Ir al contenido principal

El secreto de mi madre en las relaciones personales

Mi madre, Teresa Fábregas, fue una persona de esas que hay pocas, poquísimas. Hace varios años que ha muerto y puedo decir con orgullo que jamás, absolutamente nunca, he sabido de alguien que haya vertido alguna crítica negativa hacia ella. Impresionante. Nunca he visto nada igual. Sin embargo, cuando estaba viva creo que no le demostré suficientemente lo especial que la consideraba. Bueno, eso es otra historia y será contada en otra ocasión...

El caso es que cada vez que encuentro a alguna persona que la conoció, invariablemente acabamos hablando de ella y aflora alguna lágrima sincera porque la echan de menos. Y me sigue ocurriendo ahora que hace ya más de 4 años de ello que nos dejó. Y es algo  espontáneo, en familiares y amigos y en personas  que apenas (o nada) me conocen, pero necesitan expresar su amor y agradecimiento hacia ella.

Y ¿cuál era el secreto de mi madre para ser tan apreciada por todo el mundo? Nunca la oías dar grandes charlas, ni alzarse como líder de nada, ni esgrimir causas grandilocuentes. Simplemente estaba ahí, no criticaba a nadie, comprendía a todos, intentaba ayudar e intermediaba los problemas.

Recientemente, una de esas tantísimas personas que he comentado que encuentro por  mi barrio (y a la que yo ni conocía) me brindó la mejor definición. Tras cerciorarse de que yo era "el hijo de Teresa" me comentó, con las consabidas lágrimas, cómo la echaba de menos, como era "la mejor" y luego pronunció las palabras mágicas que nunca olvidaré: "Era una persona que siempre alisaba".

Así de sencillo. Cada vez que surgía un problema, ella "alisaba". Si había un conflicto personal, lo alisaba. Si había alguien con una crisis, alisaba. Si caías en la desesperación, alisaba. Por supuesto, esto conlleva un montón de virtudes más: bondad, generosidad, entrega, empatía,... pero que forma más bonita de ser recordado: no como un creador de conflictos, sino como alguien que los elimina.

Así pues, de vez en cuando me vienen estas palabras, sobre todo cuando estoy a punto (o no tan "a punto") de caer en la tentación de ser uno más de los que echa leña al fuego, ya sea en una relación, en una crítica cualquiera o en un conflicto.

Ojalá que ese verbo, alisar, sea mi inspiración para el resto de mi vida, y siempre que me encuentre ante una crisis, saque mi "alisadora" y contribuya a que el panorama sea más suave, más agradable, más placentero. Así, contribuiré, como hizo ella (ojalá que lo consiguiera en una milésima parte) a que la vida de algunas personas sea algo mejor.

Una vez más, gracias mamá.

Comentarios

  1. Juanra: Me ha emocionado tu relato. Es un lujo haber tenido (o tener, porque te sigue acompañando) una madre así. Lo cuentas de una forma que me entran muchas ganas de conocerla, y darle un abrazo. Teresas deben haber muchas, porque yo tambien he conocido personas con una habilidad especial para "alisar" situaciones. Parecen que nacieron con ese don, porque lo hacen con una naturalidad (y una eficacia) imposible de imitar.
    Te diré que personalmente creo que el conflicto es necesario en muchas ocasiones, y que a veces su solución no está en "alisarlo" (es como la energia, no desaparece, se transforma, pero sigue ahí...) sino en cogerlo por los cuernos, y sacudirlo con energía; pero si tengo que elegir entre los que crean conflictos y los que los disipan, es obvio que me quedo con personas que suman como tu madre. Enhorabuena, Juanra, por haber tenido una madre tan especial. No te conozco mucho, pero seguro que te la merecías.
    un abrazo, compañero!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Amalio. Es cierto lo que comentas, pero no confundamos alisar con ser sumisa. No lo era en absoluto, porque era una idealista convencida. Pero sí sabía ver lo bueno de las personas y ser ciega a los defectos.

    ResponderEliminar
  3. Jamás vi a Tere un mal gesto, era la sonrisa espontánea y sincera personificada. Mi madre la añora a menudo, incluso después de varios años la seguimos recordando con ternura. Era simplemente maravillosa. Tu y tus hermanos tenéis mucho de ella, y sois su mejor legado.
    Un fuerte abrazo, amigo.
    Julio Casela.

    ResponderEliminar
  4. Su magia continúa, porque ¡¡¡ha hecho que aparezcas!!! ;-)
    Gracias y un abrazote, caballero. Besos a todas tu gente.

    ResponderEliminar
  5. me llego tu nota por un amigo, Gracias por compartirla es muy emotiva y sabia.

    Lo mejor para ti
    Hernan

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti, Hernán. Me alegro de que te haya gustado

    ResponderEliminar
  7. La verdad, tuvo que ser un pedazo de señora, te felicito por tu humildad y por haber sabido extraer esa enseñanza.

    ResponderEliminar
  8. Se dice que sólo apreciamos la grandeza de las personas cuando ya no están con nosotros. Y debe ser así.
    Pero creo que es injusto no hacer mención a la persona que compartió su vida con ella, y que se fue cuando ella faltó. Así que te toca escribir también sobre tu padre.
    Un fuerte abrazo
    JM

    ResponderEliminar
  9. A ver, no es una cuestión de justicia. Adoro a ambos, y ambos me dejaron un legado. Esto no pretendía ser un homenaje a mi madre, pues para eso haría falta un libro entero, sino que el comentario de esa persona me dio pie a hablar de las relaciones personales. Creo recordar que otra vez (quizás antes de este blog) puse a mi padre de ejemplo tratando de la honradez. Aún así, JM (¿?) no es una competición y espero tener tiempo y ganas para escribir muuuucho y, lógicamente, ellos aparecerán de vez en cuando. Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Coño, acabo de encontrar esto por casualidad. Me ha encantado. Realmente tendríamos que aprender todos de personas como tu madre. Por desgracia tendemos a criticar, a liar las cosas, a complicar. Como si eso nos hiciera más importantes.
    Gracias por tu post, y por tu blog

    ResponderEliminar
  11. Hay personas buenas, integras, cercanas, amables y luego está mi tía, que deslumbraba por su forma de ser. Es verdad, no creo conocer a nadie tan excepcional como ella. Y lo mejor es que eso que en ella se reflejaba está presente en vosotros (mis primos). Y había una cualidad que era genial: el humor y la alegría que trasmitía por los poros.

    ResponderEliminar
  12. Gracias prim@... (qué no sé quién eres) ;)

    ResponderEliminar
  13. y gracias, Amparo. Se me pasó tu comentario (esto de la desconexión vacacional...)

    ResponderEliminar
  14. Juanra a los que hemos tenido la suerte de conocer intensamente a tu madre nos ha regalado sin pedir nada a cambio, mil carcajadas, sonrisas, cariño, ternura y un optimismo propio de personas que te invitan a ver la vida de otra manera, a sortear los problemas y las adversidades con positivismo, por todo eso muchas gracias tia Tere.

    ResponderEliminar
  15. Se me olvidaba, tenia un socio que la queria como jamas he visto amar a una hermana, mi padre. Creo que ademas de amor, tenia admiración y devocion por ella y no era para menos; teniendo una genetica común los abuelos con tu madre se salieron. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

Yo, y ¿mis circunstancias?

A veces, es bueno poner las cosas en su contexto, y compararse antes de quejarse. Un ejemplo, mi vida comparada con la de otra persona real, con la que tengo mucho paralelismo:

- PERSONAJE X: 
Nació en una familia de cinco hermanos y un único sueldo en casa. Por ello, siempre estaban achuchados de dinero y nunca disfrutó de los privilegios que otros tuvieron (buenos colegios, estudios en el extranjero, posibilidad de negocio con capital familiar...)Por un accidente, perdió la posibilidad de seguir estudiando la carrera que había comenzadoSe metió en un negocio de multinivel que le desenfocó durante años de otras posibles oportunidades de negocio o emprendimientoSe casó, pero a los 5 años se separó teniendo que quedarse al cargo de sus dos hijas solo. Como además estaba en bancarrota financiera mantenía un pluriempleo, y su vida se limitaga a trabajar y cuidar de sus hijosMontó con un amigo un negocio que resultó ruinoso y en el que él prácticamente tenía que hacerlo todo porque su soci…