Ir al contenido principal

Decisiones difíciles...¿qué haría yo?

La verdad es que la época tan apasionante que estamos viviendo y por la que me siento un privilegiado (época+ libertad, claro) una de las características diferenciales con toda la historia anterior es la grandísima cantidad de información que tenemos disponibles, especialmente todos aquellos que estamos "enchufados" a la red. Es maravilloso, es democrático, ayuda a eliminar las diferencias sociales y culturales. Sin embargo, a veces ese exceso de información tiene sus daños colaterales.

Hablo, por ejemplo, de esas informaciones acerca de lo que hacen los gobiernos secretamente y que no tengo tan claro que quiera conocer. Por ejemplo, está circulando el, ya famoso, vídeo que publicó wikileads de un error garrafal al aniquilar los americanos a dos periodistas confundiéndolos con guerrilleros. Realmente es espeluznante verlo y, sobre todo, escucharlo. Es fácil caer en la tentación de demonizar a esos "asesinos" sin escrúpulos que matan inocentes con toda tranquilidad. Claro, es fácil criticarlo sentado en mi sillón cómodamente, con el portátil sobre las piernas, una cervecita a mi lado junto a mi mujer y mis hijas. Es más, dan ganas de unirse a todos los grupos posibles contra los yankies, contra las guerras, contra Obama, contra la ONU, contra Zapatero, contra Rajoy, contra... Es, mal comparado, lo que ocurre cuando vemos cómo un árbitro de cualquier deporte toma una decisión errónea, que no hemos asegurado de que es errónea después de ver 45 repeticiones a cámara lenta de la jugada tomada por 23 cámaras diferentes. Así es fácil no equivocarse y criticar (y aún así habrá más de una opinión).

¿Qué haríamos nosotros cuando en unos pocos segundos tenemos que tomar una decisión crucial? ¿Es penalty o no? ¿Son soldados o son periodistas? ¿Hay que desalojar un centro comercial con 5.000 personas por una emergencia o no?
¿Qué tal si no disparo porque no estoy seguro y, un minuto después, ese personaje sin identificar asesina a 350 personas? Pues el vídeo también circularía por la red, y sería igualmente criticado (o más) el error cometido por los soldados. Es más, seguramente serían los mismos los que lo criticarían, aquellos que ven la vida desde la pantalla (antes de TV y ahora también en el PC).

Pues no, gracias. Ni querría estar en la posición de tomar todas las decisiones comprometidas del mundo ni quiero tampoco verlo todo. No quiero ver de cerca los cadáveres de Haití, ni una electrocución de un condenado en directo, ni un montón de cosas que no hacen más que sembrar en mi mente, que no es impermeable (ni la tuya, créeme), la sensación de que la humanidad está fatal, que cualquier persona con la que me cruzo es un enemigo potencial.

Insisto, es fenomenal la información, que fluya, que se denuncie a quien se lo merezca. Pero cuando te llegue esa imagen, artículo o vídeo tan espectacular, resiste la tentación de enviarlo o twitearlo a toda velocidad para ser el internauta más in y analiza unos minutos un par de cosas:

  1. ¿Estoy seguro de que es una información veraz?
  2. ¿Es útil?, ¿va a hacer algún bien a los demás, o simplemente me va a suponer una "medalla  al internauta más conectado a la actualidad"?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo, y ¿mis circunstancias?

A veces, es bueno poner las cosas en su contexto, y compararse antes de quejarse. Un ejemplo, mi vida comparada con la de otra persona real, con la que tengo mucho paralelismo:

- PERSONAJE X: 
Nació en una familia de cinco hermanos y un único sueldo en casa. Por ello, siempre estaban achuchados de dinero y nunca disfrutó de los privilegios que otros tuvieron (buenos colegios, estudios en el extranjero, posibilidad de negocio con capital familiar...)Por un accidente, perdió la posibilidad de seguir estudiando la carrera que había comenzadoSe metió en un negocio de multinivel que le desenfocó durante años de otras posibles oportunidades de negocio o emprendimientoSe casó, pero a los 5 años se separó teniendo que quedarse al cargo de sus dos hijas solo. Como además estaba en bancarrota financiera mantenía un pluriempleo, y su vida se limitaga a trabajar y cuidar de sus hijosMontó con un amigo un negocio que resultó ruinoso y en el que él prácticamente tenía que hacerlo todo porque su soci…

El secreto de mi madre en las relaciones personales

Mi madre, Teresa Fábregas, fue una persona de esas que hay pocas, poquísimas. Hace varios años que ha muerto y puedo decir con orgullo que jamás, absolutamente nunca, he sabido de alguien que haya vertido alguna crítica negativa hacia ella. Impresionante. Nunca he visto nada igual. Sin embargo, cuando estaba viva creo que no le demostré suficientemente lo especial que la consideraba. Bueno, eso es otra historia y será contada en otra ocasión...

El caso es que cada vez que encuentro a alguna persona que la conoció, invariablemente acabamos hablando de ella y aflora alguna lágrima sincera porque la echan de menos. Y me sigue ocurriendo ahora que hace ya más de 4 años de ello que nos dejó. Y es algo  espontáneo, en familiares y amigos y en personas  que apenas (o nada) me conocen, pero necesitan expresar su amor y agradecimiento hacia ella.

Y ¿cuál era el secreto de mi madre para ser tan apreciada por todo el mundo? Nunca la oías dar grandes charlas, ni alzarse como líder de nada, ni esg…

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…