Ir al contenido principal

Cadenas y uso viral de las redes sociales

Cada día nos encontramos unas cuantas cadenas para viralizar, especialmente en facebook. Se nos invita a compartir:
- Un lazo, imagen, foto... para combatir el cáncer, la esclerosis, la alopecia.



- Un meme por si tienes: un hermano oprimo o cuñado o padre o madre o abuelo  o tatarabuelo o vecino o... que te quiere.

- Llamamientos a que compartas si realmente eres mi amigo, si te importo, ...


- Un teléfono para acoger perros/gatos/musarañas sin hogar (que normalmente llevan circulando desde la época de los bulos (hoax) por correo electrónico).

- Política, muuuucha política, totalmente sectarizada de uno u otro color (que sí, que tu tienes tus ideas y bla bla bla, yo tengo la suerte de no pertenecer a nadie)

- Retos varios (hazte una foto desde lejos, de espaldas, en blanco y negro, de un pie, del páncreas,...) e invita a 345 personas a que lo hagan.

- Escribe AMÉN si...

- Textos en los que advertirmos a facebook que legalmente no les damos permiso de cositas varias


- Móviles, iPad (¡y coches!) que están perdidos en algún almacén y que sortean entre los que compartan la foto.


- Noticias reales pero de hace unos años, o totalmente falsas de medios nada fiables,  que compartes sin contrastar nada de nada


- Y un sinfín de cositas más

¿De verdad crees que el cáncer va a desaparecer si se llega a un número de comparticiones o que facebook va analizando si en tu muro has puesto que no quieres compartir tus datos? 
Está claro que cada uno usa las redes sociales como le da la gana, y en mí está la decisión de a quién sigo o no, pero me da un poco de pena porque creo que Internet, y las redes sociales en concreto, tienen un poder realmente tremendo para que cuando haga falta movilizarse de verdad por algo que importe creemos un verdadero impacto. Sin embargo, si estamos hartos de ver continuamente cadenas de todo tipo, cuando llegue algo importante puede quedar empañado y oculto por ello. Hay mensajes realmente bonitos de personas que han superado situaciones, o llamamientos a acciones útiles que quedan ocultas entre tanta polución.

Y no, no digo que no podamos hacer el gamberro (ya, una expresión un poco viejuna) en internet, y jugar, que eso es fenomenal. Me refiero a pensar que por compartir una foto o cambiar la foto del perfil o viralizar un texto vamos a erradicar enfermedades o cosas así. Si decides viralizar chorradas, que sepas que son chorradas y trátalas como tal.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo, y ¿mis circunstancias?

A veces, es bueno poner las cosas en su contexto, y compararse antes de quejarse . Un ejemplo, mi vida comparada con la de otra persona real, con la que tengo mucho paralelismo: - PERSONAJE X:  Nació en una familia de cinco hermanos y un único sueldo en casa. Por ello, siempre estaban achuchados de dinero y nunca disfrutó de los privilegios que otros tuvieron (buenos colegios, estudios en el extranjero, posibilidad de negocio con capital familiar...) Por un accidente, perdió la posibilidad de seguir estudiando la carrera que había comenzado Se metió en un negocio de multinivel que le desenfocó durante años de otras posibles oportunidades de negocio o emprendimiento Se casó, pero a los 5 años se separó teniendo que quedarse al cargo de sus dos hijas solo. Como además estaba en bancarrota financiera mantenía un pluriempleo, y su vida se limitaga a trabajar y cuidar de sus hijos Montó con un amigo un negocio que resultó ruinoso y en el que él prácticamente tenía que hacerlo todo

El secreto de mi madre en las relaciones personales

Mi madre, Teresa Fábregas , fue una persona de esas que hay pocas, poquísimas. Hace varios años que ha muerto y puedo decir con orgullo que jamás, absolutamente nunca, he sabido de alguien que haya vertido alguna crítica negativa hacia ella. Impresionante. Nunca he visto nada igual. Sin embargo, cuando estaba viva creo que no le demostré suficientemente lo especial que la consideraba. Bueno, eso es otra historia y será contada en otra ocasión... El caso es que cada vez que encuentro a alguna persona que la conoció, invariablemente acabamos hablando de ella y aflora alguna lágrima sincera porque la echan de menos. Y me sigue ocurriendo ahora que hace ya más de 4 años de ello que nos dejó. Y es algo   espontáneo , en familiares y amigos y en personas  que apenas (o nada) me conocen, pero necesitan  expresar su amor y agradecimiento hacia ella. Y ¿cuál era el secreto de mi madre para ser tan apreciada por todo el mundo? Nunca la oías dar grandes charlas, ni alzarse como líder de nada,

Huelgas, piquetes y otras demencias

Me reconozco abiertamente anti-huelga. Siempre me ha parecido mal que cuando uno tiene un problema haga víctima a los demás de él. Pero no a los causantes del problema, sino al resto de los ciudadanos. No pasa nada, claro, porque hoy por ti, mañana por mí: hoy te jorobo yo sin poder coger el Metro y mañana tú te pudres en urgencias porque hay huelga de Sanidad. Siempre recordaré cuando, allá por 1988, sí el siglo pasado, hubo una huelga general. En aquella época trabajaba en una entidad bancaria y vi cómo los sindicatos negociaban con las patronales tranquilamente, sospechosamente tranquilos. Al final, se convocó la huelga. Las empresas se ahorraron un día de sueldo de un montón de personas y todos tan contentos. Y recuerdo cómo vinieron a media mañana los piquetes a llamar a nuestra puerta, porque nosotros habíamos decidido no hacer la huelga. Nos obligaron a cerrar. Obviamente, yo estaba muchísimo más cabreado con los piquetes que con la empresa o el Gobierno, porque me violaro