Ir al contenido principal

El mérito de la belleza

Hace poco leía uno de los muchos estudios en los que se demuestra que, a igualdad del resto de características, las personas guapas consiguen mejores cosas que las feas. Bueno, dicho así puede sonar mal, pero es la sencilla realidad. La belleza es que una característica más, que pesa a favor del que la tiene. Obviamente no es una cualidad omnipotente, pero es una más.

Y lo cierto es que siempre he mantenido (normal, qué voy a decir yo con esta cara ;-) ) que eso no es un mérito: el que nace guapo, pues nace así y no se merece tener privilegios por ello. Pero también es cierto que, analizando a fondo la cuestión, se pude decir lo mismo de la inteligencia, la simpatía, el "morro", la valentía... tampoco tiene merito poseer esas cualidades innatas.

Esa persona guapa pero tonta que consigue sus objetivos gracias a su físico y que es envidiada por otra a la que le falta esa belleza, podría decir lo mismo de un buen comercial que tiene éxito por su capacidad de relación: que no merece su éxito puesto que es cuestión de tener la suerte de haber nacido así. Yo que mido 1,75 m sería difícil que hubiera llegado a estrella de la NBA. Lo de Gasol no tiene mérito... ¡pues sí!, el que es alto puede aprovechar esa ventaja, aunque no sea suficiente por sí sola (otros miden más que Gasol y no están donde él).

Ojo, soy un defensor de la capacidad de cualquier persona de superarse, de auto-modificarse. Pero seguramente existen unos límites: si has nacido rancio o débil de carácter puede que sea difícil que llegues a destacar por lo contrario, pero puedes pulirte para que esos defectos no te lastren irremisiblemente. Danny de Vito nunca hizo papeles de galán en el cine, pero sacó sus mejores armas y se hizo un hueco importante en el celuloide. Hoy en día, además, todos podemos mejorar nuestro físico (hasta cierto punto, claro) al igual que el antipático puede mejorar su actitud (sin llegar a convertirse en la chispa de las fiestas) o el torpe puede practicar más para compensar.

Por tanto, si naciste con un físico agraciado y lo utilizas como herramienta para conseguir tus metas (obviamente, dentro de tu escala de valores), haces bien, y tienes tanto mérito como el que es inteligente y llega a ser una eminencia de las ciencias o quien tiene una gran voz y triunfa en la canción. Al fin y al cabo se trata de eso, de que saques partido a tus ventajas, a tus puntos fuertes. Y en este caso, hazlo pronto pues es efímero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo, y ¿mis circunstancias?

A veces, es bueno poner las cosas en su contexto, y compararse antes de quejarse. Un ejemplo, mi vida comparada con la de otra persona real, con la que tengo mucho paralelismo:

- PERSONAJE X: 
Nació en una familia de cinco hermanos y un único sueldo en casa. Por ello, siempre estaban achuchados de dinero y nunca disfrutó de los privilegios que otros tuvieron (buenos colegios, estudios en el extranjero, posibilidad de negocio con capital familiar...)Por un accidente, perdió la posibilidad de seguir estudiando la carrera que había comenzadoSe metió en un negocio de multinivel que le desenfocó durante años de otras posibles oportunidades de negocio o emprendimientoSe casó, pero a los 5 años se separó teniendo que quedarse al cargo de sus dos hijas solo. Como además estaba en bancarrota financiera mantenía un pluriempleo, y su vida se limitaga a trabajar y cuidar de sus hijosMontó con un amigo un negocio que resultó ruinoso y en el que él prácticamente tenía que hacerlo todo porque su soci…

El secreto de mi madre en las relaciones personales

Mi madre, Teresa Fábregas, fue una persona de esas que hay pocas, poquísimas. Hace varios años que ha muerto y puedo decir con orgullo que jamás, absolutamente nunca, he sabido de alguien que haya vertido alguna crítica negativa hacia ella. Impresionante. Nunca he visto nada igual. Sin embargo, cuando estaba viva creo que no le demostré suficientemente lo especial que la consideraba. Bueno, eso es otra historia y será contada en otra ocasión...

El caso es que cada vez que encuentro a alguna persona que la conoció, invariablemente acabamos hablando de ella y aflora alguna lágrima sincera porque la echan de menos. Y me sigue ocurriendo ahora que hace ya más de 4 años de ello que nos dejó. Y es algo  espontáneo, en familiares y amigos y en personas  que apenas (o nada) me conocen, pero necesitan expresar su amor y agradecimiento hacia ella.

Y ¿cuál era el secreto de mi madre para ser tan apreciada por todo el mundo? Nunca la oías dar grandes charlas, ni alzarse como líder de nada, ni esg…

Wikileaks y la transparencia en internet

La verdad es que a estas alturas ya suena pasado de moda hablar de Wikileaks, pero lo que ocurre es que he tenido sentimientos encontrados sobre esto. Por una parte, veo genial la apertura de información pero por otra le veo pegas. En el caso de Wikileaks veo diferentes puntos negros (por qué no se lo ha mandado a todos los medios, por qué lo "dosifica", etc.) que me frenan a considerar a Assange como un héroe.

Pero al margen de Wikileaks, cuando hablamos de que todo sea público me surgen dudas.

Ventajas: que todo sea público es fenomenal, porque si todos tenemos la sensación de que en algún momento lo que hagamos se puede "airear" seguramente nuestro comportamiento será más correcto. ¿Cómo actuarías si todo el mundo te estuviera mirando siempre? Destapar desfalcos, engaños, fraudes, crímenes,... y encima democratizar la información para que esté al alcance de todo el mundo. Suena bien, ¿no?

Inconvenientes: el que todo sea público puede ocasionar realmente un problem…