Ir al contenido principal

Las jubilaciones y el estado de bienestar

Ya, tocar el tema de las pensiones y las jubilaciones es algo arriesgado. Se diga lo que se diga van a aparecer miles de detractores. Y con razón. Se supone que para un asalariado (más si está en un empleo que no le satisface) la única esperanza es la de que llegará un día en que no tendrá que trabajar más y podrá seguir cobrando: vivir de las rentas.


Está claro que en el camino existen otras alternativas (loterías varias, quinielas, posibles herencias o "braguetazos") que podrían acelerar este momento, pero para la mayoría no hay más esperanza que la de Papá Estado y las pensiones. Por eso digo que es normal que cuando se habla de que ese ansiado momento de repente se aleja un poco más, al aumentar la edad de jubilación, a muchos se les pongan los pelos de punta.

Y tampoco es éste el momento en que voy a disertar acerca de las múltiples opciones que existen (a montones) para que cualquier mortal, con ganas de emprender, cree una riqueza o un activo que le permita generar esos ingresos residuales porque en este momento me enfoco en el que es empleado por cuenta ajena y confía su futuro en el sistema de pensiones.

Sin embargo, lo cierto es que habría que reflexionar un poco. Por una parte, la esperanza media de vida ha aumentado muchísimo en los últimos años. España es, de hecho, uno de los países en donde supuestamente vivimos más: 83 años (15 más que hace medio siglo). Por ello, a priori no parece nada raro que la edad en que se considera que una persona puede dejar de ser productiva, o se ha ganado el derecho de serlo, también aumente, ¿no?

Si además estamos en una situación como la actual en que el paro está en los niveles tan tristes, hay tanto funcionario y un montón de subvenciones varias no sé cómo pretendemos que los números salgan y pretendamos que una persona que trabaja 40 años cobre sin trabajar otros 25. O quizás sí, pero cambiando algunas cosas.

Lo primero sería creérnoslo, pensar en grande, y decidir que una persona debería poder vivir la vida que quiere a partir de, por ejemplo, los 50 años. Vivimos en la cultura de la pobreza, y hablo de la pobreza mental: se promueve el pensar en pequeño y a corto plazo.

Está claro que esto no se conseguirá utilizando modelos obsoletos, porque lo lógico sería que en el siglo XXI ya fuéramos lo suficientemente productivos como para mantener un buen estilo de vida, que no hubiera pobreza, y trabajar sólo 3 ó 4 horas al día durante 20 años. ¿Suena utópico? A ver, pensemos en grande, y analicemos si hay cosas que se pueden mejorar. La teoría es sencilla: que el Estado gaste menos y produzca más, y que las personas seamos más productivas en menos tiempo. Ya hablé en otro post de la receta para salir de la crisis, pero básicamente es eso, gastar menos y generar más.

Pero lo que no podemos pretender en ningún caso es que mantengamos el mismo modelo productivo y laboral, que continúe aumentando la esperanza de vida y disminuyendo el número de personas productivas, y que se pueda sostener el sistema de pensiones. Y eso, por mucha huelga, manifestaciones o conversaciones de bar que tengamos, no hay quien lo salve. O realizamos un cambio profundo de los sistemas económicos y de las actitudes personales o nos limitamos a ir adaptando paulatinamente la edad de jubilación según lo hinchada que esté la bolsa de las pensiones y la esperanza de vida.

Así pues, al margen de que creo que cada uno deberíamos tomar las riendas y no esperar que el Gobierno nos solucione la vida, entendamos que con los números no se puede hacer magia (al menos no durante mucho tiempo ;) ) y si no entra dinero en la bolsa, no se puede sacar.

Entradas populares de este blog

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…