Ir al contenido principal

Y tú, ¿de quién (o qué) eres?

De pequeño fui una época del Atleti. Luego del Real Madrid. Luego pensé que teniendo en cuenta que los propios jugadores cambiaban de equipo según la oferta, no era muy lógico que yo fuera forofo de un equipo concreto, animando al jugador que el año siguiente iba a ser el "enemigo".







Luego me hice joven (y así me quedé  ;) ) y siempre me extrañó ver a los fan incondicionales de los grupos musicales.
A mí me encanta la música, y especialmente me gustaba el pop británico, pero en general me gusta casi todo. Hay grupos como Queen, U2 o Black Eyed Pies que especialmente me encantan, pero me es totalmente indiferente lo que dicen en sus canciones, cómo visten o cuáles son sus ideas. Es decir, no soy "de ellos", no sé si son majos o imbéciles ni sé quién se enrolla con quién. Sólo los escucho.


Creo que el viejo adagio marxista de que "la religión es el opio del pueblo" debería extenderse a "el sectarismo es el opio del pueblo", entendiendo por sectarismo cualquier muestra de fenómeno "fan" o afiliación incondicional. Me refiero a que veo a muchas personas (sí, tú quizás eres una de ellas...) que por el hecho de "ser" de un partido parece que todo lo que dice su líder es bueno, y lo de la oposición malísimo. Por ser de un equipo, tus jugadores son buenísimos y tus fueras de juego siempre mal pitados. Hasta el nacionalismo es otra forma de sectarismo. Por supuesto, ni hablo de los fanatismos religiosos, que son los que mayores daño causan.

En definitiva, me parece fenomenal tener ciertas simpatías por un fenómeno, sea político, religioso, deportivo, musical,..., pero no inviertas el proceso. Es decir, si piensas de una determinada manera es posible que encuentres que determinado partido encaja bastante contigo, pero nunca puede encajar al 100%. No puede ser que a partir de ahí sea al revés y sea ese partido el que determine tu forma de pensar. Habrá cosas con las que estés de acuerdo y otras con las que no, es inevitable... y sano. Si te gusta un equipo de fútbol, bien, pero no puede ser que a partir de ese momento todos los jugadores de ese equipo sean buenos y el resto malos, y los árbitros siempre se equivoquen en tu contra.

En fin, hazte un favor y mantén tu criterio por encima de tus afinidades, y nunca te traicionarás ni serás defraudado.

Comentarios

  1. Hola Juanra soy Fernando el hijo de tu primo Tomás tienes mucha razón mis amigos siempre dicen que a su equipo siempre le pitan en contra

    ResponderEliminar
  2. Hola FER!! Pues eso pasa, ¿verdad? siempre el árbitro pita en contra de su equipo... El problema es que eso no se queda en una cosa de los forofos, sino que las personas adultas lo aplican al fútbol, la religión, la política...

    ResponderEliminar
  3. Hola Juanra muchas gracias por responderme un saludo de la meseta norte.

    Felicidades a Alejandra que hoy era su cumple.

    Un saludo de FERRRR

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

Yo, y ¿mis circunstancias?

A veces, es bueno poner las cosas en su contexto, y compararse antes de quejarse. Un ejemplo, mi vida comparada con la de otra persona real, con la que tengo mucho paralelismo:

- PERSONAJE X: 
Nació en una familia de cinco hermanos y un único sueldo en casa. Por ello, siempre estaban achuchados de dinero y nunca disfrutó de los privilegios que otros tuvieron (buenos colegios, estudios en el extranjero, posibilidad de negocio con capital familiar...)Por un accidente, perdió la posibilidad de seguir estudiando la carrera que había comenzadoSe metió en un negocio de multinivel que le desenfocó durante años de otras posibles oportunidades de negocio o emprendimientoSe casó, pero a los 5 años se separó teniendo que quedarse al cargo de sus dos hijas solo. Como además estaba en bancarrota financiera mantenía un pluriempleo, y su vida se limitaga a trabajar y cuidar de sus hijosMontó con un amigo un negocio que resultó ruinoso y en el que él prácticamente tenía que hacerlo todo porque su soci…