Ir al contenido principal

Marketing gratuito para terroristas

Siempre que ocurre una catástrofe la tendencia humana natural es la de la compasión, la de mostrar apoyo. Y eso está bien. Pero creo que deberíamos tener claro que no todas las catástrofes son iguales y que en determinados momentos, lo que en un caso es un buen gesto en el otro está consiguiendo el efecto contrario. Me explico.



Mostrar apoyo contra el maltrato de género me parece bien. Los maltratadores en algunos casos aún creen que hacen lo correcto, y algunos maltratados (lo que es peor aún) piensan que se lo merecen. Una voz popular puede servir para concienciar y para abrir los ojos tanto a los implicados como a su entorno.

Ante una catástrofe natural, terremoto, inundación,..., mostrar apoyo puede que dé cierto alivio a las víctimas, pero por supuesto, es útil para generar movimientos de ayuda, voluntariado y demás.

Ante decisiones políticas contrarias a la gente está bien mostrar que nos damos cuenta y que no estamos de acuerdo. En muchos casos los políticos, aunque nos cueste entenderlo, están en su burbuja, rodeados de los pelotas que les dicen que sí a todo y no saben qué pensamos los gobernados.

Pero cuando alguien hace el mal buscando el mayor daño e impacto posible, como ocurre en el caso de terrorismo o cualquier criminalcillo que sólo busca un poco de notoriedad, toda la visibilidad que se genera no hace más que realizar un fantástico marketing gratuito, ¡lo que cualquier empresa desea!. Resulta que un fanático se inmola o se estrella con un camión, y su familia y amigos no hacen más que verlo en las noticias, en todos los muros de redes sociales, banderitas, actos de homenaje, etc. ¡Un éxito absoluto! Cada noticia y mención que se realiza es un sistema perfecto de captación para los indecisos. Es un orgullo para las familias y el detonante perfecto para que ese pobre imbécil o fanático que no ha conseguido nunca nada en la vida se decida a dar su golpe maestro, saboreando ya de antemano el impacto mundial que va a causar. Si a eso le añadimos el miedo (actos que se cancelan, cambios de planes de personas "por si acaso", etc.) eso es ya la guinda del pastel. ¿Te imaginas que seas terrorista, que realices una matanza y que al día siguiente sólo haya una pequeña mención y todo el mundo sigamos realizando nuestra vida igualmente? Eso sí sería un fracaso.

En fin, cuando te plantees mostrar tu indignación o compasión, piensa realmente a quién le estás haciendo el juego.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

¡Rápido, comparte, retuitea, whatsappéalo!

Hemos estado inmersos en campaña electoral, con todo lo que eso significa: un montón de políticos intentando tirar piedras contra cualquier tejado habido y por haber y un montón de fieles que lo hacen sin parar ni un minuto a pensar. Si una publicación habla bien de mi líder es cierta, si habla mal del enemigo, es cierta. Si el enemigo publica algo, rápidamente hay que contrarrestar.

Está claro que en mi caso la cosa es más fácil porque, como ya comenté, no soy de nadie, por lo que no me debo a nadie. Tengo mis propias ideas y no me veo obligado a defender ni atacar a nadie.


La prensa suele manipular la información, pero en este caso fue la manipulada, haciendo circular un supuesto photoshopeo en la portada de ABC

¿Un tuit? Compruébalo. Es facilísimo crear un falso pantallazo...
Pero lo peor de todo es cuando en ese afán defensor/atacante vemos como se promueven en redes sociales continuamente memes, pantallazos o noticias publicadas en veteasaberdóndesin comprobar si son o no ciertas. Da…