Ir al contenido principal

Manolo Lama: cuando ruge la marabunta

Sí, el tal Manolo Lama metió la pata. Eso es absolutamente incuestionable. Cuando se le ocurrió hacer la "gracia" de juntar a los seguidores del Atleti en Hamburgo a darle limosna a un pobre de la calle no imaginó que éstos iban a comenzar con el cachondeo (por otra parte, normal en un grupo de aficionados con todo el subidón de estar en una final en otro país y con las cámaras delante). Lo cierto es que el directo es lo que tiene, nunca sabes cómo va a salir nada. Y también es cierto que en esa situación era difícil salir del charco una vez metido hasta el cuello, como se metió él. Y lo que seguro que nadie se imagino es la repercusión que iba a tener. Si esa misma circunstancia se hubiera dado hace unos años habría pasado sin hacer ruido y nadie le habría dedicado un minuto. Pero hoy en día, Internet hace que nada se pierda: rápidamente empezaron a aparecer quejas y gente (yo me incluyo) uniéndose a la queja.

Reconozco que si hace un par de semanas me hubieras preguntado quién era Manolo Lama no habría sabido responder: no suelo ver la tele y menos el fútbol. Hoy en día, es uno de los nombres más manoseados por la red. Lo curioso y realmente significativo es que es la red la que ha obligado a la cadena Cuatro a pedir disculpas. Es decir, Internet está pasando de ser el receptor de noticias generadas en televisión a ser realmente un generador de acciones. Y eso está bien, fenomenal.



Ahora bien, eso no quiere decir que sea perfecto. El suceso del mencionado locutor ha tenido una transcendencia tal que no deja de haber foros y movimientos pidiendo su dimisión (y, ¿por qué no? su encarcelamiento o ejecución). Y es que Internet no deja de ser una herramienta, fantástica y con la que estoy plenamente apasionado, pero una herramienta al fin y al cabo. Y cuando se genera una reacción en masa, la masa se comporta como tal: masa. La masa es la que organiza actos solidarios, pero también linchamientos injustos. La masa se deja llevar por cualquier lidercillo, o se obnubila ante una causa (supuestamente) justa. Estoy convencido que muchos de los más activos detractores del Sr. Lama eran los primeros en reirse cuando vieron el reportaje (o incluso estuvieron allí!!). La pena es que lo ideal es que tuviéramos el suficiente cerebro como para aprovechar el vehículo informativo tan potente que nos ofrece Internet para utilizarlo en nuestro favor, no para ser utilizados (una vez más).

Y no estoy defendiendo a Manolo Lama: la pifió (por ser suave), hasta el fondo, pero eso es lo que tú y yo hacemos varias veces al día: nos equivocamos. Y, francamente, no creo que eso sea motivo suficiente para crucificarle, especialmente cuando ya ha habido disculpas públicas por el desafortunado suceso. Personalmente me trae sin cuidado quién comente los partidos o los programas de fútbol porque voy a seguir mi vida ajeno a ellos, pero me da rabia, la misma rabia que cuando veo a un tirano dictador aniquilando libertades, ver a la masa de personas agregándose borreguilmente a cualquier causa que suponga poner en la picota a un semejante sin plantearse antes de nada si uno mismo hubiera hecho lo mismo o peor y si realmente esa causa merece nuestra adhesión.

Internet ha demostrado, una vez más, su poder haciendo arrodillarse a una gran cadena nacional para pedir disculpas y minimizar los daños colaterales. Eso es sensacional y debe servir de toque de atención a los "poderosos" para que entiendan que la soberanía de la información la tenemos todos. Pero ahora, cada uno debemos demostrar nuestra inteligencia, y que merecemos esa soberaníasabiendo darle a cada cosa su valor real, sin dejarnos llevar por el oportunismo del momento.

Entradas populares de este blog

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

¡Rápido, comparte, retuitea, whatsappéalo!

Hemos estado inmersos en campaña electoral, con todo lo que eso significa: un montón de políticos intentando tirar piedras contra cualquier tejado habido y por haber y un montón de fieles que lo hacen sin parar ni un minuto a pensar. Si una publicación habla bien de mi líder es cierta, si habla mal del enemigo, es cierta. Si el enemigo publica algo, rápidamente hay que contrarrestar.

Está claro que en mi caso la cosa es más fácil porque, como ya comenté, no soy de nadie, por lo que no me debo a nadie. Tengo mis propias ideas y no me veo obligado a defender ni atacar a nadie.


La prensa suele manipular la información, pero en este caso fue la manipulada, haciendo circular un supuesto photoshopeo en la portada de ABC

¿Un tuit? Compruébalo. Es facilísimo crear un falso pantallazo...
Pero lo peor de todo es cuando en ese afán defensor/atacante vemos como se promueven en redes sociales continuamente memes, pantallazos o noticias publicadas en veteasaberdóndesin comprobar si son o no ciertas. Da…

¿Actitud? Aprendamos de Japón

Yo creo que quien más quien menos en estos días hemos comentado lo increíble que es la actitud de los japoneses ante uno de los mayores desastres que se recuerdan. Y creo que no nos deberíamos quedar en la mera anécdota de decir "estos japoneses son la leche". Podemos comentar como anécdota el ver cómo vienen de turismo con sus cámaras y sus sonrisas o cómo duermen en esos "nichos" tan peculiares. Pero ver de qué manera  tienen arraigados unos valores profundísimos que les permiten no caer en la vulgaridad en los peores momentos, es algo que me pone la carne de gallina.

Es muy fácil mantener la buena actitud cuando las cosas van bien. Tambíén es sencillo tener coraje y sangre fría cuando otra persona pasa por un problema (damos consejos y somos un poco "gurús") pero es igualmente fácil vernos caer en la histeria, la depresión, el desánimo, la pereza, la insolidaridad o el egoísmo (y a veces, precisamente esos "gurús de la actitud" son los primer…