Ir al contenido principal

¿Actitud? Aprendamos de Japón

Yo creo que quien más quien menos en estos días hemos comentado lo increíble que es la actitud de los japoneses ante uno de los mayores desastres que se recuerdan. Y creo que no nos deberíamos quedar en la mera anécdota de decir "estos japoneses son la leche". Podemos comentar como anécdota el ver cómo vienen de turismo con sus cámaras y sus sonrisas o cómo duermen en esos "nichos" tan peculiares. Pero ver de qué manera  tienen arraigados unos valores profundísimos que les permiten no caer en la vulgaridad en los peores momentos, es algo que me pone la carne de gallina.

Es muy fácil mantener la buena actitud cuando las cosas van bien. Tambíén es sencillo tener coraje y sangre fría cuando otra persona pasa por un problema (damos consejos y somos un poco "gurús") pero es igualmente fácil vernos caer en la histeria, la depresión, el desánimo, la pereza, la insolidaridad o el egoísmo (y a veces, precisamente esos "gurús de la actitud" son los primeros) al primer dolor de muelas, problema económico o desamor.

Los valores de los japoneses, muchos de ellos compartidos por los diferentes pueblos orientales, nos deberían servir de ejemplo, de modelo, para provocar un cambio drástico en nuestra cultura, en nuestra forma de pensar y, urgentemente, en la forma en que estamos educando (sobre todo con el ejemplo) a nuestros hijos.

Ver una nación literalmente resquebrajada, pero con los valores intactos, en donde no se propician los saqueos, en donde el heroísmo es simplemente lo que hay que hacer, en donde las circunstancias siempre están por debajo de la actitud, en donde la calma en los momentos de tensión hacen que el drama haya sido muchísimo menos dramático, nos debería hacer recapacitar, en serio. A veces lo nuestro parece una sociedad intacta con los valores resquebrajados.

Recuerdo como unos amigos que estuvieron en Japón en la época de la histeria de la Gripe A (por cierto, ¿qué fue de ella?) y allí vieron muchas personas con mascarilla por la calle. Comentaron este hecho con quien les guiaba por allí, un español bien conocedor de la cultura japonesa, y éste les confirmó que, en efecto, las llevaban por la posibilidad de la transmisión de la gripe. Pero no, no era por la posibilidad de ser contagiados, sino ¡¡por la de transmitirla!!. Quienes llevaban la máscara eran los que pensaban que podrían ser portadores del virus y, como lo más natural del mundo, hacían lo posible por no perjudicar a su prójimo.

En fin, gracias Japón por demostrar que el ser humano no es ese ser egoísta, a merced de las circunstancias y sin valores que en ocasiones podría parecer el modelo que nuestra sociedad occidental promueve.


Fotos de cedequack.files.wordpress.com y lanoticiasur.com.ar

Comentarios

  1. hola, a mi tambiénme han llamado la atención los valores de los japoneses, sobre todo en una situación tan adversa, pero por otra parte debido a la represión de sus emociones el indice de suicidios es mayor.
    Todas las culturas tienen su lado bueno y su lado no tan bueno
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, Lluvia, que no es oro todo lo que reluce, pero a mí me gusta fijarme en los valores y su capacidad de afrontar la adversidad. Está claro que en algunos casos fuerzan demasiado la máquina, pero han sido capaces de salir de perder una guerra mundial y convertirse en la 2ª potencia mundial, y ahora superarán esta crisis como nadie.

    ResponderEliminar
  3. Aquí hay mucho llorón, mucho depresivo, mucho pesado. Personas que tendrían que estar agradecidas de estar vivas y que no hacen más que quejarse por todo: el tiempo, el paro, las dolencias, los hijos, los padres...

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

Cómo evoluciona el lenguaje

Desde que existen, las diferentes lenguas (idiomas, no el órgano bucal;-) ) han ido evolucionando a través de dos motores:

- El primero de ellos es la innovación. Los cambios en las sociedades obligan a crear nuevos términos y nuevas formas de expresarse. Últimamente esto es aún más pronunciado debido al aluvión tecnológico que estamos viviendo, que obliga a generar una gran cantidad de palabras casi a diario. En estos casos, muchas veces se adoptan los términos que se crean en el idioma iniciador (la mayor parte de las veces en inglés). Me parece lógico cuando no existe un equivalente en el idioma de cada cual, pero en nuestro caso me parece un poco triste (o mucho) el que vayamos poco a poco fusilando el español a base de implementar palabras inglesas que, eso sí, suenan muchísimo más “cool”.

-La segunda forma de evolución idiomática es la “vulgarización”. Por incultura, se usan las palabras inadecuadas o se pronuncian mal y, cuando hay un número suficiente de incultos, la nueva pal…