Ir al contenido principal

El fin del mundo

De repente, pof.
-
-
-
-
Así de sencillo, se acabó.

Y así será.
Cuando veo la pequeñez, la tremendísima minusculez, de nuestro planeta y, por ende, de toda la humanidad me pregunto cómo a veces podemos tener esa prepotencia de la que hacemos gala. El ser humano es un organismo que apareció en un momento dado dentro de la infinitud del Universo, y que desaparecerá en cualquier momento, sin grandes aspavientos, simplemente porque "toca", igual que apareció. Si miramos el movimiento molecular y atómico de cualquier cuerpo, en el que continuamente aparecen y desaparecen elementos, chocan, se unen se separan, cambian de posición,... no tenemos más que llevar este modelo a nuestro tamaño.


Para el Universo, la tierra es algo muchísimo más pequeño que para nosotros un átomo. Lo único que ocurre es que la velocidad a la que nosotros apreciamos que ocurren las cosas es "lenta", pero claro, eso es sólo una apreciación. Si viéramos los últimos millones de años a cámara súper rápida veríamos un jaleo de movimientos, de choques, de estrellas que se crean, de estrellas que desaparecen, de agujeros negros que se tragan galaxias enteras,... Visto a esa velocidad, lógicamente ni se apreciaría la existencia de la vida humana, sería un pequeño incidente con una duración infinitesimal que no afecta en nada al conjunto.

Y alguien puede pensar que esto es deprimente. No, esto es real y, al igual que la temporalidad de la vida, nos da sentido y valor. Es siendo así, tan corta la cosa, y aún desperdiciamos el tiempo, imagina si fuéramos inmortales: ¡qué aburrimiento!

El ver a la humanidad como un suceso sin importancia dentro de lo que significa  el Universo nos sirve de cura de humildad y nos abre a aprender más y enseñar menos, a tener menos ansias dominadoras y evangelizadoras, a mostrar más interés en disfrutar cada momento, a intentar hacer un poco más felices a los que, casualmente, les ha tocado estar cerca de nosotros en este tránsito tan corto llamado vida.

Por tanto, qué feliz me encuentro por ser tan pequeño, tan limitado, ten efímero.

Entradas populares de este blog

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…