Ir al contenido principal

Abundancia: empecemos por ahí

Durante toda mi vida he estado escuchando mensajes de escasez a mi alrededor. Mensajes en los que parecía que todo se iba a acabar. Mensajes que determinaban que si alguien conseguía algo era a costa de quitárselo a otros. Ideas que se basan en que todo se acaba y no hay suficiente.

Hace unos años, la sequía nos iba a defenestrar. Ante cualquier asomo de crisis o tragedia, las masas arramplan en los supermercados con todo lo habido y por haber (que por supuesto se echará a perder en poco tiempo) porque el pánico a que todo se desaparezca. El agua se agota. La energía se acaba. Es más, ¿cuántas predicciones del fin del mundo hemos escuchado ya?

Todo parte de un sentimiento de limitación continua. Qué forma más mutilada de vivir. Es cierto que hay que administrar los recursos. Es cierto que hay que cuidar el medio ambiente. Es cierto que el dinero hay que mimarlo. Y el amor, por supuesto, también. Pero de ahí a pensar que todo es finito y que hay que luchar por las escasas existencias, hay un mundo.

Hay agua ilimitada (¿es que no hemos estudiado el ciclo del agua?) Energía hay muchísima más de la que podemos necesitar mientras luzca el sol (y cuando deje de hacerlo, ya no tendremos preocupaciones). Amor hay para dar y tomar. Es más, cuanto más des más existirá y más recibirás. ¿Dinero? No te preocupes de él. Preocúpate de dar el servicio adecuado. El dinero llegará.

En definitiva, quítate los filtros limitantes, expulsa los pensamientos de complejo de escasez que tanto nos han machacado, incluso nuestros seres queridos (víctimas de la misma programación). Piensa en abundancia. Piensa en dar sin preocuparte de cómo se te queda a ti el "depósito".

Y sí es cierto, debemos cuidar este planeta y no cargárnoslo. Debemos conseguir una armonía con la Tierra para no destrozarla, pero no por escasez, sino por amor a ella y a la humanidad. Puede parecer lo mismo, pero no tiene nada que ver.


Imagen de pobreza sacada de http://loladisenio.com

Comentarios

  1. No estoy de acuerdo. Los recursos no son ilimitados, ni mucho menos. Nos llegará del sol toda la energía que quieras, pero no disponemos de la tecnología necesaria para aprovecharla; a efectos prácticos es como si no llegara. El ciclo del agua (un proceso lento y mal distribuido a lo largo del planeta, compara por ejemplo lo que llueve en Almería con lo que llueve en Galicia) vale para poco si la que podemos utilizar está totalmente contaminada. Y por si fuera poco, los recursos que hay están muy mal repartidos. Qué sería del mundo si los chinos, indios o africanos se pusieran a consumirlos al mismo ritmo que hacemos en Europa o Norteamérica.

    De hecho, si no hubiera escasez, si hubiera de todo de sobra, ¿qué sentido tendría la economía? ¿Qué sentido tendrían la industria y la producción de bienes? Nos bastaría con tumbarnos a la bartola y esperar a que lo que necesitamos para vivir llegara a nuestras manos, sin más complicaciones...

    ResponderEliminar
  2. A ver, una cosa es que no los sepamos gestionar y otra que no sean ilimitados. No estoy hablando de derrochar porque sí, sino de cambiar la mentalidad.

    A la hora de afrontar cómo sacarle más jugo a la energía o cómo hacer llegar esos recursos a todos los seres humanos se pude hacer de dos maneras: pensando que no hay para todos o pensando que sólo es una cuestión de organización.

    Es más fácil tenernos a todos aborregados si nos hacen creer que todo es escaso y que los que lo tienen son poderosos que si pensamos que hay abundancia en el Universo y todos merecemos nuestra parte.

    Por eso no tiene nada que ver tener un consumo responsable, cuidar el medio ambiente y ser solidario con pensar en pobre. Además, un pobre (aunque sea sólo de actitud) no puede ayudar a otro pobre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

Cómo evoluciona el lenguaje

Desde que existen, las diferentes lenguas (idiomas, no el órgano bucal;-) ) han ido evolucionando a través de dos motores:

- El primero de ellos es la innovación. Los cambios en las sociedades obligan a crear nuevos términos y nuevas formas de expresarse. Últimamente esto es aún más pronunciado debido al aluvión tecnológico que estamos viviendo, que obliga a generar una gran cantidad de palabras casi a diario. En estos casos, muchas veces se adoptan los términos que se crean en el idioma iniciador (la mayor parte de las veces en inglés). Me parece lógico cuando no existe un equivalente en el idioma de cada cual, pero en nuestro caso me parece un poco triste (o mucho) el que vayamos poco a poco fusilando el español a base de implementar palabras inglesas que, eso sí, suenan muchísimo más “cool”.

-La segunda forma de evolución idiomática es la “vulgarización”. Por incultura, se usan las palabras inadecuadas o se pronuncian mal y, cuando hay un número suficiente de incultos, la nueva pal…