Ir al contenido principal

El Papa, los gastos, las críticas y la "contra" JMJ



Bueno, se ha hablado largo y tendido sobre la visita del Papa a Madrid. Lo cierto es que me ha pillado fuera de juego, de vacaciones, sin ver TV, sin siquiera una conexión 3G aceptable, por lo que me he enterado muy de refilón. Ahora, que he vuelto, veo que ha habido mucha polémica. Y la verdad, me huele raro.

Creo que es bueno puntualizar que soy ateo. No, no es una proclama ni quiero apostolizar sobre ello, simplemente quiero borrar cualquier posible sospecha que pudieras tener acerca de mi objetividad al hablar de este tema: no me gustan las religiones en general, y mucho menos las Iglesias como entidades. Sí me gusta gran parte del mensaje que las religiones promueven, pero esta es otra historia de la que no quiero hablar ahora...





Pues me ha resultado muy curioso todo el movimiento en contra de la visita del Papa, toda la polémica acerca de quién paga el gasto policial, sanitario, etc. En fin, con todos mis respetos, me parece una chorrada. Muchos de mis amigos y gente a la que tengo en consideracion forman parte de estas críticas, pero igual que respeto la opinion de todos, creo que debo expresar la mía.

En Madrid no tendremos playa, pero desde luego de lo que no andamos escasos es de manifestaciones populares de todo tipo. Y en todas ellas es necesario un despliegue extra policial, médico y de servicios de limpieza que sale de nuestros bolsillos. Ya sean los cientos de partidos de fútbol o los montones de conciertos de los que disfrutamos, sin olvidar actos como el Orgullo Gay o la invasión de diferentes herbívoros capitaneados por sus pastores. Sólo con que miremos a la escena políticacada día aparecen  mil y un motivos diferentes para organizar manifestaciones (pro-familia, anti-familia, pro o anti ETA, contra el presidente, contra la oposición, contra los contras o, por qué no, también el movimiento 15M).

¿Entonces, cuáles son  las diferencias entre esta concentración con todas las demás? Pues se me ocurren algunas:
  • La congregación en torno a la visita del Papa ha movilizado a millones de personas, y está siendo seguida por muchísimos millones más. Esto quiere decir que tiene mucho, muchísimo, apoyo popular más que cualquiera de las otras (de lejos).
  • En ésta es llamativo, asombroso, el civismo que impregna toda la gente congregada. no van dejando un rastro de contenedores quemados, broncas sin venir a cuento, etc.
  • No esgrimen absolutamente ningún eslogan atacando a ninguna otra creencia (o a los que, como yo, no tenemos ninguna).
  • Está sirviendo de publicidad de Madrid y, por extensión España, en todo el mundo.
  • ... y se me ocurren infinidad de diferencias más.
Todo esto me hace opinar que si algún acto público merece que se invierta en medios públicos para garantizar su buen funcionamiento, es, sin duda, éste. Ya lo sé, lo progre, lo que está de moda, es ir en contra de esto (sobre todo los no creyentes) pero creo estas actitudes "progres" son, muchas veces, más políticamente correctas, más "de moda" y más carcas que la valentía que demuestran los que no tienen reparo en mostrar su fe, su idealismo, aunque no sea tan "cool".


Felicito en esta ocasión a todas las personas que fieles a su creencia han participado en estos actos, con un tremendo respeto por los demás, con una carga positiva realmente espectacular, con una actitud de la que tendríamos que aprender todos, derrochando y esparciendo alegría y buen rollo.

Y no, no hablo de la Iglesia como estamento, sino de las personas. En las personas sí que creo.

Entradas populares de este blog

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

¡Rápido, comparte, retuitea, whatsappéalo!

Hemos estado inmersos en campaña electoral, con todo lo que eso significa: un montón de políticos intentando tirar piedras contra cualquier tejado habido y por haber y un montón de fieles que lo hacen sin parar ni un minuto a pensar. Si una publicación habla bien de mi líder es cierta, si habla mal del enemigo, es cierta. Si el enemigo publica algo, rápidamente hay que contrarrestar.

Está claro que en mi caso la cosa es más fácil porque, como ya comenté, no soy de nadie, por lo que no me debo a nadie. Tengo mis propias ideas y no me veo obligado a defender ni atacar a nadie.


La prensa suele manipular la información, pero en este caso fue la manipulada, haciendo circular un supuesto photoshopeo en la portada de ABC

¿Un tuit? Compruébalo. Es facilísimo crear un falso pantallazo...
Pero lo peor de todo es cuando en ese afán defensor/atacante vemos como se promueven en redes sociales continuamente memes, pantallazos o noticias publicadas en veteasaberdóndesin comprobar si son o no ciertas. Da…

¿Actitud? Aprendamos de Japón

Yo creo que quien más quien menos en estos días hemos comentado lo increíble que es la actitud de los japoneses ante uno de los mayores desastres que se recuerdan. Y creo que no nos deberíamos quedar en la mera anécdota de decir "estos japoneses son la leche". Podemos comentar como anécdota el ver cómo vienen de turismo con sus cámaras y sus sonrisas o cómo duermen en esos "nichos" tan peculiares. Pero ver de qué manera  tienen arraigados unos valores profundísimos que les permiten no caer en la vulgaridad en los peores momentos, es algo que me pone la carne de gallina.

Es muy fácil mantener la buena actitud cuando las cosas van bien. Tambíén es sencillo tener coraje y sangre fría cuando otra persona pasa por un problema (damos consejos y somos un poco "gurús") pero es igualmente fácil vernos caer en la histeria, la depresión, el desánimo, la pereza, la insolidaridad o el egoísmo (y a veces, precisamente esos "gurús de la actitud" son los primer…