Ir al contenido principal

Las jubilaciones y el estado de bienestar

Ya, tocar el tema de las pensiones y las jubilaciones es algo arriesgado. Se diga lo que se diga van a aparecer miles de detractores. Y con razón. Se supone que para un asalariado (más si está en un empleo que no le satisface) la única esperanza es la de que llegará un día en que no tendrá que trabajar más y podrá seguir cobrando: vivir de las rentas.


Está claro que en el camino existen otras alternativas (loterías varias, quinielas, posibles herencias o "braguetazos") que podrían acelerar este momento, pero para la mayoría no hay más esperanza que la de Papá Estado y las pensiones. Por eso digo que es normal que cuando se habla de que ese ansiado momento de repente se aleja un poco más, al aumentar la edad de jubilación, a muchos se les pongan los pelos de punta.

Y tampoco es éste el momento en que voy a disertar acerca de las múltiples opciones que existen (a montones) para que cualquier mortal, con ganas de emprender, cree una riqueza o un activo que le permita generar esos ingresos residuales porque en este momento me enfoco en el que es empleado por cuenta ajena y confía su futuro en el sistema de pensiones.

Sin embargo, lo cierto es que habría que reflexionar un poco. Por una parte, la esperanza media de vida ha aumentado muchísimo en los últimos años. España es, de hecho, uno de los países en donde supuestamente vivimos más: 83 años (15 más que hace medio siglo). Por ello, a priori no parece nada raro que la edad en que se considera que una persona puede dejar de ser productiva, o se ha ganado el derecho de serlo, también aumente, ¿no?

Si además estamos en una situación como la actual en que el paro está en los niveles tan tristes, hay tanto funcionario y un montón de subvenciones varias no sé cómo pretendemos que los números salgan y pretendamos que una persona que trabaja 40 años cobre sin trabajar otros 25. O quizás sí, pero cambiando algunas cosas.

Lo primero sería creérnoslo, pensar en grande, y decidir que una persona debería poder vivir la vida que quiere a partir de, por ejemplo, los 50 años. Vivimos en la cultura de la pobreza, y hablo de la pobreza mental: se promueve el pensar en pequeño y a corto plazo.

Está claro que esto no se conseguirá utilizando modelos obsoletos, porque lo lógico sería que en el siglo XXI ya fuéramos lo suficientemente productivos como para mantener un buen estilo de vida, que no hubiera pobreza, y trabajar sólo 3 ó 4 horas al día durante 20 años. ¿Suena utópico? A ver, pensemos en grande, y analicemos si hay cosas que se pueden mejorar. La teoría es sencilla: que el Estado gaste menos y produzca más, y que las personas seamos más productivas en menos tiempo. Ya hablé en otro post de la receta para salir de la crisis, pero básicamente es eso, gastar menos y generar más.

Pero lo que no podemos pretender en ningún caso es que mantengamos el mismo modelo productivo y laboral, que continúe aumentando la esperanza de vida y disminuyendo el número de personas productivas, y que se pueda sostener el sistema de pensiones. Y eso, por mucha huelga, manifestaciones o conversaciones de bar que tengamos, no hay quien lo salve. O realizamos un cambio profundo de los sistemas económicos y de las actitudes personales o nos limitamos a ir adaptando paulatinamente la edad de jubilación según lo hinchada que esté la bolsa de las pensiones y la esperanza de vida.

Así pues, al margen de que creo que cada uno deberíamos tomar las riendas y no esperar que el Gobierno nos solucione la vida, entendamos que con los números no se puede hacer magia (al menos no durante mucho tiempo ;) ) y si no entra dinero en la bolsa, no se puede sacar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo, y ¿mis circunstancias?

A veces, es bueno poner las cosas en su contexto, y compararse antes de quejarse. Un ejemplo, mi vida comparada con la de otra persona real, con la que tengo mucho paralelismo:

- PERSONAJE X: 
Nació en una familia de cinco hermanos y un único sueldo en casa. Por ello, siempre estaban achuchados de dinero y nunca disfrutó de los privilegios que otros tuvieron (buenos colegios, estudios en el extranjero, posibilidad de negocio con capital familiar...)Por un accidente, perdió la posibilidad de seguir estudiando la carrera que había comenzadoSe metió en un negocio de multinivel que le desenfocó durante años de otras posibles oportunidades de negocio o emprendimientoSe casó, pero a los 5 años se separó teniendo que quedarse al cargo de sus dos hijas solo. Como además estaba en bancarrota financiera mantenía un pluriempleo, y su vida se limitaga a trabajar y cuidar de sus hijosMontó con un amigo un negocio que resultó ruinoso y en el que él prácticamente tenía que hacerlo todo porque su soci…

El secreto de mi madre en las relaciones personales

Mi madre, Teresa Fábregas, fue una persona de esas que hay pocas, poquísimas. Hace varios años que ha muerto y puedo decir con orgullo que jamás, absolutamente nunca, he sabido de alguien que haya vertido alguna crítica negativa hacia ella. Impresionante. Nunca he visto nada igual. Sin embargo, cuando estaba viva creo que no le demostré suficientemente lo especial que la consideraba. Bueno, eso es otra historia y será contada en otra ocasión...

El caso es que cada vez que encuentro a alguna persona que la conoció, invariablemente acabamos hablando de ella y aflora alguna lágrima sincera porque la echan de menos. Y me sigue ocurriendo ahora que hace ya más de 4 años de ello que nos dejó. Y es algo  espontáneo, en familiares y amigos y en personas  que apenas (o nada) me conocen, pero necesitan expresar su amor y agradecimiento hacia ella.

Y ¿cuál era el secreto de mi madre para ser tan apreciada por todo el mundo? Nunca la oías dar grandes charlas, ni alzarse como líder de nada, ni esg…

Wikileaks y la transparencia en internet

La verdad es que a estas alturas ya suena pasado de moda hablar de Wikileaks, pero lo que ocurre es que he tenido sentimientos encontrados sobre esto. Por una parte, veo genial la apertura de información pero por otra le veo pegas. En el caso de Wikileaks veo diferentes puntos negros (por qué no se lo ha mandado a todos los medios, por qué lo "dosifica", etc.) que me frenan a considerar a Assange como un héroe.

Pero al margen de Wikileaks, cuando hablamos de que todo sea público me surgen dudas.

Ventajas: que todo sea público es fenomenal, porque si todos tenemos la sensación de que en algún momento lo que hagamos se puede "airear" seguramente nuestro comportamiento será más correcto. ¿Cómo actuarías si todo el mundo te estuviera mirando siempre? Destapar desfalcos, engaños, fraudes, crímenes,... y encima democratizar la información para que esté al alcance de todo el mundo. Suena bien, ¿no?

Inconvenientes: el que todo sea público puede ocasionar realmente un problem…