Ir al contenido principal

Internet, menores y control parental


La verdad es que he visto muchas recomendaciones últimamente acerca del peligro de internet para los menores, especialmente en verano cuando están solos muchas horas al día. En estas recomendaciones se suele abundar en los programas de control parental que impiden a los chicos entrar en determinadas páginas. La verdad es que entiendo la tentación, pero creo que es una manera equivocada de plantearlo. Igual que no podemos prohibir que hablen en la calle con determinadas personas ni que telefoneen o sean telefoneados por ciertos individuos, no podemos impedir que nuestros hijos entren en las páginas que quieran: si no lo hacen en casa lo harán en otro lugar. Sí que creo en establecer ciertas normas respecto al tiempo que deben pasar delante de la pantalla, pero el resto debería "implantarse" a través de la educación y el ejemplo. Por cierto, cuando hablo de menores me refiero a adolescentes. Si se trata de niños, entonces sí que pienso que su navegación debería ser supervisada continuamente.

Si tus hijos tienen claros los valores y los principios fundamentales, estarán preparados para defenderse ante "ataques" cibernéticos al igual que de cualquier otra influencia que le pueda llegar: de compañeros de clase, desconocidos, televisión, teléfono, etc. No existe ninguna garantía al 100% de que vamos a inmunizarles, pero debemos construir sobre los principios. Igual que no puedo atar a mis hijas para que no crucen la calle sin mirar ni puedo poner 1.001 candados en casa para impedir que accedan a productos peligrosos, no les puedo prohibir entrar en ciertas páginas o ser víctimas de prácticas peligrosas de internet.

En definitiva, la actuación en internet para mí no se diferencia de la del resto de la vida: espero que mis hijas tengan el suficiente buen criterio como para saber discernir lo bueno y lo malo y (eso sí) estaré atento a las señales que me puedan hacer pensar que se están desviando. Una vez que tengo claro esto, estoy totalmente preparado para actuar cuando hagan lo "incorrecto" (porque claro que lo harán alguna vez, !!son humanas!!) e intentar redirigirlas.

Siempre se ha dicho que mejor enseñar a pescar que dar un pez. En la educación es más necesario que en ninguna otra faceta: nuestros hijos son frágiles, influenciables y, a la vez, pasan por etapas de rebeldía en las que algo les incita automáticamente a saltarse cualquier prohibición que les podamos imponer. Y, ojo, no hablo de que todo esté permitido, hablo de que pongamos normas pero en estas normas no debemos incluir el veto de navegación en internet pues el resultado es contraproducente.

Comentarios

  1. Hola!!! Soy Android-rom man... no viene al caso del post, pero te informo, que añadas el .com al enlace que tienes en la barra de la izquierda a twitter porque si no, quizás no funcione... :)

    ResponderEliminar
  2. jjajjaj, vale rectificado, !!GRACIAS!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

El secreto de mi madre en las relaciones personales

Mi madre, Teresa Fábregas, fue una persona de esas que hay pocas, poquísimas. Hace varios años que ha muerto y puedo decir con orgullo que jamás, absolutamente nunca, he sabido de alguien que haya vertido alguna crítica negativa hacia ella. Impresionante. Nunca he visto nada igual. Sin embargo, cuando estaba viva creo que no le demostré suficientemente lo especial que la consideraba. Bueno, eso es otra historia y será contada en otra ocasión...

El caso es que cada vez que encuentro a alguna persona que la conoció, invariablemente acabamos hablando de ella y aflora alguna lágrima sincera porque la echan de menos. Y me sigue ocurriendo ahora que hace ya más de 4 años de ello que nos dejó. Y es algo  espontáneo, en familiares y amigos y en personas  que apenas (o nada) me conocen, pero necesitan expresar su amor y agradecimiento hacia ella.

Y ¿cuál era el secreto de mi madre para ser tan apreciada por todo el mundo? Nunca la oías dar grandes charlas, ni alzarse como líder de nada, ni esg…

Yo, y ¿mis circunstancias?

A veces, es bueno poner las cosas en su contexto, y compararse antes de quejarse. Un ejemplo, mi vida comparada con la de otra persona real, con la que tengo mucho paralelismo:

- PERSONAJE X: 
Nació en una familia de cinco hermanos y un único sueldo en casa. Por ello, siempre estaban achuchados de dinero y nunca disfrutó de los privilegios que otros tuvieron (buenos colegios, estudios en el extranjero, posibilidad de negocio con capital familiar...)Por un accidente, perdió la posibilidad de seguir estudiando la carrera que había comenzadoSe metió en un negocio de multinivel que le desenfocó durante años de otras posibles oportunidades de negocio o emprendimientoSe casó, pero a los 5 años se separó teniendo que quedarse al cargo de sus dos hijas solo. Como además estaba en bancarrota financiera mantenía un pluriempleo, y su vida se limitaga a trabajar y cuidar de sus hijosMontó con un amigo un negocio que resultó ruinoso y en el que él prácticamente tenía que hacerlo todo porque su soci…