Ir al contenido principal

El Atlantis y las noticias que no lo eran

Hoy el mundo giró alrededor del último aterrizaje del Atlantis. Aunque fue uno de esos (muchos) días en los que ni siquiera me siento un minuto a ver la tele, por lo que vi en twitter, G+ e internet en general parecía que todos estábamos pendientes del dichoso aterrizaje.

Reconozco que en algunas cosas soy un completo ignorante. Antes de este memorable suceso, no tenía ni repajolera idea de si el Atlantis era un tranbordador o no, ni sabía si había un sólo transbordador espacial o cuarenta, ni que hubiera un "programa espacial de transbordadores" (ni, mucho menos, que  fuera la misión 135). Pero es que en una encuesta nada científica ni rigurosa realizada en mi entorno a casi todo el mundo le pasaba lo mismo.

Pues bien, por alguna mística razón de repente todo empieza a centrarse en este hecho, como si fuera el acontecimiento del siglo. El fin de una era. Aún lo entendería si fuera la última misión espacial tripulada o algo así, pero que los yankis decidan acabar con un programa de los muchos que tendrán en marcha no sé por qué nos afecta tanto.

Bueno, en realidad sí lo sé: nos afecta porque alguien decide que nos afecte. Las agencias de noticias, no sé si de motu proprio o dirigidas por un ente superior, nos endilgan lo que quieren que se convierta en actualidad, y a partir de ahí los medios de comunicación hacen lo fácil: replicar sin más, unirse al carro de la noticia candente, independientemente de que no le interese a nadie. Bueno, miento. A partir de ese momento ya le interesa a todo el mundo.

Ocurre continuamente: un vídeo que empieza a ser la noticia del día, un suceso sin relevancia especial que se convierte en el foco mediático, un encuentro deportivo (o deporte en general) que copa las audiencias...

Ya en su momento escribí algo similar sobre la bolsa, pero reconozco no dejar de sorprenderme de cómo estamos absolutamente mediatizados, cómo nuestras conversaciones están dirigidas, cómo incluso en las modernísimas Redes Sociales caemos en entrar al trapo que alguien nos pone.

¡Qué fácilones somos!

Entradas populares de este blog

Actitud en el trabajo: o tienes o no, No depende de tu empleo

Todas las mañanas suelo salir de casa entre 7 y 7:30. En invierno es de noche aún. Unos días llueve, otros días hace viento. Y casi siempre la veo. No sé cómo se llama. Es una chica joven (ya, para mí cualquiera con menos de 106 años lo es, pero ésta debe tener menos de 40). Es menuda, delgadita. No para, está concentradísima en su trabajo. Es barrendera. Barre la calle pero parecería que lo está haciendo con su casa y que la está preparando para una visita importante. Desprende una cantidad de energía tremenda. Se esfuerza en hacerlo bien. Y no, no creo que sea por miedo a que alguien esté supervisándola. Lo hace siempre. Es su forma de ser

Y es que cuando alguien tiene buena actitud, ni siquiera un trabajo de funcionario puede con él. Realmente esta chica debe de hacer el doble de trabajo que la mayoría de sus compañeros, pese a ganar lo mismo. Y alguien puede pensar ¡qué tonta! ¿Seguro? ¿Crees que por hacer el doble de trabajo se desgasta el doble, o se siente más cansada? No lo cre…

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

¿Te he hecho una foto? Pues ya es pública

Cada  día es más habitual ver personas publicando fotos de grupos de todo tipo en diferentes ocasiones. Yo, que suelo acudir a eventos de diferentes tipos (social media, bloggers, premios varios, presentaciones, etc.), entiendo que si poso para un photocall (cachis, no sé si hay equivalente en español) o para el fotógrafo del evento estoy autorizando tácitamente a que se publique luego. Lógico. Pero no hablo de esas fotos, hablo de las de amigos, compañero, familia... Se realizan fotos, como se ha hecho toda la vida, y alguien decide subirlas a su red social favorita sin preguntar al  resto si le importa o no. A mí, particularmente, me trae sin cuidado; no soy de los que publican cada cosa que hace, pero tampoco me preocupa que se sepa dónde he estado. Pero hay personas que prefieren guardar su intimidad, e incluso muchos de ellos que ni siquiera están en redes sociales. ¿Creéis que tenemos derecho a publicar sus fotos con todo lo que conlleva (que todo el mundo sepa dónde han estado,…