Ir al contenido principal

Privacidad: ¡cuidado con el ogro!

Recuerdo como era Internet a mediados de los 90. Entonces todo era anónimo (aparte de lentíiiisimo). Es más, recuerdo a los expertos en el tema años, ya a finales de los 90, recomendando mentir por norma en Internet. Todo era miedo, reserva, anonimato. Pero aparecieron las redes sociales, especialmente MySpace, que le dieron la vuelta a todo: la gente se exponía absolutamente, sin reservas, sin recato, sin vergüenza.  Yo alucinaba de lo exhibicionistas que eran estos yankies. Mostraban fotos íntimas, se hablaba de los gustos, las relaciones,... TODO. A partir de ahí, lo que conocemos: en Facebook, Twitter, Tuent, e infinidad de redes más, se comparte tantísima información sobre las personas que a veces descubres más de tus amigos en internet que charlando con ellos. Sin necesidad de ir más lejos, en nuestros portales, facilisimo.com, hace años que los foreros, y sobre todo las foreras, muestran las fotos de sus casas, mascotas, hijos, etc. sin ningún problema. Y todos tan felices, porque cada uno llega hasta donde quiere, enseña lo que quiere enseñar.


Pero entonces se empieza a hablar de los datos, de la privacidad, de lo malísimos que son los proveedores web por vulnerar los principios básicos de las personas. Ahora se suman las quejas al GoogleMovil, que va fotografiando las calles del mundo. Francamente, me parece sensacional lo que ofrece Street View. Es una pasada el buscar una calle y verla como es en realidad. Pero ocurre que ¡se levantan los gobiernos contra esta amenaza contra la intimidad!... pero vamos a ver, ¿se ha metido el cochecito en tu casa a hacer fotos? No, en Street View sólo ves lo mismo que se podrías ver paseando por esa calle, al menos si lo hubieras hecho el mismo día que ellos. Si tú haces una foto por la calle y la subes a cualquier foro, no hay problema. Si lo hace Google, es fatal. Como en otras ocasiones, no soy un fan incondicional de Google ni de nadie, pero si soy un anti-fan incondicional de la estupidez, por mucho que se disfrace de derechos humanos o que se apoye desde mil y un estamentos.


En definitiva, no, no me preocupa que Google o Microsoft hagan fotos por mi calle. Es más, no me preocupa que pongan en esas mismas calles cámaras que graben todo lo que ocurre, porque en un sitio público sólo hago lo que no me importa que los demás vean. Y, desde luego, no tengo problema con las privacidades de las redes sociales, porque yo decido qué, cuándo y con quién comparto mis cosas. Así que dejad, por favor, de encizañar a la gente, de predisponer contra los proveedores de Internet, de crear desconfianza y de intentar que las personas en su ignorancia vuelvan a cerrarse y a tener una vía de comunicación unidireccional que los haga mucho más manejables que si se hablan, se lo cuentan todo.

Comentarios

  1. Me encanta exponerme y no me obliga nadie. Respeto a quien prefiere la privacidad, pero ningun gobierno me tiene que proteger, gracias

    ResponderEliminar
  2. Bicholevantacejas28 de mayo de 2010, 8:31

    Es que de vez en cuando les mola ser más papistas que el Papa... en fin, lo que tu dices, lo que quiero que se vea lo comparto y lo que no ya me ocupo de que no salga, está claro. Muy buena la reflexión :)

    ResponderEliminar
  3. yo traduje en un blog que actualizaba hasta hace 1 año un post sobre cómo configurar la privacidad de FB hace 2 años, más o menos. A día de hoy sigue escribiendo gente en ese post preguntando por cosas que a día de hoy NO se pueden hacer, y que no puedes evitar publicar. Por ejemplo: tu lista de amigos. Lo más tonto, ya ves. Pero es pública, y tu no tienes poder de decidir si quieres que tus contactos vean a quién tienes añadido. Por supuesto esos comentarios que publiqué ya están completamente obsoletos y no porque haya mejorado sino más bien todo lo contrario. Ahora tienes menos posibilidades de ocultar o no compartir cosas que nunca.

    Y hablando del googlemovil, las denuncias no fueron por las fotos sino porque tomaba datos de todas las wifis que iba capturando. De las cerradas los pocos que pueda coger, y de las abiertas supongo que hasta datos del tráfico que se estaba produciendo en ese momento.

    Lo cierto es que es completamente lícito que a ti no te importe. Pero también que haya gente que se preocupe. Al fin y al cabo de lo que se trata no es de si alguien ve tu foto de aquella fiesta en la que estabas pedo sino de que hay empresas haciendo negocio a partir de tus datos privados. Y tu lista de amigos creo que es un dato privado (por ejemplo).

    ResponderEliminar
  4. Ya, Thenine, estoy en parte de acuerdo contigo, pero la historia es que FB es como es, y el que no quiera aceptar esas reglas, no se mete y punto. Twitter tiene las suyas, Linkedin las suyas,... Yo no soy de los que más "expone" y me reservo muchas cosas, pero cada cual que haga lo que quiera. Respecto a los datos que captura Google o quien sea, es algo que continuamente vamos a ver. Desde el momento que las webs nos meten cookies ya estamos cediendo parte de nuestra privacidad, pero a cambio a mí me gusta que mi navegación sea lo más personalizada a mí que pueda. Lo dicho, cada cual elige qué datos comparte, si cierra o no su wifi, si admite cookies o si participa en ciertas redes. No quiero que ningún gobierno vete por mí, quiero ser yo el que decida qué y a quién compartir.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo. Yo aplico lo del término medio, ni exponer todo ni ser un paranoico. Yo sí soy fan de Google y me encanta el Street View. ¡Viva google maps y la madre que lo parió! ;-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

Cómo evoluciona el lenguaje

Desde que existen, las diferentes lenguas (idiomas, no el órgano bucal;-) ) han ido evolucionando a través de dos motores:

- El primero de ellos es la innovación. Los cambios en las sociedades obligan a crear nuevos términos y nuevas formas de expresarse. Últimamente esto es aún más pronunciado debido al aluvión tecnológico que estamos viviendo, que obliga a generar una gran cantidad de palabras casi a diario. En estos casos, muchas veces se adoptan los términos que se crean en el idioma iniciador (la mayor parte de las veces en inglés). Me parece lógico cuando no existe un equivalente en el idioma de cada cual, pero en nuestro caso me parece un poco triste (o mucho) el que vayamos poco a poco fusilando el español a base de implementar palabras inglesas que, eso sí, suenan muchísimo más “cool”.

-La segunda forma de evolución idiomática es la “vulgarización”. Por incultura, se usan las palabras inadecuadas o se pronuncian mal y, cuando hay un número suficiente de incultos, la nueva pal…