Ir al contenido principal

Arreglarlo TODO, está en mi mano. Y en la tuya

¡Las cosas van mal, y la culpa la tienen los demás!

Qué a gusto se queda uno, ¿verdad? Yo no soy responsable. ¡Qué descanso! Sin embargo, cada día veo cómo entre todos dilapidamos las arcas públicas tanto como los inútiles que nos gobiernan. Cada vez que alguien tira un papel al suelo provoca un perjuicio a todos. Cada vez que alguien va al médico sin necesidad real provoca un gasto a todos. Cada vez que alguien se escaquea en su trabajo (especialmente si es funcionario) provoca un gasto a todos. Cada botellón que deja todo lleno de mierda desperdicios, pintada o acto incívico genera un tremendo desgaste a las arcas públicas y, en definitiva, al bolsillo de todos. Hay mucho más: los excesos en tabaco, comida, accidentes por imprudencias, etc. Todo eso, a la larga, cuesta dinero. Mucho.

El que se vean estas actitudes como algo normal, no justifica el que lo hagamos. Tampoco el decir que gracias a que ensuciamos se da trabajo a los limpiadores. No, eso no es mover la economía. Generar riqueza es crear valor, no ser una carga.

¿Imaginas que cambiáramos radicalmente todos estos hábitos? Viviríamos muchísimo mejor. Tendríamos todo más limpio sin el gasto añadido. Tendríamos una sanidad de más calidad. Y la economía iría mucho mejor.

No, no eximo a nuestros gobernantes de su tarea: creo que es difícil hacerlo peor de lo que lo están haciendo. Lo que digo es que lo que cada uno de nosotros puede hacer, sumado, tendría un gran impacto y, lo más importante, está en nuestra mano, no depende de nadie más.

Comentarios

  1. Es fácil criticar pero difícil cambiar nuestros malos hábitos. Es verdad que cuando se trata de nosotros, parece que todo vale.

    ResponderEliminar
  2. Discrepo un poco Santi, es difícil cambiar malos hábitos que no dañen a nadie, pero es fácil cambiar los que dañan a algo o a alguien.
    Creo que es fácil hacer botellón y recoger las botellas (yo y todos mis amigos) lo hemos hecho, creo que es fácil no pintar en las paredes (sólo hay que no hacerlo), creo que es fácil no tirar un papel a la calla, con meterlo en el bolsillo y luego tirarlo o tirarlo a una papelera, no cuesta nada...

    Hay muchas cosas que con hacerlas un par de veces bien, ya nos parecen hábitos normales, lo que pasa es eso, es la mentalidad que tenemos, de que ya limpiará uno, que ya lo recogerá otro, o que para eso pago.. ni más ni menos.

    Una vez más, Juanra, aplaudo tu post y estoy de acuerdo en ello.

    Relacionado en parte con los que "nos gobiernan" esta mañana he vuelto a escuchar como cada día como uno de un partido político (me da igual, son todos iguales) le decía al otro "Es que ustedes no hacen esto" y le contesta "Ustedes cuando gobernaban, tampoco lo hicieron", entonces esto quiere decir: Cuando ustedes gobernaban, yo les metía caña con este tema, hice la promesa que yo lo "haria" pero ahora que gobierno, paso de hacerlo, usted me critica por esto y cuando cambien el gobierno otra vez, haremos lo contrario... En fin, un poco triste, muy triste, esto es la política actual y estos son los que gobiernan o quieren gobernar...

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, Dani. La teoría es sencilla, pero también es cierto que los hábitos son dificiles de cambiar. Lo ideal es que desde pequeños se trabajen desde la educación y (sobre todo) el ejemplo.

    En cuanto a los gobernantes (por llamarles de alguna manera) todos son iguales, tiran de histórico para decir "tú más" y con eso creen que cumplen. No se trata de hacer las cosas bien sino de demostrar que el otro lo hace fatal.

    ResponderEliminar
  4. Si pero que sería de este país sin esa gente, la culpa es de ellos pero también de la sociedad que les ha hecho ser así, hay que cambiar las cosas desde abajo, desde que son niños, eso lo tiene que hacer la sociedad, los padres, los profesores, todos en definitiva

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

¡Rápido, comparte, retuitea, whatsappéalo!

Hemos estado inmersos en campaña electoral, con todo lo que eso significa: un montón de políticos intentando tirar piedras contra cualquier tejado habido y por haber y un montón de fieles que lo hacen sin parar ni un minuto a pensar. Si una publicación habla bien de mi líder es cierta, si habla mal del enemigo, es cierta. Si el enemigo publica algo, rápidamente hay que contrarrestar.

Está claro que en mi caso la cosa es más fácil porque, como ya comenté, no soy de nadie, por lo que no me debo a nadie. Tengo mis propias ideas y no me veo obligado a defender ni atacar a nadie.


La prensa suele manipular la información, pero en este caso fue la manipulada, haciendo circular un supuesto photoshopeo en la portada de ABC

¿Un tuit? Compruébalo. Es facilísimo crear un falso pantallazo...
Pero lo peor de todo es cuando en ese afán defensor/atacante vemos como se promueven en redes sociales continuamente memes, pantallazos o noticias publicadas en veteasaberdóndesin comprobar si son o no ciertas. Da…