Ir al contenido principal

El secreto de mi madre en las relaciones personales

Mi madre, Teresa Fábregas, fue una persona de esas que hay pocas, poquísimas. Hace varios años que ha muerto y puedo decir con orgullo que jamás, absolutamente nunca, he sabido de alguien que haya vertido alguna crítica negativa hacia ella. Impresionante. Nunca he visto nada igual. Sin embargo, cuando estaba viva creo que no le demostré suficientemente lo especial que la consideraba. Bueno, eso es otra historia y será contada en otra ocasión...

El caso es que cada vez que encuentro a alguna persona que la conoció, invariablemente acabamos hablando de ella y aflora alguna lágrima sincera porque la echan de menos. Y me sigue ocurriendo ahora que hace ya más de 4 años de ello que nos dejó. Y es algo  espontáneo, en familiares y amigos y en personas  que apenas (o nada) me conocen, pero necesitan expresar su amor y agradecimiento hacia ella.

Y ¿cuál era el secreto de mi madre para ser tan apreciada por todo el mundo? Nunca la oías dar grandes charlas, ni alzarse como líder de nada, ni esgrimir causas grandilocuentes. Simplemente estaba ahí, no criticaba a nadie, comprendía a todos, intentaba ayudar e intermediaba los problemas.

Recientemente, una de esas tantísimas personas que he comentado que encuentro por  mi barrio (y a la que yo ni conocía) me brindó la mejor definición. Tras cerciorarse de que yo era "el hijo de Teresa" me comentó, con las consabidas lágrimas, cómo la echaba de menos, como era "la mejor" y luego pronunció las palabras mágicas que nunca olvidaré: "Era una persona que siempre alisaba".

Así de sencillo. Cada vez que surgía un problema, ella "alisaba". Si había un conflicto personal, lo alisaba. Si había alguien con una crisis, alisaba. Si caías en la desesperación, alisaba. Por supuesto, esto conlleva un montón de virtudes más: bondad, generosidad, entrega, empatía,... pero que forma más bonita de ser recordado: no como un creador de conflictos, sino como alguien que los elimina.

Así pues, de vez en cuando me vienen estas palabras, sobre todo cuando estoy a punto (o no tan "a punto") de caer en la tentación de ser uno más de los que echa leña al fuego, ya sea en una relación, en una crítica cualquiera o en un conflicto.

Ojalá que ese verbo, alisar, sea mi inspiración para el resto de mi vida, y siempre que me encuentre ante una crisis, saque mi "alisadora" y contribuya a que el panorama sea más suave, más agradable, más placentero. Así, contribuiré, como hizo ella (ojalá que lo consiguiera en una milésima parte) a que la vida de algunas personas sea algo mejor.

Una vez más, gracias mamá.

Entradas populares de este blog

Actitud en el trabajo: o tienes o no, No depende de tu empleo

Todas las mañanas suelo salir de casa entre 7 y 7:30. En invierno es de noche aún. Unos días llueve, otros días hace viento. Y casi siempre la veo. No sé cómo se llama. Es una chica joven (ya, para mí cualquiera con menos de 106 años lo es, pero ésta debe tener menos de 40). Es menuda, delgadita. No para, está concentradísima en su trabajo. Es barrendera. Barre la calle pero parecería que lo está haciendo con su casa y que la está preparando para una visita importante. Desprende una cantidad de energía tremenda. Se esfuerza en hacerlo bien. Y no, no creo que sea por miedo a que alguien esté supervisándola. Lo hace siempre. Es su forma de ser

Y es que cuando alguien tiene buena actitud, ni siquiera un trabajo de funcionario puede con él. Realmente esta chica debe de hacer el doble de trabajo que la mayoría de sus compañeros, pese a ganar lo mismo. Y alguien puede pensar ¡qué tonta! ¿Seguro? ¿Crees que por hacer el doble de trabajo se desgasta el doble, o se siente más cansada? No lo cre…

Sobre vallas, muros e inmigrantes

Ya he manifestado alguna vez que me gustaría que el mundo fuera un solo territorio, donde todos pudiéramos ir de uno a otro sitio sin más. Me parece absurdo que existan aún los países, con toda la desigualdad e injusticias que esto provoca (bueno, esto sumado a las religiones y el ansia de poder). 


Foto: Wikipedia

El caso es que hoy en día esto no es así. España tiene tratado con Europa respecto a libre circulación pero no lo tiene con los países de África. Un africano no puede entrar en España sin más: o es turista o tiene que tener los permisos correspondientes (igual que un español no puede ir a vivir a un país africano porque sí). Insisto en que creo que esto no es justo, pero es así. La cuestión es, ¿ponemos impedimentos o no para que entre el que quiera?

Yo entiendo que si lo que dice la ley es que no pueden entrar, lo normal y lógico es que se pongan los medios para que no lo hagan. Y los medios son vigilancia, muros, vallas o lo que sea. Y me parece una hipocresía criticarlo. Es …

¿Te he hecho una foto? Pues ya es pública

Cada  día es más habitual ver personas publicando fotos de grupos de todo tipo en diferentes ocasiones. Yo, que suelo acudir a eventos de diferentes tipos (social media, bloggers, premios varios, presentaciones, etc.), entiendo que si poso para un photocall (cachis, no sé si hay equivalente en español) o para el fotógrafo del evento estoy autorizando tácitamente a que se publique luego. Lógico. Pero no hablo de esas fotos, hablo de las de amigos, compañero, familia... Se realizan fotos, como se ha hecho toda la vida, y alguien decide subirlas a su red social favorita sin preguntar al  resto si le importa o no. A mí, particularmente, me trae sin cuidado; no soy de los que publican cada cosa que hace, pero tampoco me preocupa que se sepa dónde he estado. Pero hay personas que prefieren guardar su intimidad, e incluso muchos de ellos que ni siquiera están en redes sociales. ¿Creéis que tenemos derecho a publicar sus fotos con todo lo que conlleva (que todo el mundo sepa dónde han estado,…