Ir al contenido principal

El fin del mundo

De repente, pof.
-
-
-
-
Así de sencillo, se acabó.

Y así será.
Cuando veo la pequeñez, la tremendísima minusculez, de nuestro planeta y, por ende, de toda la humanidad me pregunto cómo a veces podemos tener esa prepotencia de la que hacemos gala. El ser humano es un organismo que apareció en un momento dado dentro de la infinitud del Universo, y que desaparecerá en cualquier momento, sin grandes aspavientos, simplemente porque "toca", igual que apareció. Si miramos el movimiento molecular y atómico de cualquier cuerpo, en el que continuamente aparecen y desaparecen elementos, chocan, se unen se separan, cambian de posición,... no tenemos más que llevar este modelo a nuestro tamaño.


Para el Universo, la tierra es algo muchísimo más pequeño que para nosotros un átomo. Lo único que ocurre es que la velocidad a la que nosotros apreciamos que ocurren las cosas es "lenta", pero claro, eso es sólo una apreciación. Si viéramos los últimos millones de años a cámara súper rápida veríamos un jaleo de movimientos, de choques, de estrellas que se crean, de estrellas que desaparecen, de agujeros negros que se tragan galaxias enteras,... Visto a esa velocidad, lógicamente ni se apreciaría la existencia de la vida humana, sería un pequeño incidente con una duración infinitesimal que no afecta en nada al conjunto.

Y alguien puede pensar que esto es deprimente. No, esto es real y, al igual que la temporalidad de la vida, nos da sentido y valor. Es siendo así, tan corta la cosa, y aún desperdiciamos el tiempo, imagina si fuéramos inmortales: ¡qué aburrimiento!

El ver a la humanidad como un suceso sin importancia dentro de lo que significa  el Universo nos sirve de cura de humildad y nos abre a aprender más y enseñar menos, a tener menos ansias dominadoras y evangelizadoras, a mostrar más interés en disfrutar cada momento, a intentar hacer un poco más felices a los que, casualmente, les ha tocado estar cerca de nosotros en este tránsito tan corto llamado vida.

Por tanto, qué feliz me encuentro por ser tan pequeño, tan limitado, ten efímero.

Entradas populares de este blog

Actitud en el trabajo: o tienes o no, No depende de tu empleo

Todas las mañanas suelo salir de casa entre 7 y 7:30. En invierno es de noche aún. Unos días llueve, otros días hace viento. Y casi siempre la veo. No sé cómo se llama. Es una chica joven (ya, para mí cualquiera con menos de 106 años lo es, pero ésta debe tener menos de 40). Es menuda, delgadita. No para, está concentradísima en su trabajo. Es barrendera. Barre la calle pero parecería que lo está haciendo con su casa y que la está preparando para una visita importante. Desprende una cantidad de energía tremenda. Se esfuerza en hacerlo bien. Y no, no creo que sea por miedo a que alguien esté supervisándola. Lo hace siempre. Es su forma de ser

Y es que cuando alguien tiene buena actitud, ni siquiera un trabajo de funcionario puede con él. Realmente esta chica debe de hacer el doble de trabajo que la mayoría de sus compañeros, pese a ganar lo mismo. Y alguien puede pensar ¡qué tonta! ¿Seguro? ¿Crees que por hacer el doble de trabajo se desgasta el doble, o se siente más cansada? No lo cre…

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

¿Te he hecho una foto? Pues ya es pública

Cada  día es más habitual ver personas publicando fotos de grupos de todo tipo en diferentes ocasiones. Yo, que suelo acudir a eventos de diferentes tipos (social media, bloggers, premios varios, presentaciones, etc.), entiendo que si poso para un photocall (cachis, no sé si hay equivalente en español) o para el fotógrafo del evento estoy autorizando tácitamente a que se publique luego. Lógico. Pero no hablo de esas fotos, hablo de las de amigos, compañero, familia... Se realizan fotos, como se ha hecho toda la vida, y alguien decide subirlas a su red social favorita sin preguntar al  resto si le importa o no. A mí, particularmente, me trae sin cuidado; no soy de los que publican cada cosa que hace, pero tampoco me preocupa que se sepa dónde he estado. Pero hay personas que prefieren guardar su intimidad, e incluso muchos de ellos que ni siquiera están en redes sociales. ¿Creéis que tenemos derecho a publicar sus fotos con todo lo que conlleva (que todo el mundo sepa dónde han estado,…