Ir al contenido principal

Sacar de donde no hay en vez de generar

Ayer veía este cacharrito cuyo nombre desconozco (quizás sea un espachurrador de tubo de pasta o un exprimidor de última hora). Y pensé: creo que es una gran cualidad la de saber economizar, saber sacar el jugo a nuestros activos; el derroche jamás conduce a nada bueno, ni al pobre ni al rico. Seguramente el rico lo sea, entre otras cosas, gracias a saber aprovechar sus posibilidades.

Sin embargo, llega un momento en que la cosa no da más de sí. El tubo se vacía y no sale más. Es estupendo el aprovechar el cacharrito para exprimir lo poco (o no tan poco) que nos quedaba escondido. El problema es cuando piensas que la pasta del tubo es infinita y que sólo es cuestión de ir aplicando mejoras a los cacharritos para poder continuar viendo manar indefinidamente pasta.

Pues bien, creo que éste es el problema (uno de tantos) de nuestros gobiernos. Tenemos una situación complicada (qué manera más fina de decir que estamos con el agua al cuello)
y lo único que hacen todas las mentes pensantes es averiguar cómo podemos exprimir más el tubo. Piensan que sólo es cuestión de apretar un poco más, darle una vueltecita extra, y con eso saldrá lo suficiente para tapar el agujero.

Como he comentado, está fenomenal apretarse el cinturón. Soy el primero que he tenido que vivir estos ajustes, tanto en el plano profesional como el personal. Y creo que hay que ser muy inconsciente para no entender que la cosa está mal y hay que recortar. Y que, de una u otra manera, el recorte nos afectará a todos y a nuestro bienestar. No entro ahora en la guerra de dónde y cuánto hay que recortar porque eso daría para un libro. Lo que no acabo de comprender es cómo pueden tener nuestros políticos (todos) ese cortoplacismo que no nos lleva más que a meternos más en el hoyo (y que nos ha traído adonde estamos).

Cuando uno tiene abierto un tubo de pasta de dientes, debe saber que, si lo usa, en algún momento se va a acabar. Y si nos hemos despistado y se nos echa encima sin avisar una crisis, está bien aplicar el ya manido cacharrito para aprovecharlo al máximo, pero a la vez hay que pensar en conseguir un nuevo tubo de pasta.

El que cuando llega una ayuda de un montón de millones de euros para paliar la crisis y se destinen a estupideces y no a generar fuentes de riqueza, el que no se invierta lo poco que haya en generar empresas, en crear personas preparadas y en conseguir, por qué no, ilusión (un gran activo) es el fruto de tener en el poder a un montón de técnicos y licenciados en cacharritos, pero no verdaderos gestores de patrimonio, riqueza, activos...

En fin, seguiremos con la confianza de que el cacharrito nos siga manteniendo el tiempo suficiente hasta que ocurra el milagro y nos llueva un nuevo tubo de pasta, o cambiemos de calidad en nuestra tropa política y lleguen personas que de verdad quieran y sepan manejar un país.


Imagen de los euros de http://aenanoseprivatiza.blogspot.com

Comentarios

  1. Qué buena la entrada! Ojalá ese pensamiento se transmitiera a aquellos que solo piensan en como mantenerse pegados a su sillón a costa de lo que sea y de quienes sea, o sea, nosotros.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias yoop! Pero será difícil despegarlos de ahí...

    ResponderEliminar
  3. Y PORQUE NO PONERSE A FABRICAR BILLETES Y REPARTIRLOS EN LA CALLE Y HACER LA VISTA GORGA TODO EL MUNDO PODRIA SER NOOOOOOOOOOOOOOOOO?¿

    ResponderEliminar
  4. Un entrada muy buena, totalmente de acuerdo.
    un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

Cómo evoluciona el lenguaje

Desde que existen, las diferentes lenguas (idiomas, no el órgano bucal;-) ) han ido evolucionando a través de dos motores:

- El primero de ellos es la innovación. Los cambios en las sociedades obligan a crear nuevos términos y nuevas formas de expresarse. Últimamente esto es aún más pronunciado debido al aluvión tecnológico que estamos viviendo, que obliga a generar una gran cantidad de palabras casi a diario. En estos casos, muchas veces se adoptan los términos que se crean en el idioma iniciador (la mayor parte de las veces en inglés). Me parece lógico cuando no existe un equivalente en el idioma de cada cual, pero en nuestro caso me parece un poco triste (o mucho) el que vayamos poco a poco fusilando el español a base de implementar palabras inglesas que, eso sí, suenan muchísimo más “cool”.

-La segunda forma de evolución idiomática es la “vulgarización”. Por incultura, se usan las palabras inadecuadas o se pronuncian mal y, cuando hay un número suficiente de incultos, la nueva pal…