Ir al contenido principal

La importancia de los nombres

Creo que el nombre que se le da a las cosas es determinante. No sólo a las cosas, a las personas también. En algunos casos es difícil saber cómo va a influir tu nombre en tu vida, pero lo que está claro es que en algo influye. No es lo mismo llamarse Atanasio que Luis o Walter. No son mejores ni peores, pero algo te condicionan de por vida, porque especialmente en la niñez el nombre se usará como arma arrojadiza, si se puede, por el resto de los niños que, por naturaleza, son crueles.

Y en cuanto al resto de situaciones, el nombre también es importante. Algún ejemplo:

- Si al partido fuerte que no gobierna en un país le llamamos Oposición, ¿qué esperamos que haga? ¿construir? Pues no, lógicamente lo que hace es oponerse, una y otra vez. Quizás si se cambiara el término por Cogobierno o Apoyo o algo así empezaríamos a sembrar otro mensaje en la mente de quienes conforman esos partidos y se esperaría otra actitud de ellos.

- Si al que se descarga una canción sin pasar por la SGAE le llamamos Pirata pues está claro que estamos definiéndolo como alguien fuera de la ley. Es más, si encima a los partidos que defienden la libertad se autodenominan Partido Pirata estamos enviando un mensaje contradictorio.

- Si a una situación complicada le llamamos Crisis o a un momento de bajón le llamamos Depresión le estamos dando alas al inmovilismo y estamos predicando que la situación está fuera de nuestro control, que las circunstancias mandan y que simplemente somos víctimas de algo que otros (Gobierno, médicos) tienen que arreglar. Es cómodo pero inútil.

Y así ocurre con todo. Mira bien cómo llamas a las cosas o las situaciones porque así las estarás etiquetando en tu cerebro, y ese es el mensaje que envías al mundo.

Entradas populares de este blog

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

¡Rápido, comparte, retuitea, whatsappéalo!

Hemos estado inmersos en campaña electoral, con todo lo que eso significa: un montón de políticos intentando tirar piedras contra cualquier tejado habido y por haber y un montón de fieles que lo hacen sin parar ni un minuto a pensar. Si una publicación habla bien de mi líder es cierta, si habla mal del enemigo, es cierta. Si el enemigo publica algo, rápidamente hay que contrarrestar.

Está claro que en mi caso la cosa es más fácil porque, como ya comenté, no soy de nadie, por lo que no me debo a nadie. Tengo mis propias ideas y no me veo obligado a defender ni atacar a nadie.


La prensa suele manipular la información, pero en este caso fue la manipulada, haciendo circular un supuesto photoshopeo en la portada de ABC

¿Un tuit? Compruébalo. Es facilísimo crear un falso pantallazo...
Pero lo peor de todo es cuando en ese afán defensor/atacante vemos como se promueven en redes sociales continuamente memes, pantallazos o noticias publicadas en veteasaberdóndesin comprobar si son o no ciertas. Da…

¿Actitud? Aprendamos de Japón

Yo creo que quien más quien menos en estos días hemos comentado lo increíble que es la actitud de los japoneses ante uno de los mayores desastres que se recuerdan. Y creo que no nos deberíamos quedar en la mera anécdota de decir "estos japoneses son la leche". Podemos comentar como anécdota el ver cómo vienen de turismo con sus cámaras y sus sonrisas o cómo duermen en esos "nichos" tan peculiares. Pero ver de qué manera  tienen arraigados unos valores profundísimos que les permiten no caer en la vulgaridad en los peores momentos, es algo que me pone la carne de gallina.

Es muy fácil mantener la buena actitud cuando las cosas van bien. Tambíén es sencillo tener coraje y sangre fría cuando otra persona pasa por un problema (damos consejos y somos un poco "gurús") pero es igualmente fácil vernos caer en la histeria, la depresión, el desánimo, la pereza, la insolidaridad o el egoísmo (y a veces, precisamente esos "gurús de la actitud" son los primer…