Ir al contenido principal

¿Desconectar por vacaciones? No, gracias

Siempre que se acerca el verano escucho y leo lo mismo: las ganas de desconectar totalmente del trabajo diario. No voy a decir que no me gusten las vacaciones. Claro. Me encanta la sensación de ser libre y ver sitios nuevos. Pero creo que soy un afortunado, porque no me pesa el seguir conectado a mi trabajo.



Los que me conocéis podéis pensar que no tiene mérito:  estoy encantado con mi trabajo y lo tengo incorporado a mi vida diaria. Para mí facilisimo.com no es ese sitio al que voy a sufrir todos los días un rato y a ver si se acaba pronto. Pese a no ser el dueño, pues es de mi amigo Alberto Fernández, lo siento como mío.

Pero por otra parte, creo que es una cuestión de actitud. Echando la vista atrás, haya trabajado en lo que haya trabajado siempre he intentado estar a gusto. No entiendo eso de perder 8h/día en una tortura. nunca me ha molestado que, fuera de horario laboral, me surja una llamada o problema a resolver.

Ojo, entiendo que viene bien la desconexión de unos días. A mí me encanta
estar con mi familia y tener tiempo para hacer cosas que en el día a día no puedo, pero creo que la vida es mucho más estupenda cuando el trabajo no supone una ruptura de mi felicidad, un intervalo que hay que pasar diariamente y que nos aleja de nuestra vida. El tiempo laboral es una parte más de tu tiempo de vida y no te puedes permitir el lujo de malgastarlo.

Si en algo estoy agradecido a las nuevas tecnologías es precisamente por poder tener aún más integrados ambos mundos. Continuamente estoy atendiendo en mi móvil correos relacionados con mi trabajo, pero también soluciono cosas personales mientras estoy en la oficina. Todo, de forma natural, sin traumas. También está claro que soy un privilegiado, y que quizás si trabajara asfaltando carreteras o en una mina lo vería de otra forma (pero, francamente, creo que no).

Por supuesto, si encima eres el dueño de tu negocio, razón de más.

No, no sé lo que es el síndrome post-vacacional porque el final de unas vacaciones no es más que eso, algo que sabía de antemano que iba a ocurrir. Y créeme, no me encuentro nada estresado por compaginar mi vida profesional y la personal. Hay tiempo para todo, está claro, pero no tiene por que ser un tiempo limitado precisamente por la jornada laboral.


Foto playa: Galeriareservadecoches.com,

Comentarios

  1. Eso es genial si tu trabajo te permite conciliar la vida personal. Pero cuando en tu trabajo te mantienen atado a una silla en ocasiones perdiendo el tiempo porque hay que cumplir un horario y no porque tengas cosas que hacer mientras que otras veces echas el triple de horas que te corresponden (sin compensación a cambio de ello, claro) y cuando necesitas hacer cosas en horario de oficina no puedes, al final, en vacaciones lo que dices es QUE LES DEN A TODOS!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, puede haber casos en los que es imposible, pero te aseguro que yo he trabajado en todo tipo de sectores, por cuenta propia y ajena, y siempre he mantenido la misma actitud: mi tiempo de trabajo es parte de mi tiempo de vida y no me puedo permitir el lujo de "quemarlo" (ni quemarme).

    La mayor compensación es la que recibes cuando estás a gusto. Eso sí, si estás mal debes cambiar: aunque sé que ahora no es fácil no puedes permitirte el lujo de estar mal los próximos 20 años.

    ResponderEliminar
  3. La verdad que estoy totalmente de acuerdo. Es un tema de actitud y no de donde trabajes. Hay mucho escrito sobre esto. El problema es que no todo el mundo esta dispuesto a asumir realmente lo que eso supone. El presentismo es mas cómodo en muchas ocasiones tanto para el currito como para el jefe. La otra opción, la de conciliar vida laboral y familiar, algunos la entienden como trabajar menos o en horarios mas concentrados. Desde luego, espero que poco a poco se imponga esta actitud y que pase a ser cultura corporativa en muchas empresas.
    Felices vacaciones.....

    ResponderEliminar
  4. Gracias Ramiro. Felices vacaciones para ti también si te tocan ;)

    ResponderEliminar
  5. A mi siempre me pasó lo mismo. He visto a lo largo de mi vida que el "problema", si lo hay, lo lleva cada uno en su interior. No importa en qué trabajes o dónde trabajes. Si tienes un "problema" lo llevas allá donde vayas. Y si eres feliz, lo serás allá donde estés y hagas lo que hagas. Y eso, lo uno y lo otro, se nota.
    Feliz verano a todos y a ti también.

    ResponderEliminar
  6. Exacto, Epifanio. Hay personas que siempre están enfocadas en lo que va mal, y eso no es cuestión de trabajo o vida privada, sino actitud.

    Feliz verano, y otoño, invierno,primavera... ;)

    ResponderEliminar
  7. reconozco que soy de las personas que no puedo (ni quiero) desconectar en vacaciones...cuando uno hace lo que le gusta, disfruta con ello durante todo el año, esté de vacaciones o no.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

¡Rápido, comparte, retuitea, whatsappéalo!

Hemos estado inmersos en campaña electoral, con todo lo que eso significa: un montón de políticos intentando tirar piedras contra cualquier tejado habido y por haber y un montón de fieles que lo hacen sin parar ni un minuto a pensar. Si una publicación habla bien de mi líder es cierta, si habla mal del enemigo, es cierta. Si el enemigo publica algo, rápidamente hay que contrarrestar.

Está claro que en mi caso la cosa es más fácil porque, como ya comenté, no soy de nadie, por lo que no me debo a nadie. Tengo mis propias ideas y no me veo obligado a defender ni atacar a nadie.


La prensa suele manipular la información, pero en este caso fue la manipulada, haciendo circular un supuesto photoshopeo en la portada de ABC

¿Un tuit? Compruébalo. Es facilísimo crear un falso pantallazo...
Pero lo peor de todo es cuando en ese afán defensor/atacante vemos como se promueven en redes sociales continuamente memes, pantallazos o noticias publicadas en veteasaberdóndesin comprobar si son o no ciertas. Da…