Ir al contenido principal

El Atlantis y las noticias que no lo eran

Hoy el mundo giró alrededor del último aterrizaje del Atlantis. Aunque fue uno de esos (muchos) días en los que ni siquiera me siento un minuto a ver la tele, por lo que vi en twitter, G+ e internet en general parecía que todos estábamos pendientes del dichoso aterrizaje.

Reconozco que en algunas cosas soy un completo ignorante. Antes de este memorable suceso, no tenía ni repajolera idea de si el Atlantis era un tranbordador o no, ni sabía si había un sólo transbordador espacial o cuarenta, ni que hubiera un "programa espacial de transbordadores" (ni, mucho menos, que  fuera la misión 135). Pero es que en una encuesta nada científica ni rigurosa realizada en mi entorno a casi todo el mundo le pasaba lo mismo.

Pues bien, por alguna mística razón de repente todo empieza a centrarse en este hecho, como si fuera el acontecimiento del siglo. El fin de una era. Aún lo entendería si fuera la última misión espacial tripulada o algo así, pero que los yankis decidan acabar con un programa de los muchos que tendrán en marcha no sé por qué nos afecta tanto.

Bueno, en realidad sí lo sé: nos afecta porque alguien decide que nos afecte. Las agencias de noticias, no sé si de motu proprio o dirigidas por un ente superior, nos endilgan lo que quieren que se convierta en actualidad, y a partir de ahí los medios de comunicación hacen lo fácil: replicar sin más, unirse al carro de la noticia candente, independientemente de que no le interese a nadie. Bueno, miento. A partir de ese momento ya le interesa a todo el mundo.

Ocurre continuamente: un vídeo que empieza a ser la noticia del día, un suceso sin relevancia especial que se convierte en el foco mediático, un encuentro deportivo (o deporte en general) que copa las audiencias...

Ya en su momento escribí algo similar sobre la bolsa, pero reconozco no dejar de sorprenderme de cómo estamos absolutamente mediatizados, cómo nuestras conversaciones están dirigidas, cómo incluso en las modernísimas Redes Sociales caemos en entrar al trapo que alguien nos pone.

¡Qué fácilones somos!

Comentarios

  1. Huy, pues tengo que reconocer que yo fui una de esas que estuve pegada a la tele viendo el acontecimiento, pero tienes toda la razón: lo hice porque me lo metieron hasta en la sopa, pero en realidad no sabía ni si había transbordadores o no

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El Papa, los gastos, las críticas y la "contra" JMJ

Bueno, se ha hablado largo y tendido sobre la visita del Papa a Madrid. Lo cierto es que me ha pillado fuera de juego, de vacaciones, sin ver TV, sin siquiera una conexión 3G aceptable, por lo que me he enterado muy de refilón. Ahora, que he vuelto, veo que ha habido mucha polémica . Y la verdad, me huele raro. Creo que es bueno puntualizar que soy ateo . No, no es una proclama ni quiero apostolizar sobre ello, simplemente quiero borrar cualquier posible sospecha que pudieras tener acerca de mi objetividad al hablar de este tema: no me gustan las religiones en general , y mucho menos las Iglesias como entidades. Sí me gusta gran parte del mensaje que las religiones promueven, pero esta es otra historia de la que no quiero hablar ahora...

Yo, y ¿mis circunstancias?

A veces, es bueno poner las cosas en su contexto, y compararse antes de quejarse . Un ejemplo, mi vida comparada con la de otra persona real, con la que tengo mucho paralelismo: - PERSONAJE X:  Nació en una familia de cinco hermanos y un único sueldo en casa. Por ello, siempre estaban achuchados de dinero y nunca disfrutó de los privilegios que otros tuvieron (buenos colegios, estudios en el extranjero, posibilidad de negocio con capital familiar...) Por un accidente, perdió la posibilidad de seguir estudiando la carrera que había comenzado Se metió en un negocio de multinivel que le desenfocó durante años de otras posibles oportunidades de negocio o emprendimiento Se casó, pero a los 5 años se separó teniendo que quedarse al cargo de sus dos hijas solo. Como además estaba en bancarrota financiera mantenía un pluriempleo, y su vida se limitaga a trabajar y cuidar de sus hijos Montó con un amigo un negocio que resultó ruinoso y en el que él prácticamente tenía que hacerlo todo

Nadie es profeta en su tierra. ¿Aplicamos lo que enseñamos?

Muchas veces me he planteado por qué es tan cierta, habitualmente, la expresión de nadie es profeta en su tierra . Entiendo que muchas veces  las personas que más te conocen, que te han visto en todo tipo de situaciones (muchas de ellas ridículas), que saben todos tus defectos, esas personas es difícil que te vean como alguien extraordinario, si es que lo eres. Les ha pasado a artistas, científicos, deportistas... personas que siendo especiales no han tenido el respaldo de su gente, su ciudad, su país. Sin embargo, en el caso de quienes deciden, (o decidimos) con mayor o menor éxito, intentar evolucionar como personas, crecer cada día un poco, ser mejores en las relaciones con los demás, etc., a veces esa forma en que nos ven los más cercanos está totalmente justificada. ¿Por qué? Porque a veces (sólo a veces...), es precisamente con las personas más cercanas con las que más nos cuesta aplicar lo que tan fácilmente predicamos y enseñamos a otros. De hecho, cometemos en casa, con nue