Ir al contenido principal

El velo en los colegios y otras reivindicaciones

Me maravilla la escasa capacidad de reflexión que tenemos a veces tras leer una noticia. Hoy en día, además, corremos el riesgo de retuitear, facebookear y enviar a los cuatro vientos nuestro impulso antes de analizar si lo que leemos es cierto y si la interpretación es correcta.

Hoy leo:  "Una niña musulmana es expulsada de clase por cubrirse la cabeza con el velo islámico". No entro en si es correcta o no la norma de no poder llevar la cabeza tapada en el instituto en cuestión. El hecho es que existe esa norma, y desde hace años. Lo que solicita esta niña es que en su caso se haga una excepción en base a su religión. Claro, el titular "Niña musulmana se niega a acatar las normas de su instituto y pretende una discriminación positiva por su religión"  es mucho más políticamente incorrecto..


Soy partidario de respetar todas las creencias y religiones y creo que la multiculturalidad tiene muchas ventajas, tanto para los nativos del país que recibe la inmigración como para los propios inmigrantes. Pero una cosa es eso y otra tener que adaptar las leyes y normas dependiendo de la religión o tradición de cada cual. ¿Qué dirían quienes defienden esto si, como paso siguiente, exigieran que para el colectivo musulmán se permitiera la ablación porque es parte de su cultura? Miedo me da que comiencen a venir inmigrantes procedente de culturas caníbales (que aún existen). Supongo que sería un gesto de racismo y xenofobia terrible no permitirle comerse a unas poquitas personas de vez en cuando. También supongo que exigir a un niño gitano que se escolarice (o que paguen impuestos) es un atentado contra la tradición secular de este colectivo 


En definitiva, por favor dejemos la demagogia y distingamos claramente lo que es una discriminación y lo que es no permitir un agravio comparativo. 

Comentarios

  1. Me acabo de enterar de que hay gente que le parece mal prohibir llevar el velo en clase. A lo mejor tambien verán normal que un niño se flagele en clase...

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que es un tema escabroso, porque siempre que se mezcla religión o inmigración lo es (más si están ambos), pero no parece lógio que una sociedad tenga que adaptar sus normas "a la carta", dependiendo de quién es el ciudadano, sus creencias, sus costumbres. Si están habituados a ir en camello, ¿les dejamos ir así por la autopista?

    ResponderEliminar
  3. Es difícil. Si yo tuviera una religión arraigada y no me dejaran expresarla en otro país no sé qué pensaría. Seguramente me iría a otro.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien dicho. Estamos cansadas de ver cómo siempre se victimiza a los extranjeros simplemente por tener las mismas obligaciones (y encima, más derechos) que los españoles.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fundación Sandra Ibarra y Pablo Herreros, cuando las piezas encajan

¿Qué tendrá el cáncer que sólo mencionarlo nos tensa y nos pone en estado de alerta? Supongo que la diferencia con la malaria o la situación de Siria es que, de una u otra manera, el cáncer es una lacra que todos tenemos cerca, ya sea personalmente o en algún ser cercano. La buena noticia es que cada día se avanza más en su lucha (aunque queda un montón que hacer en la parte de alimentación y actitud mental, esenciales, según creo yo, para su prevención y curación).

Reconozco que no conocía la fundación Sandra Ibarra, que apoya a enfermos de esta enfermedad desde hace años. Sandra ha superado 2 cánceres en su vida y su lucha es ahora la de apoyar a los enfermos, no sólo desde el prisma médico sino desde todos los puntos de vista: personal y social incluidos. Merece la pena que te informes sobre su excelente labor.





A quien sí conocía es a Pablo Herreros. Aparte de conocerlo personalmente ya me sorprendió gratamente con su libro El poder es de las personas del que ya hablé hace...¡5 años!…

"El poder está en las personas" de Pablo Herreros, mi crítica

Conozco a Pabloalgo. Es que no soy de los que porque nos seguimos en twitter y nos hemos visto en unos cuantos eventos ya digo que somos muy amigos, pero sí es verdad que es uno de esos tipos que me cae bien y me ha gustado las veces que hemos cambiado alguna palabra. El caso es que me envió su libro y me lo he leído. Ya, no es un gran logro, pero hacía muuuucho que no me leía un libro en papel (sí, de esos, cómo los de antes), tengo alguno en lista de espera y siempre me da pereza (por cierto, Pablo ¿aún no lo tienes en edición digital? Eso sí que es raro)





El caso es que imaginé que sería un libro más de cosas modernas (Internet, redes sociales, etc.). Lógicamente conocía el famoso caso de La Noria, aunque no llegué a conocer nunca ese programa (ya, eso dicen todos, pero yo veo poquísimo la tele y menos aún Tele5) y me temía un monográfico sobre ello. Bueno, aún así, por el detalle de habérmelo  mandado y porque, como he dicho, Pablo me cae bien, me lo he leído.




Y aquí están mis conc…

Cómo evoluciona el lenguaje

Desde que existen, las diferentes lenguas (idiomas, no el órgano bucal;-) ) han ido evolucionando a través de dos motores:

- El primero de ellos es la innovación. Los cambios en las sociedades obligan a crear nuevos términos y nuevas formas de expresarse. Últimamente esto es aún más pronunciado debido al aluvión tecnológico que estamos viviendo, que obliga a generar una gran cantidad de palabras casi a diario. En estos casos, muchas veces se adoptan los términos que se crean en el idioma iniciador (la mayor parte de las veces en inglés). Me parece lógico cuando no existe un equivalente en el idioma de cada cual, pero en nuestro caso me parece un poco triste (o mucho) el que vayamos poco a poco fusilando el español a base de implementar palabras inglesas que, eso sí, suenan muchísimo más “cool”.

-La segunda forma de evolución idiomática es la “vulgarización”. Por incultura, se usan las palabras inadecuadas o se pronuncian mal y, cuando hay un número suficiente de incultos, la nueva pal…