Ir al contenido principal

Todo es según el color...

Siempre me asombro de la incapacidad humana de ser objetivos, realmente objetivos. ¿Cómo puede ser que a la hora de juzgar cualquier hecho, persona o evento no seamos capaces de alejarnos de nuestros convencimientos y analizar tranquilamente sin el filtro de nuestras limitaciones?

Partiendo de la base de que no me considero "de nada" me asombra observar a personas inteligentes cayendo una y otra vez en el mismo error.

He visto por encima el partido Madrid/Barça de hoy. He escuchado la lamentable locución de Telemadrid. He visto en Twitter y Facebook cómo las mismas jugadas provocaban comentarios totalmente opuestos en personas igual de inteligentes, pero que "son" de diferentes equipos.

Pues no. Si un jugador es un teatrero, deberían crtiticarlo tanto unos como otros. Si una jugada es buena, lo debe ser para ambos seguidores. Si un entrenador es un impresentable, ambos deben criticarlo.

Y si un político es imbécil, lo es "seas" del bando que seas. Si una medida es necesaria o justa, debes saber verlo, independientemente de si ha sido "tu" partido o el otro el que la lleva a término.

Quizás lo más sencillo es que no "fuéramos" de nada (ya hablé de ello), pero al menos si decides "ser de algo", si te alineas con cualquier idea/equipo/partido/tendencia..., intenta mantener el control, intenta no ser una pieza totalmente previsible que reacciona tal y como se espera de un "miembro del clan".

Intenta no hacer buena la famosa frase "En este mundo traidor, nada es verdad o mentira, todo es según el color del cristal con que se mira". Usa gafas transparentes.

Comentarios

  1. Genial, Juanra, totalmente de acuerdo. Es patética nuestra visceralidad. En el caso del Madrid-Barca "no soy de nada", pero si fuera madridista, te juro que me costaría entender que alguien pueda justificar la patética actitud de Mourinho, y su lectura escandalosamente sesgada (e interesada) de la realidad.
    Buen apunte
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Amalio, amigo. Lo triste es que los que hoy lo defienden lo cruficicarían si estuviera en el equipo contrario. Lo mismo con el árbitro, las jugadas, la política, ...

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con vosotros, la verdad es que yo siendo futbolero, a veces siento vergüenza del género humano,... es darle bombo al negocio, y claro, si todo el mundo calienta el tema, al final todos salen a tortas, cabreados,... ¿Qué se puede esperar con esas actitudes?,... mientras tanto todo el mundo habla, los deportes de todas las cadenas dedican el 100% a UN PARTIDO de fútbol y a DOS equipos exclusivamente,... porque al final no es deporte, es negocio y se venden camisetas, periódicos, pisos (Siempre hay constructores por el medio,...)y nosotros sin quererlo,... contribuimos al negocio y no te digo nada los hinchas exacerbados de esos dos equipos y de cualquier otro, que pierden ya no la objetividad, sino también todo atisbo de racionalidad,... insisto a mi me gusta el deporte y voy con mi Athletic,... pero no se me va la olla y creo que se puede ser aficionado sin perder los papeles ni la racionalidad,...

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, Iñaki. Y lo peor es cuando ves a amigos o familiares llegar a discutir fuertemente por ello, a cabrearse por defender a gente que no tiene nada que ver con ellos y que el año que viene pueden estar en el equipo contrario. Está claro que el fútbol es una forma más de "opio del pueblo", ojo que me parece fenomenal todo lo que sirva para el disfrute. El problema es cuando el "opio" ciega tanto que se pierden las formas y la capacidad de razonar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

¡Rápido, comparte, retuitea, whatsappéalo!

Hemos estado inmersos en campaña electoral, con todo lo que eso significa: un montón de políticos intentando tirar piedras contra cualquier tejado habido y por haber y un montón de fieles que lo hacen sin parar ni un minuto a pensar. Si una publicación habla bien de mi líder es cierta, si habla mal del enemigo, es cierta. Si el enemigo publica algo, rápidamente hay que contrarrestar.

Está claro que en mi caso la cosa es más fácil porque, como ya comenté, no soy de nadie, por lo que no me debo a nadie. Tengo mis propias ideas y no me veo obligado a defender ni atacar a nadie.


La prensa suele manipular la información, pero en este caso fue la manipulada, haciendo circular un supuesto photoshopeo en la portada de ABC

¿Un tuit? Compruébalo. Es facilísimo crear un falso pantallazo...
Pero lo peor de todo es cuando en ese afán defensor/atacante vemos como se promueven en redes sociales continuamente memes, pantallazos o noticias publicadas en veteasaberdóndesin comprobar si son o no ciertas. Da…