Ir al contenido principal

El Atlantis y las noticias que no lo eran

Hoy el mundo giró alrededor del último aterrizaje del Atlantis. Aunque fue uno de esos (muchos) días en los que ni siquiera me siento un minuto a ver la tele, por lo que vi en twitter, G+ e internet en general parecía que todos estábamos pendientes del dichoso aterrizaje.

Reconozco que en algunas cosas soy un completo ignorante. Antes de este memorable suceso, no tenía ni repajolera idea de si el Atlantis era un tranbordador o no, ni sabía si había un sólo transbordador espacial o cuarenta, ni que hubiera un "programa espacial de transbordadores" (ni, mucho menos, que  fuera la misión 135). Pero es que en una encuesta nada científica ni rigurosa realizada en mi entorno a casi todo el mundo le pasaba lo mismo.

Pues bien, por alguna mística razón de repente todo empieza a centrarse en este hecho, como si fuera el acontecimiento del siglo. El fin de una era. Aún lo entendería si fuera la última misión espacial tripulada o algo así, pero que los yankis decidan acabar con un programa de los muchos que tendrán en marcha no sé por qué nos afecta tanto.

Bueno, en realidad sí lo sé: nos afecta porque alguien decide que nos afecte. Las agencias de noticias, no sé si de motu proprio o dirigidas por un ente superior, nos endilgan lo que quieren que se convierta en actualidad, y a partir de ahí los medios de comunicación hacen lo fácil: replicar sin más, unirse al carro de la noticia candente, independientemente de que no le interese a nadie. Bueno, miento. A partir de ese momento ya le interesa a todo el mundo.

Ocurre continuamente: un vídeo que empieza a ser la noticia del día, un suceso sin relevancia especial que se convierte en el foco mediático, un encuentro deportivo (o deporte en general) que copa las audiencias...

Ya en su momento escribí algo similar sobre la bolsa, pero reconozco no dejar de sorprenderme de cómo estamos absolutamente mediatizados, cómo nuestras conversaciones están dirigidas, cómo incluso en las modernísimas Redes Sociales caemos en entrar al trapo que alguien nos pone.

¡Qué fácilones somos!

Comentarios

  1. Huy, pues tengo que reconocer que yo fui una de esas que estuve pegada a la tele viendo el acontecimiento, pero tienes toda la razón: lo hice porque me lo metieron hasta en la sopa, pero en realidad no sabía ni si había transbordadores o no

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

Yo, y ¿mis circunstancias?

A veces, es bueno poner las cosas en su contexto, y compararse antes de quejarse. Un ejemplo, mi vida comparada con la de otra persona real, con la que tengo mucho paralelismo:

- PERSONAJE X: 
Nació en una familia de cinco hermanos y un único sueldo en casa. Por ello, siempre estaban achuchados de dinero y nunca disfrutó de los privilegios que otros tuvieron (buenos colegios, estudios en el extranjero, posibilidad de negocio con capital familiar...)Por un accidente, perdió la posibilidad de seguir estudiando la carrera que había comenzadoSe metió en un negocio de multinivel que le desenfocó durante años de otras posibles oportunidades de negocio o emprendimientoSe casó, pero a los 5 años se separó teniendo que quedarse al cargo de sus dos hijas solo. Como además estaba en bancarrota financiera mantenía un pluriempleo, y su vida se limitaga a trabajar y cuidar de sus hijosMontó con un amigo un negocio que resultó ruinoso y en el que él prácticamente tenía que hacerlo todo porque su soci…