Ir al contenido principal

El mérito geográfico de nacer


Los seres humanos, y los que son menos humanos aún más, tenemos la tendencia de "sacar pecho" ante cualquier posible superioridad. Esta superioridad no es necesario que sea ganada. Ni siquiera tiene que ser real. Sólo tiene que parecer que somos superiores para que nos empleemos a fondo en consolidarla.

Esto no sería excesivamente grave si, al menos, este intento de destacar produjera un afán de autosuperacion, de mejora. Sin embargo, habitualmente (demasiado habitualmente) optamos por la opción fácil: hundir al "enemigo" en vez de esforzarnos en crecer nosotros.

Uno de los más claros casos de lo que hablo es el sentimiento de superioridad por haber nacido en un lugar concreto. Sí, parece absurdo sentirse mejor porque tus ancestros se ubicaron en una zona del planeta en vez de en otra. Y así, nacen los nacionalismos. Y que conste que, dentro de lo malo, si el nacionalismo te hace sentir cierto orgullo por lo cercano y cierto afán de inspirar al resto, fenomenal. Si el nacionalismo te da por excluir, por cerrarte, por humillar, se convierte en prehistoricismo (perdón a la RAE por el palabro). Entonces, unos cuantos que vienen en una patera porque la vida allá donde les tocó nacer es insoportable, se convierten en unos "invasores" contra los que hay que luchar. Además, continuamente vemos en todo el planeta luchas por conquistar pedacitos de terreno que, parece ser nos, harán mucho más felices.


Y digo yo, ¿no sería más fácil abrir nuestra mente, entender al que se ha criado lejos de nosotros y tender la mano, si se puede, para ayudarle a vivir mejor? ¿intentar inspirar a los que están (supuestamente) por detrás de nosotros para que accedan a lo que nosotros tenemos, e inspirarnos de los que han llegado más lejos que nosotros para ver en qué podemos mejorar?

Quizás haga falta esto, una buena crisis (y no lo que tenemos, sino una "de verdad") para sentir lo que siente aquel que tiene que abandonarlo todo para convertirse en un ciudadano de segunda en cualquier otro lugar lleno de personas que se creen superiores simplemente por haber nacido ahí.

No te engañes, La ubicación de tu parto no es un mérito tuyo. Tus méritos te los ganas día a día, con tus acciones, con tus gestos, con lo que eres y en lo que te vas convirtiendo. Los que hemos nacido en un lugar privilegiado del planeta partimos con ventaja. Esa ventaja no es para pisar al de al lado, sino para ayudar, pasito a pasito, a que todos estemos un poco mejor.

La próxima vez que te plantees qué hacer con los "invasores" que vienen a "nuestro" país, piensa qué harías tú en su lugar (seguramente no seríamos tan valientes como ellos) y qué han hecho realmente para merecerse la vida de penurias que tienen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo, y ¿mis circunstancias?

A veces, es bueno poner las cosas en su contexto, y compararse antes de quejarse . Un ejemplo, mi vida comparada con la de otra persona real, con la que tengo mucho paralelismo: - PERSONAJE X:  Nació en una familia de cinco hermanos y un único sueldo en casa. Por ello, siempre estaban achuchados de dinero y nunca disfrutó de los privilegios que otros tuvieron (buenos colegios, estudios en el extranjero, posibilidad de negocio con capital familiar...) Por un accidente, perdió la posibilidad de seguir estudiando la carrera que había comenzado Se metió en un negocio de multinivel que le desenfocó durante años de otras posibles oportunidades de negocio o emprendimiento Se casó, pero a los 5 años se separó teniendo que quedarse al cargo de sus dos hijas solo. Como además estaba en bancarrota financiera mantenía un pluriempleo, y su vida se limitaga a trabajar y cuidar de sus hijos Montó con un amigo un negocio que resultó ruinoso y en el que él prácticamente tenía que hacerlo todo

El secreto de mi madre en las relaciones personales

Mi madre, Teresa Fábregas , fue una persona de esas que hay pocas, poquísimas. Hace varios años que ha muerto y puedo decir con orgullo que jamás, absolutamente nunca, he sabido de alguien que haya vertido alguna crítica negativa hacia ella. Impresionante. Nunca he visto nada igual. Sin embargo, cuando estaba viva creo que no le demostré suficientemente lo especial que la consideraba. Bueno, eso es otra historia y será contada en otra ocasión... El caso es que cada vez que encuentro a alguna persona que la conoció, invariablemente acabamos hablando de ella y aflora alguna lágrima sincera porque la echan de menos. Y me sigue ocurriendo ahora que hace ya más de 4 años de ello que nos dejó. Y es algo   espontáneo , en familiares y amigos y en personas  que apenas (o nada) me conocen, pero necesitan  expresar su amor y agradecimiento hacia ella. Y ¿cuál era el secreto de mi madre para ser tan apreciada por todo el mundo? Nunca la oías dar grandes charlas, ni alzarse como líder de nada,

Huelgas, piquetes y otras demencias

Me reconozco abiertamente anti-huelga. Siempre me ha parecido mal que cuando uno tiene un problema haga víctima a los demás de él. Pero no a los causantes del problema, sino al resto de los ciudadanos. No pasa nada, claro, porque hoy por ti, mañana por mí: hoy te jorobo yo sin poder coger el Metro y mañana tú te pudres en urgencias porque hay huelga de Sanidad. Siempre recordaré cuando, allá por 1988, sí el siglo pasado, hubo una huelga general. En aquella época trabajaba en una entidad bancaria y vi cómo los sindicatos negociaban con las patronales tranquilamente, sospechosamente tranquilos. Al final, se convocó la huelga. Las empresas se ahorraron un día de sueldo de un montón de personas y todos tan contentos. Y recuerdo cómo vinieron a media mañana los piquetes a llamar a nuestra puerta, porque nosotros habíamos decidido no hacer la huelga. Nos obligaron a cerrar. Obviamente, yo estaba muchísimo más cabreado con los piquetes que con la empresa o el Gobierno, porque me violaro