Ir al contenido principal

El atractivo de desnudarse en la vida y en la redes sociales

Este verano en la playa y la piscina y me he vuelto a hacer la reflexión que me hago todos los años. La cuestión es que quizás a los que aún proceden de una época en la que el "destape" tenía su tirón les provoca cierta excitación el ver a las chicas (o chicos, según cada cual) mostrando sus carnes al sol. Sin embargo, lo cierto es que salvo excepciones muy muy excepcionales, cuanto más mostramos menos atractivos somos.

O sea, creo que existe una curva de la atracción (ya, me lo acabo de inventar) que va subiendo cuanto más muestra una persona de su cuerpo hasta un cierto punto en que empieza a decrecer, y en el que enseñar más va destruyendo ese morbo proporcionalmente. Obviamente, una mujer metida en una escafandra de astronauta y un abrigo encima no ofrece ningún morbo porque igualmente podría ser un chimpancé, pero totalmente desnuda motiva menos que con ciertos aderezos que realcen su belleza (para mí, todas las mujeres la tienen, y no es cuestión de machismo ni nada así)

No soy un obsesionado con el físico, créeme, simplemente es una reflexión porque muchas personas piensan que cuanto más muestran de sí mismas más atracción provocan, sin darse cuenta de que mostrar todo conlleva dos resultados:
  1. Aparecen los defectos que con un poco de ropa estaban tan disimuladitos.
  2. Desaparece el morbo de lo oculto, de lo que se sugiere pero no se ve.
Pues la cuestión es que creo que algo así ocurre en las redes sociales. Los hay que van con la escafandra: no cuentan nada, no dicen nada, no muestran nada. Los hay que van totalmente en pelotas: te cuentan hasta las veces que van al baño. Y luego está la mayoría que oscila en esa curva del desnudo, a un nivel más o menos alto de atractivo.

Así pues, si quieres conservar tu atractivo en las redes sociales, no te desnudes del todo, no cuentes todo a todo el mundo, guarda algo para la imaginación.

Entradas populares de este blog

Actitud en el trabajo: o tienes o no, No depende de tu empleo

Todas las mañanas suelo salir de casa entre 7 y 7:30. En invierno es de noche aún. Unos días llueve, otros días hace viento. Y casi siempre la veo. No sé cómo se llama. Es una chica joven (ya, para mí cualquiera con menos de 106 años lo es, pero ésta debe tener menos de 40). Es menuda, delgadita. No para, está concentradísima en su trabajo. Es barrendera. Barre la calle pero parecería que lo está haciendo con su casa y que la está preparando para una visita importante. Desprende una cantidad de energía tremenda. Se esfuerza en hacerlo bien. Y no, no creo que sea por miedo a que alguien esté supervisándola. Lo hace siempre. Es su forma de ser

Y es que cuando alguien tiene buena actitud, ni siquiera un trabajo de funcionario puede con él. Realmente esta chica debe de hacer el doble de trabajo que la mayoría de sus compañeros, pese a ganar lo mismo. Y alguien puede pensar ¡qué tonta! ¿Seguro? ¿Crees que por hacer el doble de trabajo se desgasta el doble, o se siente más cansada? No lo cre…

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

¿Te he hecho una foto? Pues ya es pública

Cada  día es más habitual ver personas publicando fotos de grupos de todo tipo en diferentes ocasiones. Yo, que suelo acudir a eventos de diferentes tipos (social media, bloggers, premios varios, presentaciones, etc.), entiendo que si poso para un photocall (cachis, no sé si hay equivalente en español) o para el fotógrafo del evento estoy autorizando tácitamente a que se publique luego. Lógico. Pero no hablo de esas fotos, hablo de las de amigos, compañero, familia... Se realizan fotos, como se ha hecho toda la vida, y alguien decide subirlas a su red social favorita sin preguntar al  resto si le importa o no. A mí, particularmente, me trae sin cuidado; no soy de los que publican cada cosa que hace, pero tampoco me preocupa que se sepa dónde he estado. Pero hay personas que prefieren guardar su intimidad, e incluso muchos de ellos que ni siquiera están en redes sociales. ¿Creéis que tenemos derecho a publicar sus fotos con todo lo que conlleva (que todo el mundo sepa dónde han estado,…