Ir al contenido principal

Creadores y derechos: SINDE, SOPA, PIPA...

Partiendo de la base de que "Ningún problema se puede solucionar desde el mismo nivel en que se generó", creo que para algunas (o todas) cosas es preferible abstraerse y verlo desde otro plano.

Imaginémosnos en el inicio de la humanidad, el día que se está creando el  sistema de reparto  de beneficios. Tenemos a obreros, intelectuales, artistas, ingenieros, limpiadores, técnicos, ... todo tipo de actividades. Entonces, el ser supremo dictamina:
  -vosotros, los obreros, ingenieros, limpiadores, constructores, maestros, ...etc. trabajaréis y cobraréis por vuestro trabajo una vez. Si lo hacéis bien, podréis volver a trabajar y volver a cobrar.
  - vosotros: los escritores, músicos, productores de películas,  etc. trabajaréis una vez. Si lo hacéis bien, estaréis cobrando el resto de vuestra vida por ello.

Ya, es simplificar demasiado, pero suena un poco feo, ¿no? La cuestión es que lo que no se puede es defender una postura porque siempre ha sido así. En realidad, si un escritor o compositor ha cobrado royalties por su obra es porque la técnica no permitía duplicarla con exactitud, no porque su valor fuera eterno. Hay infinidad de trabajos que continúan dando beneficios a la humanidad años después pero por los que su autor no cobra: ingenieros, maestros, investigadores, inspiradores de cualquier área, .... y miles de profesiones o actividades más. ¿Debe una persona de éxito pagar una renta a los profesores que le enseñaron? ¿Debo pagar cada vez admiro un edificio, estatua bonita o un cuadro?

Si un músico quiere ganar dinero toda su vida, es posible que tenga que trabajar toda su vida. Claro. Ojo, que la tecnología actual permitiría que cualquier escritor o músico de éxito pudiera ver como su ingreso se genera sin tener que repetir el trabajo: haciendo como hace cualquier programador de aplicaciones para móvil, o sea vendiendo muy barato.

A mí no  me importaría pagar un euro por descargarme un libro que creo que es bueno, pero no voy a pagar 18 € cuando el libro físico cuesta 20 €. No, lo siento, iTunes ha demostrado que cuando algo gusta, se puede generar beneficio pagando un precio ajustado. Si un escritor tarda 3 meses en escribir un libro trabajando ocho horas al día (creo que es mucho suponer...) y es capaz de vender 10.000 pues estará ganando por encima de la media. Si es un best-seller y vende 500.000 pues genial, y tendrá un gran estilo de vida.

No pretendan que nos solidaricemos con los pobrecitos "creadores" (no sé por qué se creen con la exclusiva de ese adjetivo) porque la tecnología actual, y su resistencia al cambio, no les permitirá vivir como marqueses toda su vida tras haber trabajado unos cuantos días. No todos son así, y de hecho, los músicos que no están apoyados por grandes aparatos de marketing están encantados de lo que Internet les permite hacer para darse a conocer y poder luego, gracias a su trabajo, ganar por ello.

Está claro que habrá que ir ajustando los modelos, pero deberá imperar (como lo ha hecho siempre) la ley de la oferta y la demanda, el mercado. No puede ser que se intente proteger una postura caduca, por muy poderosos que sean los beneficiados, a base de leyes, censura y miedo. La mejor manera de acabar con las descargas ilegales es... legalizarlas. Y no quiero que suene como anti-sistema, que no lo soy (al menos así, en general), sino más bien anti sistema-obsoleto

Comentarios

  1. Pues si, y alguno saca un disco y vive 10 años sancando luego recopilatorios con los mejores exitos... vamos, el mismo cd pero reorganizado y con pista multimedia.

    Deberían oponerse a los discográficas que son las que se forran y las chupan la sangre y poner sus canciones por internet, que llegará a más usuarios y ganarán mucho más dinero.

    Y así tendremos más trabajo los programadores, que nosotros si que somos pobres... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uy! Los programadores... esos sois malísimos, una pandilla de piratas que no hacéis más que ser friquis y teclear cosas raras.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Yo, y ¿mis circunstancias?

A veces, es bueno poner las cosas en su contexto, y compararse antes de quejarse . Un ejemplo, mi vida comparada con la de otra persona real, con la que tengo mucho paralelismo: - PERSONAJE X:  Nació en una familia de cinco hermanos y un único sueldo en casa. Por ello, siempre estaban achuchados de dinero y nunca disfrutó de los privilegios que otros tuvieron (buenos colegios, estudios en el extranjero, posibilidad de negocio con capital familiar...) Por un accidente, perdió la posibilidad de seguir estudiando la carrera que había comenzado Se metió en un negocio de multinivel que le desenfocó durante años de otras posibles oportunidades de negocio o emprendimiento Se casó, pero a los 5 años se separó teniendo que quedarse al cargo de sus dos hijas solo. Como además estaba en bancarrota financiera mantenía un pluriempleo, y su vida se limitaga a trabajar y cuidar de sus hijos Montó con un amigo un negocio que resultó ruinoso y en el que él prácticamente tenía que hacerlo todo

El secreto de mi madre en las relaciones personales

Mi madre, Teresa Fábregas , fue una persona de esas que hay pocas, poquísimas. Hace varios años que ha muerto y puedo decir con orgullo que jamás, absolutamente nunca, he sabido de alguien que haya vertido alguna crítica negativa hacia ella. Impresionante. Nunca he visto nada igual. Sin embargo, cuando estaba viva creo que no le demostré suficientemente lo especial que la consideraba. Bueno, eso es otra historia y será contada en otra ocasión... El caso es que cada vez que encuentro a alguna persona que la conoció, invariablemente acabamos hablando de ella y aflora alguna lágrima sincera porque la echan de menos. Y me sigue ocurriendo ahora que hace ya más de 4 años de ello que nos dejó. Y es algo   espontáneo , en familiares y amigos y en personas  que apenas (o nada) me conocen, pero necesitan  expresar su amor y agradecimiento hacia ella. Y ¿cuál era el secreto de mi madre para ser tan apreciada por todo el mundo? Nunca la oías dar grandes charlas, ni alzarse como líder de nada,

Huelgas, piquetes y otras demencias

Me reconozco abiertamente anti-huelga. Siempre me ha parecido mal que cuando uno tiene un problema haga víctima a los demás de él. Pero no a los causantes del problema, sino al resto de los ciudadanos. No pasa nada, claro, porque hoy por ti, mañana por mí: hoy te jorobo yo sin poder coger el Metro y mañana tú te pudres en urgencias porque hay huelga de Sanidad. Siempre recordaré cuando, allá por 1988, sí el siglo pasado, hubo una huelga general. En aquella época trabajaba en una entidad bancaria y vi cómo los sindicatos negociaban con las patronales tranquilamente, sospechosamente tranquilos. Al final, se convocó la huelga. Las empresas se ahorraron un día de sueldo de un montón de personas y todos tan contentos. Y recuerdo cómo vinieron a media mañana los piquetes a llamar a nuestra puerta, porque nosotros habíamos decidido no hacer la huelga. Nos obligaron a cerrar. Obviamente, yo estaba muchísimo más cabreado con los piquetes que con la empresa o el Gobierno, porque me violaro