Ir al contenido principal

Procastinación, o posponer indefinidamente

Al margen de la palabreja, que en realidad en español se ha empezado a usar de forma reciente por la influencia de las malas traducciones, el hecho en sí es importante. ¿Por qué tenemos esa tendencia a posponer el hacer todo aquello que nos causa dolor, cansancio, incomodidad? El problema es que lo hacemos incluso cuando tenemos claro que cuanto más tardemos será peor. ¡Qué mal hábito! Y sin embargo, qué difícil de erradicar.

Si acometiéramos todo aquello que sabemos que tenemos que hacer, cuanto antes, sin pensarlo, no acumularíamos una carga de trabajos atrasados, de compromisos pendientes, que nos impiden vivir más ligeramente. Y la vida tiene que ser un paseo ligero, un camino en el que no nos dé miedo analizar nuestras acciones. Es difícil mantener la ligereza cuando un sentimiento de culpa nos está enviando avisos desde algún recóndito lugar de nuestro cerebro con la cantidad de cosas que tendríamos que haber hecho y no hacemos.

En definitiva, no hay sustituto, ni remedio, ni nada que nos pueda resolver la cuestión. Lo único que se puede hacer cuando hay que hacer algo es HACERLO. Ya, estaría bien alguna receta milagrosa que nos permitiera eludirlo, pero no. La mayoría de las veces, además, no será tan duro como nos parecía, y nos sentiremos mucho (muchísimo) mejor que si lo vamos amontonando para ver si se soluciona solo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Yo, y ¿mis circunstancias?

A veces, es bueno poner las cosas en su contexto, y compararse antes de quejarse . Un ejemplo, mi vida comparada con la de otra persona real, con la que tengo mucho paralelismo: - PERSONAJE X:  Nació en una familia de cinco hermanos y un único sueldo en casa. Por ello, siempre estaban achuchados de dinero y nunca disfrutó de los privilegios que otros tuvieron (buenos colegios, estudios en el extranjero, posibilidad de negocio con capital familiar...) Por un accidente, perdió la posibilidad de seguir estudiando la carrera que había comenzado Se metió en un negocio de multinivel que le desenfocó durante años de otras posibles oportunidades de negocio o emprendimiento Se casó, pero a los 5 años se separó teniendo que quedarse al cargo de sus dos hijas solo. Como además estaba en bancarrota financiera mantenía un pluriempleo, y su vida se limitaga a trabajar y cuidar de sus hijos Montó con un amigo un negocio que resultó ruinoso y en el que él prácticamente tenía que hacerlo todo

El secreto de mi madre en las relaciones personales

Mi madre, Teresa Fábregas , fue una persona de esas que hay pocas, poquísimas. Hace varios años que ha muerto y puedo decir con orgullo que jamás, absolutamente nunca, he sabido de alguien que haya vertido alguna crítica negativa hacia ella. Impresionante. Nunca he visto nada igual. Sin embargo, cuando estaba viva creo que no le demostré suficientemente lo especial que la consideraba. Bueno, eso es otra historia y será contada en otra ocasión... El caso es que cada vez que encuentro a alguna persona que la conoció, invariablemente acabamos hablando de ella y aflora alguna lágrima sincera porque la echan de menos. Y me sigue ocurriendo ahora que hace ya más de 4 años de ello que nos dejó. Y es algo   espontáneo , en familiares y amigos y en personas  que apenas (o nada) me conocen, pero necesitan  expresar su amor y agradecimiento hacia ella. Y ¿cuál era el secreto de mi madre para ser tan apreciada por todo el mundo? Nunca la oías dar grandes charlas, ni alzarse como líder de nada,

Huelgas, piquetes y otras demencias

Me reconozco abiertamente anti-huelga. Siempre me ha parecido mal que cuando uno tiene un problema haga víctima a los demás de él. Pero no a los causantes del problema, sino al resto de los ciudadanos. No pasa nada, claro, porque hoy por ti, mañana por mí: hoy te jorobo yo sin poder coger el Metro y mañana tú te pudres en urgencias porque hay huelga de Sanidad. Siempre recordaré cuando, allá por 1988, sí el siglo pasado, hubo una huelga general. En aquella época trabajaba en una entidad bancaria y vi cómo los sindicatos negociaban con las patronales tranquilamente, sospechosamente tranquilos. Al final, se convocó la huelga. Las empresas se ahorraron un día de sueldo de un montón de personas y todos tan contentos. Y recuerdo cómo vinieron a media mañana los piquetes a llamar a nuestra puerta, porque nosotros habíamos decidido no hacer la huelga. Nos obligaron a cerrar. Obviamente, yo estaba muchísimo más cabreado con los piquetes que con la empresa o el Gobierno, porque me violaro