradez

Cuándo éramos pequeños, nos enfadábamos (mis hermanos y yo) mucho con mi padre, por "tonto". ¿Por qué era tonto? Pues porque no se plegaba a ciertas prácticas "habituales" sin importancia. Me explico.

Mi padre, Juan Doral, estuvo toda su vida trabajando en Iberia. Allí desempeñó diferentes funciones pero las que yo más recuerdo fueron las de Jefe nosequé, por quien pasaban las contratas de limpieza de los aeropuertos y luego las películas de los aviones. No nos solía hablar mucho de sus cosas del trabajo, pero nos enterábamos de que rechazaba sistemáticamente cualquier regalo de un proveedor. Daba igual que fuera por Navidad, por cortesía o por lo que fuera. No importaba el valor del regalo ni quién se lo hacía. Jamás entró en casa nada de Iberia que no fuera su sueldo, que se ganaba sobradamente...

A veces, yendo a ver a personas que también trabajaban en Iberia descubríamos infinidad de merchandising o cositas con el logo de Iberia. Incluso en muchos casos, cubiertos, y enseres propios de la compañía. Pues bien, jamás (insisto) entró nada de eso en casa. Obviamente, para nosotros era tonto.

Recuerdo que también estuvo varios años ejerciendo como administrador de la comunidad de propietarios sin cobrar absolutamente nada. Cuando después de esos años finalmente lo dejó, los vecinos vinieron, agradecidos, a regalarle un radio-cassette para el coche comprado por la comunidad. Fue una lucha tremenda porque se negaba a aceptarlo, y fue una tarea de horas por parte de los vecinos hasta que le convencieron de que "qué menos que eso".

También recuerdo otra vez que llegó una cesta por Navidad a casa (no sé cómo se enteraron de la dirección) y cuando llegó él ya no pudo devolverla porque había pasado la marabunta (o sea, mis hermanos y yo) y habíamos dado cuenta de parte del contenido.

Y no se me olvidará nunca cuando un día, estando en El Corte Inglés, cuando yo tenía ya unos 14 años creo, me dijo que "si aceptas un regalo, te quedas en deuda".

Además de esta actitud "profesional" aplicaba esto a su vida, al 100%. Ni siquiera concebía el tener algo que no le correspondía, o utilizar algo que no era suyo para sus fines propios. Al crecer, he valorado esta actitud que se ha impregnado en mí y mis hermanos (en mi caso, ya me gustaría que me hubiera calado más) de honradez sin más, de hacer lo correcto porque es lo que hay que hacer, de no engañar jamás. En su caso, a veces era incluso "despiadado" por ser tan sincero, pero te aseguro que jamás salía de su boca algo que no sintiera.

Y hoy en día, cuando a veces intento transmitir esto a mis hijas me encuentro con un "todo el mundo lo hace", pero claro, así pensaba yo cuando era chaval. Si haces algo incorrecto, pero la mayoría también, entonces es correcto.

En fin, cierro con este vídeo que muestra la antítesis de mi padre, y aprovecho para agradecer a modo póstumo ese gran legado que me dejó. Qué tranquilidad el saber que nunca nadie te puede echar en cara, por más que rebusque, una acción indebida.

Entradas populares de este blog

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

¡Rápido, comparte, retuitea, whatsappéalo!

Hemos estado inmersos en campaña electoral, con todo lo que eso significa: un montón de políticos intentando tirar piedras contra cualquier tejado habido y por haber y un montón de fieles que lo hacen sin parar ni un minuto a pensar. Si una publicación habla bien de mi líder es cierta, si habla mal del enemigo, es cierta. Si el enemigo publica algo, rápidamente hay que contrarrestar.

Está claro que en mi caso la cosa es más fácil porque, como ya comenté, no soy de nadie, por lo que no me debo a nadie. Tengo mis propias ideas y no me veo obligado a defender ni atacar a nadie.


La prensa suele manipular la información, pero en este caso fue la manipulada, haciendo circular un supuesto photoshopeo en la portada de ABC

¿Un tuit? Compruébalo. Es facilísimo crear un falso pantallazo...
Pero lo peor de todo es cuando en ese afán defensor/atacante vemos como se promueven en redes sociales continuamente memes, pantallazos o noticias publicadas en veteasaberdóndesin comprobar si son o no ciertas. Da…

¿Actitud? Aprendamos de Japón

Yo creo que quien más quien menos en estos días hemos comentado lo increíble que es la actitud de los japoneses ante uno de los mayores desastres que se recuerdan. Y creo que no nos deberíamos quedar en la mera anécdota de decir "estos japoneses son la leche". Podemos comentar como anécdota el ver cómo vienen de turismo con sus cámaras y sus sonrisas o cómo duermen en esos "nichos" tan peculiares. Pero ver de qué manera  tienen arraigados unos valores profundísimos que les permiten no caer en la vulgaridad en los peores momentos, es algo que me pone la carne de gallina.

Es muy fácil mantener la buena actitud cuando las cosas van bien. Tambíén es sencillo tener coraje y sangre fría cuando otra persona pasa por un problema (damos consejos y somos un poco "gurús") pero es igualmente fácil vernos caer en la histeria, la depresión, el desánimo, la pereza, la insolidaridad o el egoísmo (y a veces, precisamente esos "gurús de la actitud" son los primer…