Ir al contenido principal

Cómo NO utilizar los sitios de descuentos (Groupon, LetsBonus, etc) para tu negocio

Me reconozco como usuario premium ;)  todo lo que suene a descuento. Desde que comenzaron los Groupon, Let's Bonus, Grupalia, Ofertum, Mequedouno, etc. tengo un poco el síndrome del cutre y sólo quiero comprar con descuento. Bueno, es broma (un poco) pero es cierto que los he utilizado mucho.

Y ¿qué me he encontrado? Pues en algunos casos servicios excelentes, en otros normalito y en otros me han tratado francamente de forma cutre. Y estos últimos creo que cometen un error garrafal. Yo no obligo a nadie a contratar estos servicios de descuentos, pero si lo haces, que sea para sumar.

Si resulta que yo, como me ha ocurrido hoy, voy a un restaurante con mi chica con un bono por el que he pagado 29 € pero que se supone equivale a 60 €, me debes tratar como un cliente de 60 €, no como uno de 29 (que aunque fuera de 29 me deberías tratar bien). Al final el servicio apenas ha merecido los 29 € pagados y, ni que decir tiene, me habría parecido un atraco por 60.

¿Cree el dueño del restaurante que ha hecho buen negocio racaneándome la cena? Obviamente, lo primero que he hecho al salir es poner mi comentario y nota en 11870.com (por eso voy a salvarle de ser mencionado en este post) y a todo el que le hable será negativo. O sea, que han invertido en ¡marketing negativo!

Recuerdo el año pasado que compré unos cupones para hacer barranquismo en Cuenca. Al llamar me dijeron que al ser de Let's Bonus sólo podía ir los sábados por la mañana, porque "claro, no era lo mismo que un cliente normal".

Pues perdón, si lo haces, hazlo bien. Sí debes tratarme igual  que un cliente normal, o mejor porque me vas a crear la insustituible primera impresión. Nadie te obliga a ofrecer tu producto con descuento, pero debe ser el mismo producto porque si no no estás haciendo un descuento, sino una versión light de él (por cierto, en este caso Let'sBonus me reintegró lo pagado cuando les comuniqué este hecho, chapeau por ellos).

En definitiva, si tienes un negocio y te estás planteando realizar alguna promoción a través de cupones de descuento, me parece genial. Creo que puede ser una buena acción de marketing con poca inversión, pero no lo hagas pensando ganarle dinero a esos bonos, sino como un modo de generar imagen de tu negocio y, por supuesto, crear una corriente viral positiva que haga que el que compra tu producto hoy con el descuento mañana lo compre a su precio y además lo promueva.

Comentarios

  1. Este esta muy chulo y las ofertas son muy buenas, yo lo he usado un par de veces www.dooplan.com , saludos

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón Juanra. Si se usan mal, en vez de servir para promover sirven para cogerle manía a un sitio.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado tu opinión pero desconoces de los detalles de la contratación de un negocio con estas empresas, infórmate y verás cuanto vale realmente lo que compras, te sorprenderás.

    ResponderEliminar
  4. Sí, anónimo, sé que de lo que tú pagas, el negocio se lleva entre el50 y el 75%, dependiendo de qué plataforma. Es poco, de acuerdo, pero la cuestión es que nadie te obliga a utilizarlo, y si realizas una promoción que al final te genera un cliente insatisfecho, es mejor no hacer nada, ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno tu post, yo soy un usuario común de estos portales, sobretodo uso letsbonus y dooplan, sinceramente he tenido solo una mala experiencia como la tuya y estoy convencido de que como comentas muchos anunciantes no tienen ni idea del potencial de marketing viral que traen estos sitios. Un saludo Juanra y te seguiré leyendo!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Matías por tu comentario. Espero estemos en contacto

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

Cómo evoluciona el lenguaje

Desde que existen, las diferentes lenguas (idiomas, no el órgano bucal;-) ) han ido evolucionando a través de dos motores:

- El primero de ellos es la innovación. Los cambios en las sociedades obligan a crear nuevos términos y nuevas formas de expresarse. Últimamente esto es aún más pronunciado debido al aluvión tecnológico que estamos viviendo, que obliga a generar una gran cantidad de palabras casi a diario. En estos casos, muchas veces se adoptan los términos que se crean en el idioma iniciador (la mayor parte de las veces en inglés). Me parece lógico cuando no existe un equivalente en el idioma de cada cual, pero en nuestro caso me parece un poco triste (o mucho) el que vayamos poco a poco fusilando el español a base de implementar palabras inglesas que, eso sí, suenan muchísimo más “cool”.

-La segunda forma de evolución idiomática es la “vulgarización”. Por incultura, se usan las palabras inadecuadas o se pronuncian mal y, cuando hay un número suficiente de incultos, la nueva pal…