Ir al contenido principal

Y tú, ¿de quién (o qué) eres?

De pequeño fui una época del Atleti. Luego del Real Madrid. Luego pensé que teniendo en cuenta que los propios jugadores cambiaban de equipo según la oferta, no era muy lógico que yo fuera forofo de un equipo concreto, animando al jugador que el año siguiente iba a ser el "enemigo".







Luego me hice joven (y así me quedé  ;) ) y siempre me extrañó ver a los fan incondicionales de los grupos musicales.
A mí me encanta la música, y especialmente me gustaba el pop británico, pero en general me gusta casi todo. Hay grupos como Queen, U2 o Black Eyed Pies que especialmente me encantan, pero me es totalmente indiferente lo que dicen en sus canciones, cómo visten o cuáles son sus ideas. Es decir, no soy "de ellos", no sé si son majos o imbéciles ni sé quién se enrolla con quién. Sólo los escucho.


Creo que el viejo adagio marxista de que "la religión es el opio del pueblo" debería extenderse a "el sectarismo es el opio del pueblo", entendiendo por sectarismo cualquier muestra de fenómeno "fan" o afiliación incondicional. Me refiero a que veo a muchas personas (sí, tú quizás eres una de ellas...) que por el hecho de "ser" de un partido parece que todo lo que dice su líder es bueno, y lo de la oposición malísimo. Por ser de un equipo, tus jugadores son buenísimos y tus fueras de juego siempre mal pitados. Hasta el nacionalismo es otra forma de sectarismo. Por supuesto, ni hablo de los fanatismos religiosos, que son los que mayores daño causan.

En definitiva, me parece fenomenal tener ciertas simpatías por un fenómeno, sea político, religioso, deportivo, musical,..., pero no inviertas el proceso. Es decir, si piensas de una determinada manera es posible que encuentres que determinado partido encaja bastante contigo, pero nunca puede encajar al 100%. No puede ser que a partir de ahí sea al revés y sea ese partido el que determine tu forma de pensar. Habrá cosas con las que estés de acuerdo y otras con las que no, es inevitable... y sano. Si te gusta un equipo de fútbol, bien, pero no puede ser que a partir de ese momento todos los jugadores de ese equipo sean buenos y el resto malos, y los árbitros siempre se equivoquen en tu contra.

En fin, hazte un favor y mantén tu criterio por encima de tus afinidades, y nunca te traicionarás ni serás defraudado.

Comentarios

  1. Hola Juanra soy Fernando el hijo de tu primo Tomás tienes mucha razón mis amigos siempre dicen que a su equipo siempre le pitan en contra

    ResponderEliminar
  2. Hola FER!! Pues eso pasa, ¿verdad? siempre el árbitro pita en contra de su equipo... El problema es que eso no se queda en una cosa de los forofos, sino que las personas adultas lo aplican al fútbol, la religión, la política...

    ResponderEliminar
  3. Hola Juanra muchas gracias por responderme un saludo de la meseta norte.

    Felicidades a Alejandra que hoy era su cumple.

    Un saludo de FERRRR

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El Papa, los gastos, las críticas y la "contra" JMJ

Bueno, se ha hablado largo y tendido sobre la visita del Papa a Madrid. Lo cierto es que me ha pillado fuera de juego, de vacaciones, sin ver TV, sin siquiera una conexión 3G aceptable, por lo que me he enterado muy de refilón. Ahora, que he vuelto, veo que ha habido mucha polémica . Y la verdad, me huele raro. Creo que es bueno puntualizar que soy ateo . No, no es una proclama ni quiero apostolizar sobre ello, simplemente quiero borrar cualquier posible sospecha que pudieras tener acerca de mi objetividad al hablar de este tema: no me gustan las religiones en general , y mucho menos las Iglesias como entidades. Sí me gusta gran parte del mensaje que las religiones promueven, pero esta es otra historia de la que no quiero hablar ahora...

Yo, y ¿mis circunstancias?

A veces, es bueno poner las cosas en su contexto, y compararse antes de quejarse . Un ejemplo, mi vida comparada con la de otra persona real, con la que tengo mucho paralelismo: - PERSONAJE X:  Nació en una familia de cinco hermanos y un único sueldo en casa. Por ello, siempre estaban achuchados de dinero y nunca disfrutó de los privilegios que otros tuvieron (buenos colegios, estudios en el extranjero, posibilidad de negocio con capital familiar...) Por un accidente, perdió la posibilidad de seguir estudiando la carrera que había comenzado Se metió en un negocio de multinivel que le desenfocó durante años de otras posibles oportunidades de negocio o emprendimiento Se casó, pero a los 5 años se separó teniendo que quedarse al cargo de sus dos hijas solo. Como además estaba en bancarrota financiera mantenía un pluriempleo, y su vida se limitaga a trabajar y cuidar de sus hijos Montó con un amigo un negocio que resultó ruinoso y en el que él prácticamente tenía que hacerlo todo

Nadie es profeta en su tierra. ¿Aplicamos lo que enseñamos?

Muchas veces me he planteado por qué es tan cierta, habitualmente, la expresión de nadie es profeta en su tierra . Entiendo que muchas veces  las personas que más te conocen, que te han visto en todo tipo de situaciones (muchas de ellas ridículas), que saben todos tus defectos, esas personas es difícil que te vean como alguien extraordinario, si es que lo eres. Les ha pasado a artistas, científicos, deportistas... personas que siendo especiales no han tenido el respaldo de su gente, su ciudad, su país. Sin embargo, en el caso de quienes deciden, (o decidimos) con mayor o menor éxito, intentar evolucionar como personas, crecer cada día un poco, ser mejores en las relaciones con los demás, etc., a veces esa forma en que nos ven los más cercanos está totalmente justificada. ¿Por qué? Porque a veces (sólo a veces...), es precisamente con las personas más cercanas con las que más nos cuesta aplicar lo que tan fácilmente predicamos y enseñamos a otros. De hecho, cometemos en casa, con nue