Ir al contenido principal

Huelgas, piquetes y otras demencias

Me reconozco abiertamente anti-huelga. Siempre me ha parecido mal que cuando uno tiene un problema haga víctima a los demás de él. Pero no a los causantes del problema, sino al resto de los ciudadanos. No pasa nada, claro, porque hoy por ti, mañana por mí: hoy te jorobo yo sin poder coger el Metro y mañana tú te pudres en urgencias porque hay huelga de Sanidad.

Siempre recordaré cuando, allá por 1988, sí el siglo pasado, hubo una huelga general. En aquella época trabajaba en una entidad bancaria y vi cómo los sindicatos negociaban con las patronales tranquilamente, sospechosamente tranquilos. Al final, se convocó la huelga. Las empresas se ahorraron un día de sueldo de un montón de personas y todos tan contentos. Y recuerdo cómo vinieron a media mañana los piquetes a llamar a nuestra puerta, porque nosotros habíamos decidido no hacer la huelga. Nos obligaron a cerrar. Obviamente, yo estaba muchísimo más cabreado con los piquetes que con la empresa o el Gobierno, porque me violaron (ya que me obligaron con la violencia), me forzaron a hacer algo contra mi voluntad. Y recuerdo cómo los mismos descerebrados del piquete se metían en el bar de al lado a atiborrarse de "sol y sombras". Eso sí, una vez lleno el depósito también obligaban a cerrar el bar (¡!). Y aún más grave fue que un par de días después había convocada una huelga de Renfe. Pues bien, a un conductor que no quiso poner en marcha el tren lo medio lincharon. Y apostaría el cuello (bueno, un zapato, por si acaso) que algunos de los "linchadores" que tanto se enfadaron con el conductor por hacer su huelga son los que días antes linchaban también, arropados por el piquete, a quienes no querían secundar la huelga general. O sea, unos animales, tiranos, terroristas.

En fin, que no entiendo las huelgas. ¿Te imaginas que cada vez que discuta con mi mujer boicotee el ascensor de mi edificio como protesta?, ¿o que si tengo un problema con Hacienda empiece a tirar bolsas de basura a la calle? Suena estúpido. Lo es. Y porque algo lo haga mucha gente, no deja de ser estúpido. Está claro que a veces el trabajador tiene que presionar a la empresa, pero siempre siguiendo unas pautas: no perjudicar a quien no tiene nada que ver, no hacer el "canelo" y encima beneficiar al supuesto enemigo al regalarle un día de sueldo, no seguir ciegamente lo que los sindicatos (con todos mis respetos, de los que me fío aún menos que del Gobierno) y, lo más importante, no imponer tu criterio a quien no quiere secundar la huelga. nada justifica la violencia ni pisotear los derechos de los demás. Nada. Por mucho que te escudes en la "masa" (sí, encima con cobardía).

Hoy en día existen infinidad de maneras de ejercer presión mediática, aparte de que las huelga son mejor a la japonesa. Una huelga de Metro que dejara sin cobrar a nadie haría más daño. Una huelga en una panificadora basada en fabricar cantidades ingentes de pan genera más presión y no perjudica al inocente. Una "revuelta" en internet, con acciones llamativas, hará mucho más ruido que una huelga, a las que ya estamos inmunizados.
En fin, a ver si al menos el fútbol, como dibujó el gran Forges, nos quita un poco de tensión.

Entradas populares de este blog

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…