Ir al contenido principal

iPhone 4, Nexus One, rumores, rumores, rumores

Lo bueno de Internet, especialmente de Twitter, es la inmediatez y la amplitud de llegada de los mensajes.
Lo malo de Internet, especialmente de Twitter, es la inmediatez y la amplitud de llegada de los mensajes.

Cómo se leen las cosas, cómo se cotejan, cómo se transmiten... el COMO es importantísimo. Yo diría que más del 70% del impacto que te causa leer algo depende de quién y cómo te lo transmiten. Por eso deberíamos ser cuidadosos a la hora de crear (o propagar) un rumor. Hoy esta reflexión me surge por dos casos de informaciones motivadas por sendos teléfonos: el iPhone 4 y Google Nexus One.


iPhone 4: es un tema súper comentado el hecho de que el iPhone 4 mostraba un defecto de cobertura al cogerlo con la mano izquierda. En general le tengo un poco de tirria a Apple por su modelo cerrado de tecnología, pero creo que lo más posible es que en España no haya nadie que haya tenido ese problema, y que la mayoría de las devoluciones (parece ser que el 0,55%) hayan sido hechas por personas tecnológicamente psicosomáticas, o sea que les entra la histeria por leer cuatro críticas y corren a devolverlo. La realidad, incluso para un no pro-Apple (tampoco estoy en contra)  es que es el iPhone4 es un terminal fantástico, que funciona de maravilla. Sin embargo, los rumores que han circulado, los posts, los tuits, invitaban a cualquiera que tuviera pensado comprarse uno a desistir inmediatamente.

Nexus One: Google lanzó su primer y único (hasta ahora) experimento de entrar en el mundo físico, con la comercialización de un terminal HTC con marca Google. No sólo sacó el aparato al mercado, sino que también lo vendía directamente. Ahora han decidido dejar de venderlo. Ni se deja de fabricar ni se deja de vender, simplemente que Google se sale del fregado de ser una tienda. Sin embargo, cuando he leído diferentes enfoques de esta noticia, daba la impresión de que el Nexus había sido un fracaso estrepitoso y Google deshacía posiciones.

Éstos, y muchos más ejemplos, nos deberían hacer recapacitar de qué y cómo escribimos, y qué retuiteamos.  Aunque no seamos periodistas, deberíamos intentar mostrar un cierto rigor informativo, porque lo escrito permanece, y a veces el daño también.

Comentarios

  1. Ay amigo!! Los llamados periodistas, o al menos personas que trabajan para los medios de comunicación tradicionales, son las que más eco se han hecho de estas dos falsas, por decirlo de algún modo, noticias.

    Al fin y al cabo, en Twitter y en internet uno tiene la capcidad de "amplitud" en función de su propio círculo. Sí, las búsquedas puede que devuelvan el enlace a tu blog o a un twitt, pero rara vez puede llegar a crear el impacto que El País (por poner un ejemplo de medio que publicó sin reparos que el Nexus One dejaba de producirse) puede llegar a tener. Sobretodo porque existe un valor de "certeza" respecto a la información publicada en ese medio que no tienen mi blog, ni el tuyo, ni un montón de twitts.

    ¿Te imaginas sobre cuantas cosas más estarán diciendo sandeces y ni nos enteramos?

    ResponderEliminar
  2. Sí, pero el problema es que no hay repercusión. Un periodista dice algo absolutamente incierto o directamente falso y al cabo de unos días se ha olvidado. No hay represalias ni ningún tipo de reacción :(

    ResponderEliminar
  3. Os invito a leer este post que publiqué hace algunas semanas y que ahonda un poco más en el tema Apple vs. Google:

    http://observadorsubjetivo.blogspot.com/2010/06/5-diferencias-entre-apple-y-google.html

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno tu blog, Observador. Y no es peloteo de vuelta ;)

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

Cómo evoluciona el lenguaje

Desde que existen, las diferentes lenguas (idiomas, no el órgano bucal;-) ) han ido evolucionando a través de dos motores:

- El primero de ellos es la innovación. Los cambios en las sociedades obligan a crear nuevos términos y nuevas formas de expresarse. Últimamente esto es aún más pronunciado debido al aluvión tecnológico que estamos viviendo, que obliga a generar una gran cantidad de palabras casi a diario. En estos casos, muchas veces se adoptan los términos que se crean en el idioma iniciador (la mayor parte de las veces en inglés). Me parece lógico cuando no existe un equivalente en el idioma de cada cual, pero en nuestro caso me parece un poco triste (o mucho) el que vayamos poco a poco fusilando el español a base de implementar palabras inglesas que, eso sí, suenan muchísimo más “cool”.

-La segunda forma de evolución idiomática es la “vulgarización”. Por incultura, se usan las palabras inadecuadas o se pronuncian mal y, cuando hay un número suficiente de incultos, la nueva pal…